Es noticia
Tardar más de lo previsto en terminar la carrera no es justificación para cerrar el grifo a un hijo
  1. Jurídico
No es razón para eliminar la pensión

Tardar más de lo previsto en terminar la carrera no es justificación para cerrar el grifo a un hijo

Un tribunal obliga a unos padres a mantener la pensión de su hija que llevaba ocho años en Medicina y recuerda que son estudios de alta dificultad que exigen un "esfuerzo notable"

Foto: Varios alumnos en la facultad de Medicina de la UCM. (EFE / Hidalgo)
Varios alumnos en la facultad de Medicina de la UCM. (EFE / Hidalgo)

Tardar más de lo previsto en terminar una carrera universitaria no es motivo para cerrar el grifo a los hijos. Así lo ha determinado la Audiencia Provincial (AP) de Cantabria en una sentencia en la que obliga a unos padres a seguir costeando los estudios de una de sus hijas, que llevaba ocho años cursando Medicina en un centro privado. El tribunal descarta que los malos resultados universitarios fueran fruto de una mala conducta o una inaplicación en los estudios y recuerda que este grado implica una gran dificultad que exige un "esfuerzo notable".

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí

La Sala descarta aplicar el artículo 152 del Código Civil, que contempla los supuestos en los que se elimina la obligación de prestar alimentos. Uno de ellos es la mala conducta o de falta de aplicación al trabajo del beneficiario de la pensión. Para los magistrados, no haber culminado los estudios de Medicina en el tiempo que está previsto, que son seis años, no encaja dentro de esta definición. Sobre todo, subrayan, cuando la joven está a un solo curso para terminar la carrera. "Sería desproporcionado sancionar a la demandante con la pérdida del derecho a que los padres contribuyan a sus estudios", señalan.

Según recoge el fallo, al divorciarse los padres, suscribieron un convenio regulador en el que acordaron la contribución igualitaria a los alimentos de sus hijas y a los gastos extraordinarios que pudieran surgir. El conflicto se originó por los malos resultados de una de ellas con sus estudios. Tras seis años estudiando Medicina en una universidad privada y al no haberse graduado, los padres se negaron a seguir financiando la carrera. La chica decidió entonces acudir a los tribunales.

Foto: Fortnite ha creado un universo cultural y un lenguaje propios.

El juzgado que analizó el caso en primer lugar dio la razón a la estudiante, pero condenó únicamente a la madre, obligándola a contribuir a los alimentos de su hija y cubrir los gastos necesarios para que pudiera terminar la carrera en el mismo centro. "Todo ello independientemente de las cantidades que en la actualidad viene abonando", apostilló el juez. Tanto la joven como la madre recurrieron la sentencia ante la AP de Cantabria, solicitando la primera que se declarase la obligación de sus progenitores, ambos, a contribuir a los gastos necesarios para continuar sus estudios.

Medicina, una carrera de "alta dificultad"

En la sentencia, el tribunal da la razón a la hija y considera que no haber culminado los estudios de medicina en seis cursos "no implica apreciar su insuficiente aplicación a los estudios a efectos de considerar extinguida la obligación de los padres de sufragarlos", explica. Con esta declaración, los magistrados hacen referencia al artículo 152.5 del Código Civil, que recoge las circunstancias en las que una persona puede eludir sus obligaciones relativas a la pensión de alimentos. En concreto, este precepto define el supuesto de mala conducta o falta de aplicación al trabajo del beneficiario.

Foto: Una madre escribe en su ordenador con su bebé en brazos. (Pexels/Sarah Chai)

Por este motivo, alargar dos años más no justifica la retirada del apoyo económico por parte de los padres, "máxime cuando le falta solo un curso para terminar la carrera", aseveran los magistrados.

Pago equilibrado

Por otro lado, la AP obliga a ambos progenitores a afrontar los gastos universitarios de su hija. Rechaza en este sentido los argumentos del padre, que alegó que era la madre quien administraba tanto la pensión de alimentos fijada en su día como el fondo constituido para los estudios. Cualquier extra inesperado, por tanto, debía asumirlo ella. El tribunal critica en este sentido la sentencia del juzgado y le afea que no tuviera en cuenta la capacidad económica del padre para fijar la proporción que debía asumir cada uno y atribuyera únicamente a la madre la obligación de cubrir los gastos estudiantiles de la joven.

Foto: Cena de Navidad. (iStock)

Es por ello que la AP revisa la capacidad adquisitiva de cada uno de los padres y concluye que no existe una diferencia relevante "que aconseje una distribución no igualitaria de los gastos reclamados conforme al criterio que ellos mismos adoptaron en su día". Por todo ello, condena a ambos a asumir conjuntamente y de forma proporcional los gastos universitarios reclamados por su hija, que superaban los 16.500 euros. Además, avala que la estudiante pueda acabar los estudios de medicina en la misma universidad en la que venía cursando el grado, además de reconocer su derecho a seguir percibiendo las cantidades pactadas en el convenio de separación de los progenitores.

Universidades Familia Pensiones Jueces
El redactor recomienda