Es noticia
Menú
Cómo reducir el ruido y mejorar la conservación de las carreteras, gracias a los neumáticos viejos
  1. Medioambiente
  2. Ciudad
ENCUENTRO EL CONFIDENCIAL-SIGNUS

Cómo reducir el ruido y mejorar la conservación de las carreteras, gracias a los neumáticos viejos

Los expertos coinciden en que los nuevos materiales en la construcción de vías, elaborados con polvo de caucho, aumentan la durabilidad de las carreteras y reducen la contaminación acústica. El reto es generalizar su uso en la Administración

Foto: Mesa redonda 'Carreteras verdes'.
Mesa redonda 'Carreteras verdes'.

Cuando se plantean los problemas medioambientales derivados de la movilidad y el transporte, habitualmente se suele centrar la atención en los tubos de escape de los vehículos como grandes emisores de CO₂ y otros gases de efecto invernadero. Sin embargo, en los desplazamientos por carretera existen otros factores poco o nada sostenibles sobre los que también se puede y debe actuar. Por ejemplo, respecto a determinados componentes de los automóviles, es muy complicado aplicar la regla de las tres erres —reducir, reutilizar y reciclar—, a lo que se suma un costoso e ineficiente mantenimiento de unas infraestructuras que utilizan a diario millones de coches, motos y camiones en nuestro país.

Pese a todo, la investigación aplicada y la colaboración público-privada han conseguido cerrar el círculo en esta materia, utilizando para ello el propio residuo de los neumáticos en la construcción de vías más eficientes. ¿Cómo? Gracias al polvo de caucho, cuyas propiedades se conocen desde hace décadas, y a los nuevos Masai (materiales asfálticos sostenibles automatizados e inteligentes) que suponen el siguiente paso en el desarrollo de pavimento. Precisamente en esta línea, este mes de enero, se ha inaugurado un tramo de la autovía A-92 —de competencia autonómica, gestionada por la Junta de Andalucía— que ha sido arreglado aplicando estos componentes y técnicas con un resultado sin precedentes en España.

Para conocer de primera mano los beneficios de estas carreteras verdes y en qué se está trabajando a corto y medio plazo, El Confidencial organizó una mesa redonda junto a Signus, en la que participaron Marifrán Carazo, consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía; Ricardo Luis Izquierdo, director general de Economía Circular del Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid); María del Carmen Rubio, catedrática en Ingeniería de la Construcción y directora del Grupo LabIC-Universidad de Granada, y Leticia Saiz, directora de Desarrollo e Innovación de Signus.

A modo de introducción, Leticia Saiz hizo una breve retrospectiva para recordar el marco normativo que afecta a la gestión de neumáticos desde el año 2006: “Desde que se publicó el Real Decreto 1619/2005, estos ya no van al vertedero, sino que un 12% se vuelven a utilizar, casi un 50% se reciclan y el resto se emplean en valoración energética”. La experta aclaró que "los que no se pueden reciclar son los utilizados en la construcción de carreteras y otras aplicaciones, como el suelo amortiguado que se emplea en los parques infantiles".

"La ciencia ha demostrado los beneficios del polvo de caucho y ahora la Administración puede usarlo con más facilidad" (Leticia Saiz)

Entre los beneficios que reporta la utilización de polvo de caucho en las vías, la directora de Desarrollo e Innovación de Signus subrayó que “además de volver a usar un residuo aplicando la economía circular, aumenta la durabilidad del pavimento reduciendo los mantenimientos y gastos asociados, y se minimiza el ruido generado por el tránsito de vehículos, disminuyendo la contaminación acústica”. Aun así, la Administración tradicionalmente ha encontrado problemas a la hora de incluir en los pliegos el uso de este material porque es más caro. “Gracias a la colaboración con la universidad se ha obtenido la información suficiente para demostrar sus propiedades y ahora los gestores públicos pueden utilizarlo con menos trabas”, apuntó la experta.

placeholder Marifrán Carazo (Junta de Andalucía) y Leticia Saiz (Signus).
Marifrán Carazo (Junta de Andalucía) y Leticia Saiz (Signus).

Una de las administraciones públicas que abandera esta transición es la Junta de Andalucía. Su representante en el encuentro, Marifrán Carazo, sumó un beneficio indirecto extra que se debe tener en cuenta: “Aplicar criterios verdes en las infraestructuras viarias supone una interesante oportunidad de obtener financiación europea. De esta forma, Andalucía ha sido la única comunidad autónoma española que ha conseguido 60 millones para renovar el pavimento de nuestras carreteras, gracias a la incorporación del concepto de sostenibilidad. De esta forma, al tramo de la A-92 se sumarán próximamente otros 60 kilómetros que estamos licitando en estos momentos. Al mismo tiempo que utilizamos los Masai, instalamos pantallas acústicas, iluminación led y reforestamos las zonas naturales”, expuso la consejera, quien reconoció que “quizá lo más difícil” ha sido que “la industria asuma esta necesaria conversión, ya que tenían que adaptar sus plantas y procesos de fabricación”.

"Aplicar criterios verdes en las infraestructuras viarias supone una oportunidad de obtener financiación europea" (Marifrán Carazo)

Desde la Universidad de Granada, institución donde se ha investigado para obtener los Masai, matizan que “no se trata de aplicar la circularidad únicamente con el polvo de caucho, también podemos aprovechar todo el residuo procedente del fresado de las carreteras deterioradas”, concretó María del Carmen Rubio en una de sus intervenciones. “Todo este escombro genera grandísimas cantidades de material aprovechable que se puede poner en valor”. Asimismo, la catedrática en Ingeniería de la Construcción y directora del Grupo LabIC destacó que “lo realmente interesante, más allá de aplicar los criterios de la economía circular, es que los productos resultantes cumplen unos estrictos estándares de calidad y, por lo tanto, tienen altas prestaciones. Todo esto debe ser divulgado para que la Administración pública pueda utilizarlos de forma habitual”. Y respecto a la industria afectada, reclamó que “se debe ayudar al sector para que la transición no les resulte especialmente costosa”.

