Controles "férreos" por el cierre de empresas

Mano dura de la Ertzaintza: mira la compra, inicia el cobro de multas, exige pase laboral...

Aunque las denuncias interpuestas van reduciendose conforme avanza la vigencia del estado de alarma, el Departamento de Seguridad pretende acabar con la picaresca para saltarse el confinamiento

Foto: Varios agentes de la Ertzaintza en un control para velar por el cumplimiento del estado de alarma. (Irekia)
Varios agentes de la Ertzaintza en un control para velar por el cumplimiento del estado de alarma. (Irekia)

Conforme se van quemando días de la reclusión impuesta por el estado de alarma, la 'curva' de las denuncias interpuestas por la Ertzaintza y las diferentes policías locales a ciudadanos por saltarse el confinamiento va descendiendo debido a que, según pone en valor la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, "afortunadamente el grado de concienciación y el compromiso de las normas establecidas es cada vez mayor". Pero esta "minoración" en las sanciones no ha puesto freno a las explicaciones absurdas de todo tipo que los infractores alegan ante los agentes o la picaresca entre la población para poder salir a la calle con supuesta impunidad, que siguen estando a la orden del día.

Realizar la compra o pasear el perro son, sobre el papel, los dos grandes paraguas con los que refugiarse del chaparrón sancionador. Conscientes de que acudir al supermercado está siendo una vía de escape para determinadas personas de cara a burlar el estado de alarma, la Ertzaintza y las Policías locales han decidido endurecer los criterios, no sin quejas ciudadanas. Así, los agentes están parando a personas que han acudido a los establecimientos de alimentación para revisar si la bolsa de la compra justifica la movilidad.

Se revisa la bolsa de la compra dentro de "las tareas de comprobación de la movilidad para verificar si lo que se dice como causa es el efecto de la compra"

Beltrán de Heredia admite esta práctica, pero niega que se "esté comprobando lo que hay dentro" de la bolsa de la compra. Se realiza, según argumenta, "dentro de las tareas de comprobación de la movilidad de las personas", lo que obliga a "verificar si realmente muchas veces lo que se argumenta como causa es el efecto de la compra". Esto es, según incide en su confusa explicación, "no se comprueba la bolsa, sino que se comprueba la veracidad de la necesidad y del cumplimiento de las medidas que establecen las autoridades sanitarias y que obliga a una determinada movilidad".

Sin embargo, ciudadanos han denunciado que se les está exigiendo el ticket de compra y revisando el contenido de la bolsa para analizar si se han adquiridos productos de primera necesidad, circunstancia que –censuran– está en manos de la interpretación de los agentes que les han dado el alto. Ante estas quejas, la consejera replica que son actuaciones que se enmarcan "dentro de las comprobaciones de movilidad" para acabar con la "picaresca". "Son muchas las anécdotas que se escuchan cada día", apunta la consejera, que da cuenta de que en la actualidad unos 80 agentes de la Ertzaintza y las diferentes policías locales han dado positivo por Covid-19.

La estrecha vigilancia sobre los compradores o los perros de dueños, a quienes se les pide el DNI para comprobar que la salida de la mascota se realiza dentro del perímetro cercano al domicilio, se enmarca dentro de la estrategia de mano dura que han decidido aplicar la Ertzaintza y las Policías locales para frenar el avance del coronavirus en el País Vasco, la tercera comunidad española más afectada por la pandemia tras Madrid y Cataluña, con más de 6.000 personas contagiadas y cerca de 300 fallecidos.

En esta política de tolerancia cero, el Departamento de Seguridad ha comenzado a incoar los procedimientos sancionadores por desobediencia a la autoridad en la actual situación de crisis sanitaria con la tramitación de los 250 primeros expedientes por infracciones graves, y que acarrean una multa de 602 euros cada uno. De este modo, el Gobierno vasco quiere trasladar un mensaje claro de que las denuncias interpuestas en estas dos semanas de estado de alarma se van a hacer efectivas en respuesta a algunas informaciones que aseguran que van a caer en saco roto ante la imposibilidad de comunicarlas.

Seguridad inicia la tramitación de los 250 primeros expedientes por infracciones graves en el estado de alarma, y que acarrean una sanción de 602 euros

"Quiero desmentir esta noticia. Es falso", asevera la consejera, quien en una comparecencia vía telemática este lunes, precisa que la comunicación se realiza bien de forma directa vía domiciliaria o a través de Correos, que es "lo habitual". Así, dentro de la primera fase del procedimiento administrativo aparejado a una sanción, se ha comenzado a comunicar ahora a infractores la apertura del expediente y la sanción a la espera de posibles alegaciones antes de la ratificación de la multa económica.

Hasta la fecha, desde que el día 15 entraran en vigor las medidas decretadas por el estado de alarma y hasta este pasado domingo, la Ertzaintza y las Policías locales han interpuesto un total de 8.524 denuncias, de las que 4.432 corresponden al cuerpo autonómico. Asimismo, se han llevado a cabo 28.500 identificaciones. Aunque estas actuaciones "puedan parecer muchas en números absolutos", Beltrán de Heredia asegura que son cifras "escasas" si se atiende a la población vasca, que supera los 2,1 millones de personas. Por ello, insiste en destacar el "esfuerzo" que está realizando la población de cara a cumplir las medidas establecidas para contener el avance del Covid-19.

Se van a establecer controles "férreos" para que se cumpla con el cierre de las empresas no esenciales: se impone un formulario de acreditación laboral

En todo caso, ahora se abre un nuevo frente para la Ertzaintza con las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno español dentro del estado de alarma y que conllevan el cierre de toda la actividad económica no esencial desde este lunes –aunque la aplicación efectiva comienza mañana martes–. Por ello, con el fin de evitar los traslados no permitidos, el Ejecutivo vasco ha elaborado un formulario de acreditación para facilitar la movilidad de los trabajadores de empresas de actividades esenciales que los afectados deberán portar siempre consigo. Según advierte Beltrán de Heredia, se van a establecer controles "férreos" para velar por el cumplimiento del cierre de las empresas no esenciales.

Se trata de un documento que se facilitará a las cámaras de comercio, a la patronal y a los sindicatos, además de estar disponible en diferentes páginas web del Gobierno vasco, en el que constan los datos de la empresa que declara que está realizando servicios o producciones que se consideran esenciales y los relativos a la "necesaria movilidad del trabajador". Los agentes exigirán en todo momento este formulario de cara a facilitar la movilidad de los empleados 'esenciales'.

De este modo, se pretende acreditar a los trabajadores que realmente están habilitados para trabajar de cara a facilitar su movilidad con "tranquilidad" y evitar los tránsitos no permitidos en los controles "exhaustivos" y "efectivos" que establecerán los cuerpos policiales vascos durante estos 15 días para velar por el cumplimiento de las nuevas restricciones.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios