Es noticia
Menú
Del uso a las condiciones climáticas: en qué fijarte a la hora de cambiar tus neumáticos
  1. Motor
recomendaciones en carretera

Del uso a las condiciones climáticas: en qué fijarte a la hora de cambiar tus neumáticos

Es una elección que no debe tomarse a la ligera, ya que nuestro confort, seguridad al volante e, incluso, economía dependerán de una buena elección de los mismos

Foto: Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

Existe un elemento crucial que se encarga de mantener a un coche sobre la carretera y a lograr que toda la potencia que esconde bajo el capó se traduzca en velocidad. Sí, hablamos de neumáticos, uno de los componentes más importantes de un vehículo. Se tratan de la única pieza de contacto entre el auto y la carretera, por lo que de ellos dependen varios aspectos, desde la seguridad hasta el confort, el agarre o la velocidad máxima a la que vamos a poder circular.

Si has visto una carrera de Fórmula 1, o de cualquier disciplina automovilística, te habrás percatado de que los neumáticos no son eternos. Los pilotos de competición son capaces de exprimirlos en unas pocas vueltas, lo que implica que cualquier conductor, después de un uso extensivo, también tendrá que enfrentarse al momento de montar un juego nuevo. Aunque no existe una ley escrita, se suele recomendar cambiarlos cada ocho años o después de haber circulado entre 40.000 y 60.000 kilómetros para no incurrir en potenciales peligros derivados de unas ruedas que ya no agarran como antaño.

Qué debes tener en cuenta

Tan importante como decidir que ha llegado el momento de cambiar los neumáticos es escoger cuáles montar, y para ello hay que tener en cuenta una serie de consideraciones. Aunque se pueden montar unos neumáticos genéricos aconsejados por el mecánico, nunca está de más invertir unos minutos en plantear qué uso les vamos a dar y en qué circunstancias solemos rodar a lo largo del año para decidir cuáles se ajustan a nuestras preferencias.

Lo primero es tener en cuenta la llamada equivalencia de los neumáticos. Un concepto que se refiere a diferentes aspectos técnicos —al ancho (en milímetros), el perfil y el tamaño de la llanta— que tienen que ser iguales o superiores a los originales que venían con el vehículo, y que suelen estar detallados en la documentación. Por norma general, la variación de la equivalencia entre neumáticos tiene que estar en el ±3%, de lo contrario te arriesgas a no poder pasar la ITV. Puedes hacer un cálculo rápido en este enlace.

placeholder Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

Pasando a cuestiones más prácticas, también es necesario delimitar cuál es el uso habitual que les damos. Si nuestro día a día se realiza en entornos urbanos, podemos optar por gomas de larga duración para aumentar su vida útil, ya que el constante ciclo de frenadas y acelerones en semáforos y pasos de cebra pasa factura a los neumáticos. Además, es interesante buscar unos con baja resistencia a la rodadura, que permitirán ahorrar en combustible, un dato importante en estos tiempos tan delicados. Por su versatilidad, todos los fabricantes suelen tener este tipo de neumáticos entre su catálogo. Para un uso urbano y que además ofrece buen rendimiento en climas cálidos, una buena opción es Michelin Primacy 4+, diseñado para generar un desgaste regular y aumentar su durabilidad.

Asimismo, existen conductores que suelen pasar más tiempo en la carretera, autovía o autopista. En este caso, es recomendable buscar ruedas que estén diseñadas para reducir las vibraciones o el ruido, de manera que los viajes sean lo más cómodo y silencioso posible. Pero quizá más importante es tener en cuenta que tengan un buen nivel de adherencia y un buen rendimiento a la hora de acortar las distancias de frenado a alta velocidad. Los Michelin Pilot Sport 5 disponen de una capa híbrida compuesta con hilos de aramida y nailon que forma un cinturón alrededor de la estructura en la cima neumática para potenciar la precisión a la vez que ofrecen unas prestaciones similares tanto en seco como en mojado.

placeholder Foto: cortesía.
Foto: cortesía.

No hay que descartar la importancia del clima a la hora de escoger neumáticos. En nuestro país lo más común es contar con los llamados neumáticos de verano, unas ruedas que tienen un buen agarre incluso en días de lluvia, pero cuyo rendimiento decae cuando los termómetros bajan de cero grados. Si vivimos en zonas con meses de mucho frío, puede ser interesante cambiar entre neumáticos de verano y de invierno. Estos últimos cuentan con un compuesto especial que soporta bien las bajas temperaturas y cuyo agarre en condiciones adversas, tanto lluvia como nieve o hielo, es todavía mayor. No obstante, cabe señalar que dado que nuestro país es una región de contrastes de temperaturas, una alternativa cómoda son los llamados neumáticos All Season, como los Michelin CrossClimate2, que sirven para cualquier estación, incluso si nieva, no son necesarias las cadenas.

También hay un conductor que cada vez está más concienciado con el medio ambiente y que otorga importancia a la sostenibilidad a la hora de rodar por ciudad o carretera. Por ello cobran importancia las prácticas de algunos fabricantes para manufacturar neumáticos responsables con nuestro entorno. Otro ejemplo lo encontramos en Michelin, que en las pasadas 24 Horas de Le Mans mostró unos compuestos que contenían un 53% de materiales sostenibles sin renunciar a sus prestaciones o a la seguridad.

En este contexto, desde Michelin reconocen que "la elección de la marca es importante porque no todas invierten lo mismo en la tecnología interior del neumático. Este es el único punto de contacto con el suelo; y aunque todos parezcan igual por fuera, por dentro no tienen nada que ver".

En definitiva, cambiar de neumáticos es una elección que no debe tomarse a la ligera. Para tomar la decisión más adecuada, basta con hacerse una serie de preguntas para dar con aquellos que mejor se adapten a nuestro día a día. De ello depende nuestro confort, nuestra seguridad y, más importante, nuestra economía.

Existe un elemento crucial que se encarga de mantener a un coche sobre la carretera y a lograr que toda la potencia que esconde bajo el capó se traduzca en velocidad. Sí, hablamos de neumáticos, uno de los componentes más importantes de un vehículo. Se tratan de la única pieza de contacto entre el auto y la carretera, por lo que de ellos dependen varios aspectos, desde la seguridad hasta el confort, el agarre o la velocidad máxima a la que vamos a poder circular.

ECBrands