Una de las visiones más técnicas del debate llegó con las intervenciones de Ricardo Luis Izquierdo. El director general de Economía Circular del Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid) aseguró que “nos encontramos en un punto que podríamos denominar de ajuste porque están cambiando las reglas de juego, debido a las actualizaciones de la normativa que lleva a cabo el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El hecho de que la economía circular asesine a la economía lineal hará que unos sectores prosperen y otros desaparezcan”. En lo que se refiere a la Administración, “todavía no se está cumpliendo con las nuevas reglas porque son muy exigentes y recientes. A pesar de ello, debemos garantizar la calidad de la obra pública y ser conscientes de que no hay alternativa a la sostenibilidad”, remarcó, para añadir después que “el entorno municipal tiene sus peculiaridades, debido al techo de gasto, las limitaciones de reposición de personal o la necesidad de realizar un enorme esfuerzo a la hora de formar e informar”.

placeholder Mª del Carmen Rubio (Universidad de Granada) y Ricardo Luis Izquierdo (Ayuntamiento de Fuenlabrada), junto a Carlos Hernanz (El Confidencial).
Mª del Carmen Rubio (Universidad de Granada) y Ricardo Luis Izquierdo (Ayuntamiento de Fuenlabrada), junto a Carlos Hernanz (El Confidencial).

El reto de divulgar la experiencia

Si bien los principales agentes implicados en esta transición hacia las carreteras verdes tienen claro el camino a seguir, el verdadero hándicap es generalizar este conocimiento. Leticia Saiz insistió en el poder de la colaboración-publico privada y en el rol de la universidad como impulsores del cambio.

Sobre esta cuestión, desde el entorno académico tienen claro que “no se puede realizar un mantenimiento de las vías con los patrones y la mentalidad del momento en que se construyeron, sino con los requerimientos de los nuevos tiempos”. En este sentido, María del Carmen Rubio señaló que “a los usuarios hay que trasladarles todo lo que se consigue con el uso de los nuevos materiales, por ejemplo, que reciclando los residuos del frisado de las carreteras evitamos el impacto de crear nuevas canteras o que con el polvo de caucho se termina con los vertederos de neumáticos”. La catedrática también confirmó que “la utilización de productos novedosos es la máxima que aplican por norma en los países de nuestro entorno y, aunque en España tiene mucho éxito la investigación en esta línea, todavía estamos lejos en materia de implantación. En California, Estados Unidos, tienen un clima parecido al nuestro y su normativa técnica obliga a utilizar la mezcla con caucho en cada construcción y reparación de vías”.

"Reciclando materiales del frisado y el caucho evitamos crear nuevas canteras y vertederos de neumáticos" (María del Carmen Rubio)

Para avanzar, Marifrán Carazo propuso “involucrar a todas las partes para lograr una adecuada sensibilización social: hay que hablar con las empresas y con las diferentes administraciones, debemos contar la experiencia en foros y congresos, y siempre ir de la mano de la universidad, las asociaciones y los colegios profesionales”, indicó. En referencia a la gestión política, la consejera se mostró crítica: “En Andalucía tenemos 10.500 kilómetros de carreteras gestionadas por la comunidad autónoma; es importante mantener y conservar en adecuadas condiciones una infraestructura de tal magnitud. Cuando entró el nuevo gobierno regional, nos encontramos caducados 30 de los 75 contratos de conservación que tenemos firmados. Nos vimos en la obligación de trabajar en este asunto con planificación y estrategia e incrementar el presupuesto hasta recuperar la inversión que se realizaba en 2008”, se quejó.

Para cerrar la tertulia, Ricardo Luis Izquierdo reivindicó que “más allá de la concienciación, hay que convencer”. El representante de la Administración local en la mesa afirmó que “hay una percepción difusa entre la ciudadanía sobre la cuestión medioambiental y esto obliga a evidenciar que los sacrificios nos traerán cambios muy positivos”. Para concretar, explicó que “el material que se obtiene con los nuevos procesos basados en reciclaje e investigación, se compite en mejores condiciones y, al mismo tiempo, se evita generar residuos nuevos”. No obstante, desde su punto de vista, “hay que focalizarse en las infraestructuras que ya tenemos” porque “la expansión urbana está limitada al aumento de población y esta está en declive en España”. Así, “el suelo urbano está dejando de crecer, pero hay mucho pavimento que debe ser rehabilitado y mantenido. Todo, sin perjuicio de ampliar la conectividad entre municipios y ciudades, y sin desatender a las zonas menos pobladas”, sentenció.

Cuando se plantean los problemas medioambientales derivados de la movilidad y el transporte, habitualmente se suele centrar la atención en los tubos de escape de los vehículos como grandes emisores de CO₂ y otros gases de efecto invernadero. Sin embargo, en los desplazamientos por carretera existen otros factores poco o nada sostenibles sobre los que también se puede y debe actuar. Por ejemplo, respecto a determinados componentes de los automóviles, es muy complicado aplicar la regla de las tres erres —reducir, reutilizar y reciclar—, a lo que se suma un costoso e ineficiente mantenimiento de unas infraestructuras que utilizan a diario millones de coches, motos y camiones en nuestro país.

Autovías Eventos EC Reciclaje
El redactor recomienda