Es noticia
Menú
¿A quién le cuento que me ha tocado el premio de la Lotería de Navidad?
  1. Lotería de Navidad
QUE NO SE TE ESCAPE

¿A quién le cuento que me ha tocado el premio de la Lotería de Navidad?

La suerte es caprichosa, y los amigos y conocidos más aún. Imagina que tienes el boleto ganador y te embarga la alegría. ¿Con quién compartir esta noticia que muy posiblemente te cambie la vida?

Foto: Cuarto premio de la Lotería de Navidad 2021 en Oviedo. (Eloy Alonso, EFE)
Cuarto premio de la Lotería de Navidad 2021 en Oviedo. (Eloy Alonso, EFE)

Dicen que si tienes un sueño, lo mejor es que sueñes que te toque la lotería, pues al fin y al cabo te garantiza el medio con el que poder cumplir tus otros sueños posibles: el dinero. ¿Y si toca? ¿En qué lo gastarías? Los más prudentes o ahorradores responderán con el "tapar agujeros" clásico, pero seguramente a su mente venga la idea de hacer el viaje de sus sueños que no han podido hasta ahora. Una vez pasada la euforia de las primeras semanas, ¿cómo cambiaría tu vida a partir de entonces?

Somos animales sociales y, por tanto, si tus orígenes han sido humildes y de pronto te conviertes en millonario, tu entorno va a cambiar tarde o temprano. Muchos se aferrarán a la idea romántica de no dejar de lado a la gente de siempre, pero al final el dinero siempre llama a más dinero (a pesar de lo fácil que se gasta). Algo que se ve reflejado en el número de contactos que de pronto invaden la bandeja de entrada de tu chat personal o de redes sociales; gente que quizá no vemos desde hace años y un buen día te ven por la tele descorchando el champán a pocos días de la Navidad y... ¿Qué mejor momento del año para retomar el trato con gente a la que hace mucho que no vemos?

"La felicidad de que te toque la lotería tiene fecha de caducidad y es relativa. Suele durar de media un año"

Tal vez un "a ver cuándo nos tomamos un café" si quiere hacer como que no está al tanto de las noticias o para no sonar demasiado directo. O un "enhorabuena a toda la familia", ya dejando claro desde el primer momento que sí, has sido agraciado con el premio gordo y se muere de ganas de verte, felicitarte y celebrarlo contigo. Ahora bien, para toda esa gente que no se ha enterado o que a pesar de saberlo se hace la loca, es discreta y te escribe al cabo de unos días, caerá en tu mano corresponder las felicitaciones y la atención. Ten cuidado, pues un pecado tan típicamente español como la envidia puede desbaratar tus planes de paz, tranquilidad y prosperidad tras cobrar el boleto premiado.

De la alegría compartida a la envidia hay un paso

¿A quién le debes contar realmente que te ha tocado la lotería y eres millonario? En primer lugar, depende de cómo sientas la alegría del premio. No todos expresamos igual las emociones, como explica Raquel Huéscar, psicóloga del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COP), a este diario. "Hay una emoción expresada y una emoción sentida, que no son lo mismo. Los que tiendan más a lo primero, por lo general, correrán a contar cualquier cosa buena o mala que les pase a los demás, mientras que los segundos serán más reservados". En el caso de recibir una noticia tan positiva como que te toque la lotería, "es lógico que queramos contársela a todo el mundo".

Hay gente que está muy cómoda siendo el amigo al que le van bien las cosas, pero si de repente se ve abajo respecto al resto, todo puede cambiar

Para saber a quién debemos contar y a quién no tal suceso, lo mejor siempre es reflexionar sobre la naturaleza del vínculo emocional que os une y cómo se plasma en la realidad. El primer descarte será lo muy unidos que nos sintamos a esa persona, decantándonos lógicamente por los más allegados. Pero más allá de esta razón prevalece otra, que es cómo de bien nos vendría contarle la noticia a esa persona en cuestión, algo que es puramente subjetivo y obedece a su personalidad y a la forma a en la que se despliega nuestra amistad con ella.

Curiosamente, se suele ver la mejor clase de amistad como aquella que está en los momentos difíciles, pero también hay que estar en los fáciles o alegres. En caso de que te toque la lotería, deberás valorar esto mismo: ¿Quién está dispuesto a alegrarse de verdad por lo que te acaba de pasar? "Cuando nos pasa algo bueno y a los demás no, estos pueden sentir envidia de nosotros", comenta la psicóloga. "Estamos acostumbrados a lidiar con situaciones en las que alguien a quien tenemos afecto se sitúa por encima de nosotros. Nos alegramos por él, pero en el fondo no por nosotros, como por ejemplo que asciendan a un compañero del trabajo con el que tienes mucha confianza".

