Es noticia
La eterna polémica de la Lotería de Navidad: el protocolo de las bolas y los bombos
  1. Lotería de Navidad
¿faltó transparecia?

La eterna polémica de la Lotería de Navidad: el protocolo de las bolas y los bombos

Tras la especulación que causó la reinserción de una de las bolas en 2019, el año siguiente, se pausó el proceso del traslado de bolas en la tolva para reconducir la bola manualmente

Foto: Una de las bolas de los números del sorteo de Lotería de Navidad cae al suelo en 2015. (EFE)
Una de las bolas de los números del sorteo de Lotería de Navidad cae al suelo en 2015. (EFE)

El día del Sorteo Extraordinario de Navidad está a la vuelta de la esquina y este día tan esperado suele traer anécdotas, escenas cómicas y algunos años también nos regala alguna que otra polémica. Una de las escenas más cuestionadas fue la disimulada reinserción manual de una de las bolas en el bombo que tuvo lugar en el sorteo de Navidad de 2019 y los primeros en llamar la atención a lo ocurrido fueron los espectadores del propio sorteo a través de las redes sociales.

Un usuario de Twitter compartió la grabación en la que se veía que a uno de los funcionarios encargados de insertar las bolas en los bombos, se le caía una bola y acto seguido otra persona le entregaba una bola sin comprobar si coincide con la que se había caído para luego meterla con el resto de bolas. El tuit se hizo viral y se crearon dos bandos especulando lo que había hecho el funcionario con su mano izquierda, unos defendían que lo que portaba el trabajador en la mano era la llave del bombo y otros que era una bola distinta.

El protocolo

Tras el arduo debate en redes, Loterías y Apuestas del Estado tuvo que realizar un comunicado dando explicaciones de lo ocurrido. A través de su cuenta oficial de Twitter explicaron que lo que había ocurrido es que una de las bolas había rebotado hacia el exterior y según marca el protocolo, en este caso "el operario responsable de la introducción de las bolas debe proceder a su introducción manual del mismo". No obstante, un participante del sorteo que denunció el proceso llevado a cabo debido a una falta de transparencia y se dirigió a los medios explicando que "las bolas que hubieran rebotado y caído al suelo se tendrían que haber enseñado al público y al notario una vez recogidas para que levantara el acta de la incidencia", algo que, sostiene, no se ejecutó.

Aunque la Fiscalía de la Audiencia Nacional consideró que no había delito detrás del 'incidente' ocurrido durante el sorteo extraordinario de Navidad en respuesta a la docena de denuncias recibidas porque el encargado de poner en funcionamiento el bombo introdujo una bola a mano, sí que se vio un cambio en el protocolo al día siguiente.

Pausa en el proceso de 2020

El sorteo de 2020 tampoco se libró de interrupciones, ya que se presenció otro problema a la hora de insertar las bolas en el bombo al quedarse enganchada una bolita en una lira. En lo que pareció una respuesta a la polémica generada el año anterior, el protocolo parecía mucho más transparente que tan solo, "insertarlo manualmente". Al observar que se había quedado enganchada una de las bolas a una de las liras al depositarlo en el primer paraguas, se pausó el proceso del traslado de bolas en la tolva para que una interventora la recondujera manualmente y se evitase cualquier tipo de duda sobre la limpieza del sorteo.

Lotería de Navidad 2021
El redactor recomienda