Es noticia
Menú
Sociedades en 'stock' para empresas y bufetes: el modelo de Afiens, al descubierto
  1. Jurídico
Firmas legales alternativas

Sociedades en 'stock' para empresas y bufetes: el modelo de Afiens, al descubierto

A propósito del décimo aniversario de la firma, su CEO, Lorena Salamanca, desgrana uno de sus servicios estrella y asegura que los bufetes no son su competencia, sino sus clientes

Foto: Lorena Salamanca, CEO de Afiens, junto al nuevo logo. (Cedida)
Lorena Salamanca, CEO de Afiens, junto al nuevo logo. (Cedida)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El pasado mes de septiembre, Afiens, la firma de servicios legales alternativos (o ALSP, por sus siglas en inglés), celebró su décimo aniversario. En un evento celebrado en la terraza Fortuny de Madrid, la organización lució músculo ante los asistentes al anunciar planes de expansión internacional y aprovechó para presentar su nueva imagen corporativa, con la que pretende reflejar su madurez tras "10 años de innovación y crecimiento en el mercado", según indicaron en el acto. Un desarrollo que, según indica Lorena Salamanca, CEO y socia fundadora de la firma, todavía es modesto, pero aspira a ser sostenido. En el pasado ejercicio, Afiens facturó un total de 1,8 millones de euros.

Una de las claves que explican este tímido (pero constante) crecimiento es el éxito que tienen entre despachos y empresas algunos de sus servicios. Uno de ellos, y quizás el más demandado, es la compraventa de sociedades.

"Muchas operaciones deben ser canalizadas a través de sociedades. Por ejemplo, un fondo de inversión que llega a España y quiere adquirir una infraestructura", señala Salamanca. Generalmente, este trámite lo realiza el bufete contratado por el cliente. Ahora bien, según indica la letrada, se trata de un proceso lento y burocrático que suele generar un esfuerzo innecesario al despacho y le genera costes innecesarios. "Tienes que solicitar una denominación al Registro Mercantil Central, abrir la cuenta, depositar el capital social, presentar certificados, estatutos... Mínimo, puedes estar un mes hasta que tienes todo en regla. Y hay operaciones en las que no es posible esperar tanto", describe.

Es por ello que Afiens cuenta con un buen número de sociedades ya creadas que mantiene en stock hasta que un cliente las necesita. En ese momento, el único trámite que deben hacer es una firma de compraventa ante un notario que se puede realizar incluso en el mismo día. "De 60 días, el plazo se reduce a uno", resume Salamanca. A todas les asignan un objeto social muy amplio, matiza, de manera que la compañía pueda dar de alta la sociedad ante la Agencia Tributaria para la actividad que desea desarrollar en el momento en que la adquiere.

Foto: Bufete profesional. (iStock)

Constantemente, va revisando el número de entidades en espera para asegurar que siempre quedan suficientes disponibles para hacer frente a la demanda de los clientes, que la socia define como altísima. "Es uno de nuestros servicios estrella", asegura.

El perfil de cliente que les demanda servicios es muy variado: desde fondos de inversión hasta empresas publicitarias, inmobiliarias o farmacéuticas. Pero, sobre todo, bufetes. "Los despachos no son nuestra competencia, sino clientes", afirma la socia. Entre algunas de las firmas con las que han colaborado se encuentran organizaciones de primer nivel como Latham & Watkins, Squire Pattons Boggs, Allen & Overy, Clifford Chance o Linklaters, entre otras.

El Bulli vs. Foster Hollywood

Frente a las constantes acusaciones que se suelen lanzar a las ALSP de atacar el mismo negocio que los despachos tradicionales, Salamanca opina que la tipología de los servicios que prestan desde Afiens es complementaria. "Cuando tú tienes un caso muy complejo, necesitas un traje a medida, y eso es lo que ofrecen los despachos de abogados. Nosotros, en cambio, cubrimos esas labores que quitan tiempo y que no exigen de un letrado para poderlas realizar", aclara.

Para simplificarlo, la socia fundadora equipara las firmas del mundo de los negocios a un restaurante de estrella Michelin. "Si quieres una gran experiencia gastronómica, vas a El Bulli, mientras que si simplemente quieres una buena hamburguesa, vas al Foster Hollywood. Pues nosotros somos un Foster Hollywood. Aquí vas a obtener un buen servicio legal, pero de diferente nivel", resume.