Foto: Ganar un premio millonario es el sueño de muchas personas (iStock)

Por tanto, hay gente que está muy cómoda siendo el amigo al que le van bien las cosas, pero si de repente se ve abajo respecto al resto, todo puede cambiar. Y no hay nada tan positivamente repentino que te cambie la vida como el hecho de que te toque el premio gordo de lotería. Si el dinero en nuestra sociedad es sinónimo de poder y competición, te has pasado el videojuego en un santiamén. Por otro lado, tampoco creas que a partir de ahora te va a ir bien. "Numerosos estudios corroboran que la felicidad porque te toque la lotería tiene fecha de caducidad y es relativa", apunta Huéscar. "De media, los niveles de satisfacción disminuyen cuando pasa un año de haber ganado el premio".

Al final, somos seres de costumbres y no solo nos habituamos a lo malo, también a lo bueno. De ahí el hecho de que "poca gente entienda que alguien con gran éxito profesional o personal pueda estar deprimido", asegura la psicóloga. Algo que se puede comprobar si echamos un vistazo a la larga lista de celebrities, estrellas del rock o futbolistas que han declarado que no están pasando su mejor momento a pesar de su fama y de su larga lista de decimales en los números de su cuenta corriente.

placeholder ¿Cómo de bien te va en la vida? (iStock)
¿Cómo de bien te va en la vida? (iStock)

De hecho, ¿puede darse el caso de sentir nostalgia por tu vida antes de hacerte millonario? A muchos les parecerá una locura y hasta de mal gusto, pero como vuelve a incidir Huéscar, "todo en la vida tiene su lado bueno y su lado malo, incluso las cosas a simple vista muy buenas como es el hecho de que te toque la lotería". Aunque te pase algo muy positivo y sea fruto de la suerte, siempre dejarás algo atrás. Por ello, a la hora de gestionar psicológicamente esta alegría, más vale que seas prudente y no se te suba demasiado a la cabeza.

Una anécdota literaria lotera

Incluso, también puede haber gente que a pesar de llevarse el premio gordo finalmente decida rechazarlo. En la segunda entrega de la novela de Vernon Subutex, su autora, Virginie Despentes, nos habla de un personaje que describe como un borracho y mujeriego, arruinado a más no poder, que vive con una chica en la más pura inmundicia y, de pronto, un buen día se da cuenta de que le ha tocado el premio gordo. "Charles abrió el periódico y verificó los números una vez más", escribe la autora. "Por la mañana, en ayunas, le parecía más aún aberrante que la noche anterior. Aquella fractura brutal en su ritmo le ocasionaba más estupefacción que alegría (...) Habría jurado que odiaba su vida y que habría dado cualquier cosa por cambiarla de arriba abajo. Pero ahora que le había caído esto, se aferraba a sus costumbres como si lo amenazaran con echarlo de su casa a patadas en el culo. Dos millones. ¿Qué te parece, gordinflón?"

Foto: Foto: iStock.

Charles finalmente, a la hora de la verdad, no cobró el dinero del premio. Estaba tan ligado a su vida de miseria, que prefirió no hacerlo, como diría otro anti-héroe literario. Lo cierto es que esto tiene una explicación psicológica doble. Por un lado, Huéscar alude al sentimiento que experimentan muchos reclusos al salir de la cárcel, para los cuales el mundo ya no es el mismo que era antes. Están tan acostumbrados a vivir entre rejas y sin libertad de movimiento, que lo de fuera les parece inmenso, difícil y aterrador. Y luego también habría que tener en cuenta otro fenómeno psicológico, que es la tendencia mayor o menor que todos tenemos hacia el autosabotaje.

Sea como sea, cualquier persona con un nivel de vida justito recibiría de buen grado una importante suma de dinero simplemente gracias a la suerte. Sin embargo, según algunas estadísticas, cifran en unos cuantos millones de euros el valor de los boletos premiados que no cobra nadie, ya sea por pereza, descuido o porque no se han comprobado previamente. Por tanto, si este año te toca, aunque sea una cantidad pequeña, reflexiona antes dos cuestiones que parecen lógicas: si quieres cobrarlo de verdad, como se pregunta el personaje de Despentes y, más importante aún, con quién quieres compartirlo.

Dicen que si tienes un sueño, lo mejor es que sueñes que te toque la lotería, pues al fin y al cabo te garantiza el medio con el que poder cumplir tus otros sueños posibles: el dinero. ¿Y si toca? ¿En qué lo gastarías? Los más prudentes o ahorradores responderán con el "tapar agujeros" clásico, pero seguramente a su mente venga la idea de hacer el viaje de sus sueños que no han podido hasta ahora. Una vez pasada la euforia de las primeras semanas, ¿cómo cambiaría tu vida a partir de entonces?

Lotería Animales Directo Música
El redactor recomienda