Es noticia
Menú
Lo que España debe hacer para que su transporte sea sostenible como exige la UE
  1. Medioambiente
  2. Empresa
carretera conectada, combustible, energía...

Lo que España debe hacer para que su transporte sea sostenible como exige la UE

Nadie dijo que descarbonizar el transporte fuese fácil, pero nuestro país está en el camino hacia ello. Estos son los pasos que ya se han dado y los que quedan por dar

Foto: Imagen: cedida.
Imagen: cedida.

Todos los sectores de la economía española, sin excepción, luchan por ser cada vez más sostenibles. Pero hay uno que destaca por su papel dentro del PIB: el del transporte. La Semana de la Movilidad Sostenible, celebrada entre el 16 y el 22 de septiembre, evidenció la necesidad de seguir luchando dentro de un sector que tiene tarea por delante para descarbonizarse: según la Unión Europea, solo el transporte doméstico ya genera el 25,96% de las emisiones de nuestro país.

Cómo hacer más sostenible nuestro transporte

El Pacto Verde Europeo es claro: el transporte de la UE debe conseguir una reducción del 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Para alcanzar estos objetivos, el sector debe centrarse en cuatro líneas principales de actuación.

1.- Combustibles renovables

Si nos fijamos en los combustibles que mueven los vehículos de nuestro país, analizados por Anfac y Faconauto, veremos un dato negativo y otro positivo. El negativo es que los combustibles fósiles siguen siendo mayoritarios en las matriculaciones; el positivo, que los eléctricos, híbridos y otras alternativas les están pisando los talones. Como podemos ver en el gráfico de abajo, la distancia entre ambos cada vez es más estrecha.

Pero ningún esfuerzo es suficiente. La UE recuerda la necesidad de apostar por "combustibles renovables e hipocarbónicos y por una movilidad más limpia y activa en ciudades más ecológicas que contribuyan al buen estado de salud y el bienestar de sus ciudadanos". Por suerte, es algo en lo que varias ciudades están trabajando: Barcelona y San Sebastián ya tienen autobuses eléctricos en su transporte público, mientras que en otras zonas, como la Comunidad de Madrid, los taxistas cuentan con ayudas para renovar sus vehículos y que puedan ser movidos mediante hidrógeno renovable. Este gas también es el combustible del Vittal-One, el tren con el que Talgo está investigando las opciones de movilidad en torno a dicho elemento. Otros combustibles en periodo de prueba son el biometano, empleado por Balèaria en uno de sus barcos en 2021, o los biocombustibles avanzados, usados por Iberia en un vuelo de prueba entre Madrid y Bilbao.

2.- Vehículos eléctricos

Veíamos antes que los coches eléctricos van ganando terreno en España. Sin embargo, para que su adopción siga creciendo, es necesario que también lo hagan las infraestructuras ligadas a su desarrollo. Si miramos las cifras absolutas, según un informe del European Alternative Fuels Observatory (EAFO), España cuenta con 41.513 vehículos enchufables entre híbridos (23.739) y eléctricos (17.774). Además, las estadísticas de la International Energy Agency (IEA) recogen que nuestro país dispone de 10.126 cargadores de este tipo de vehículos, ya sean de velocidad normal (8.006) o rápida (2.120).

Pero ¿qué tal estamos en comparación con los compañeros europeos? La EAFO muestra que España es el décimo país en número de cargadores eléctricos, por detrás de otros países con menos población como Países Bajos, Suecia, Noruega o Bélgica.

En penetración del vehículo eléctrico tampoco somos precisamente líderes. Según los datos de Anfac, España está muy por debajo incluso de la media de la Unión Europea.

Está claro que aún queda margen de mejora y, por suerte, España está en ello. Las previsiones de Anfac aseguran que en 2030 habrá tres millones de turismos electrificados en España, que su cuota de mercado será del 40% y que nuestro país habrá multiplicado por 30 el número de cargadores, llegando a los 340.000.

3.- Apuesta por las energías limpias

Nuestro país no está dando la espalda a las energías limpias. La evolución de la energía consumida demuestra que el petróleo sigue siendo líder, pero el 'ranking' tiene su lado positivo. Si nos fijamos, la suma de todas las energías renovables acaba siendo mayoría, una buena noticia que se suma a la progresiva caída del carbón.