Foto: La transformación del modelo de negocio es el indicador con peor calificación, un 4,2. (Foto: iStock)

El servicio de compraventa es uno de los servicios que ofrece Afiens, pero no el único. La ALSP también cuenta con un área bautizada como secretaría societaria, desde donde cubren todas aquellas labores burocráticas que afectan a las empresas (seguimiento de las obligaciones mercantiles, redacción de acuerdos societarios, etcétera). "Son tareas importantes desde el punto de vista legal, pero que no son complejas de resolver, no aportan valor añadido y quitan tiempo a los abogados", resume la CEO. Para estas funciones, la firma cuenta con una herramienta tecnológica que realiza todas esas labores y permite automatizar "cualquier tipo de acuerdo societario que una entidad podría adoptar en una reunión de consejo o junta general", celebra Salamanca.

Las ALSP, grandes desconocidas

Aunque lleva ya una década operando en el mercado legal español, Salamanca percibe mucho desconocimiento por parte del sector hacia su modelo de negocio y el de las ALSP en general. Una sensación apoyada por datos: de acuerdo con el informe Radiografía de la transformación digital en los despachos, elaborado por El Confidencial y la consultora AlterWork, más de la mitad de los despachos no sabe de la existencia de estas organizaciones. Otro 18%, en cambio, sí ha oído hablar de ellas, pero desconoce su funcionamiento. Tan solo uno de cada diez está emulando sus prácticas internas y otro porcentaje similar considera que son modelos de los que hay que aprender.

En su opinión, este desconocimiento es, en cierta medida, comprensible por dos motivos. El primero de ellos, la poca concreción que existe dentro del mundo de las firmas legales alternativas. "Las ALSP se han convertido en un cajón de sastre donde se mete todo aquello que sea diferente a una firma de abogados tradicional. Y es un mundo en sí mismo, no tiene nada que ver lo que hace Lawyers for Projects, por ejemplo, con lo que hacemos nosotros", explica.

Foto: Los despachos obtienen un 5,1 en transformación digital.

Afiens, por ejemplo, se define como una firma de legal process outsourcing (externalización de procesos legales o LPO, por sus siglas en inglés). En la práctica, Salamanca lo define como la búsqueda de procesos estandarizables y su sustitución por tecnología para conseguir que los abogados, ya sean de un despacho o una asesoría jurídica de empresa, puedan ser más eficientes. Pero también existen otros modelos que se incluyen dentro de la etiqueta de las ALSP, como es el flexible staffing (personal flexible).

Al contrario que las LPO, estas organizaciones no se dedican al trabajo estandarizable, sino que cuentan con abogados de primer nivel que prestan asesoramiento jurídico más personalizado. La diferencia con un bufete tradicional es que los letrados son colaboradores que trabajan por proyectos, lo que otorga mayor flexibilidad al profesional y permite a la entidad ofrecer precios más competitivos al ahorrarse los costes habituales que generan las estructuras de los despachos. Dentro de este grupo se encuentran firmas como Lawyers for Projects o Ambar, entre otras. Ahora bien, más allá de las múltiples diferencias dentro del mundo de las ALSP, Salamanca señala un dominador común, y es que todos prestan soluciones flexibles a través de la tecnología.

Por último, apunta a la falta de digitalización del sector legal español, propiciada por la misma idiosincrasia del mercado. "En España, lo que más abunda es el bufete pequeño, unipersonal o con muy pocos socios. Este tipo de despachos no suelen disponer ni de la capacidad económica ni del conocimiento para adoptar soluciones tecnológicas. No le digas a un autónomo que se gaste 30.000 euros al año para ser más eficiente, porque no le va a ver la utilidad, seguirá tirando de cabeza y hoja de cálculo", afirma. El interés por el modelo de negocio de firmas como Afiens es, por tanto, poco elevado, si bien la socia confía en que vaya evolucionando poco a poco.

El pasado mes de septiembre, Afiens, la firma de servicios legales alternativos (o ALSP, por sus siglas en inglés), celebró su décimo aniversario. En un evento celebrado en la terraza Fortuny de Madrid, la organización lució músculo ante los asistentes al anunciar planes de expansión internacional y aprovechó para presentar su nueva imagen corporativa, con la que pretende reflejar su madurez tras "10 años de innovación y crecimiento en el mercado", según indicaron en el acto. Un desarrollo que, según indica Lorena Salamanca, CEO y socia fundadora de la firma, todavía es modesto, pero aspira a ser sostenido. En el pasado ejercicio, Afiens facturó un total de 1,8 millones de euros.

Despachos Abogados
El redactor recomienda