De hecho, si analizamos la generación de energía para el consumo eléctrico, sin ir más lejos, observaremos que el análisis de REE consolida el liderazgo de las renovables. España, por tanto, está haciendo los deberes en la adopción de este tipo de energía.

4.- Digitalización de las infraestructuras de transporte

Los combustibles renovables, los vehículos eléctricos y las energías limpias son parte de una revolución que todavía está por llegar: las 'smart cities' y las 'smart roads', en las que la tecnología estará al servicio de una movilidad más sostenible y, además, más inteligente. Y en esta tendencia son muchas las tecnologías que van a cobrar protagonismo. A la cabeza, el 5G, cuyo mayor potencial, según el informe 'The European Technology Index', pasará precisamente por dar conectividad a cualquier infraestructura de movilidad: las calzadas, los pasos de cebra, los radares, las carreteras, las señalizaciones urbanas e interurbanas, los vehículos conectados...

En torno a esta tecnología habrá múltiples soluciones: el pago digital en carreteras, el análisis de información de tráfico mediante inteligencia artificial y 'big data' o la interconexión de vehículos e infraestructuras a través del Internet of Things. De hecho, el gran reto del IoT se estructura en torno a los elementos del tráfico.

La movilidad como servicio (MaaS)

La gestión de la movilidad del futuro comportará importantes retos, pero también oportunidades para las empresas que participen en ellas. Partiendo desde este objetivo, Grupo Abertis cuenta con Abertis Mobility Services, una línea de negocio que busca dar respuesta a la movilidad como servicio (MaaS) con el objetivo de convertirse en "pionera de la movilidad enfocada a distintos tipos de clientes: administraciones y operadoras de carreteras (B2A), empresas de flotas de vehículos (B2B) y los propios ciudadanos".

Además, impulsa proyectos orientados a buscar soluciones para autopistas inteligentes y movilidad integrada, para vehículos conectados y autónomos, así como para los eléctricos. De hecho, ya está instalando en las autopistas puntos de recarga ('electrolineras') para estos últimos, altamente implantados en la red de Francia e Italia. Concretamente, ha instalado en sus autopistas francesas puntos de recarga rápida cada 80 kilómetros que pueden llegar a cargar el 80% de la batería de un vehículo en tan solo 30 minutos. Además, se está estudiando la posibilidad de desarrollar un corredor eléctrico que ofrezca una solución de carga inalámbrica, en el que sean las propias autopistas las encargadas de recargar los vehículos.

placeholder Imagen: Cedida.
Imagen: Cedida.

Desde Grupo Abertis, también se desarrollan soluciones sostenibles basadas en la tecnología y la innovación. En el país galo, por ejemplo, la compañía está realizando pruebas con vehículos de hidrógeno como vehículos de servicio. Por su parte, en Brasil y Puerto Rico han instalado paneles fotovoltaicos en los techos de las plazas de peaje y en edificios de áreas de descanso para generar electricidad, que se consume localmente.

Desde el grupo se apuesta por la autopista conectada, la movilidad autónoma y eléctrica, la tecnología punta de peajes y sin barreras y nuevos sistemas de pago. Y es que, "en un mundo global que presenta cada vez más retos en cuanto a la movilidad, queremos ser parte de la solución a los problemas asociados al incremento del tráfico mundial. La innovación en la gestión de autopistas nos permite ofrecer una movilidad más inteligente, segura y, en consecuencia, sostenible, para dar respuesta a las necesidades de la movilidad de hoy y del mañana".

Todos los sectores de la economía española, sin excepción, luchan por ser cada vez más sostenibles. Pero hay uno que destaca por su papel dentro del PIB: el del transporte. La Semana de la Movilidad Sostenible, celebrada entre el 16 y el 22 de septiembre, evidenció la necesidad de seguir luchando dentro de un sector que tiene tarea por delante para descarbonizarse: según la Unión Europea, solo el transporte doméstico ya genera el 25,96% de las emisiones de nuestro país.

Transporte Unión Europea ECBrands