RETENCIONES ENTRE VIZCAYA Y CANTABRIA

Vascos de 'puente festivo' por San José: vuelta para casa y 600 euros de multa en el equipaje

La Ertzaintza y la Guardia Civil mandan dar media vuelta y sancionan a conductores vascos que tratan de llegar a su segunda residencia en otras comunidades al incumplir la reclusión domiciliaria

Foto: Dos agentes de la Ertzaintza, en un control para evitar desplazamientos no permitidos. (Irekia)
Dos agentes de la Ertzaintza, en un control para evitar desplazamientos no permitidos. (Irekia)

Lo habían advertido por activa y por pasiva. Los gobiernos central y vasco, la Ertzaintza, las policías locales, la Guardia Civil… El puente festivo de San José no da pie a salidas vacacionales y no se puede ir a segundas residencias debido al estado de alarma vigente para combatir la expansión del coronavirus y que impone la reclusión domiciliaria. “Está prohibidísimo”, se había alertado bajo la amenaza de cuantiosas sanciones entre el anuncio de férreos controles en las carreteras y estaciones de transporte vascas y en localidades de las comunidades limítrofes de Cantabria, Navarra o Burgos, donde abundan segundas residencias de ciudadanos vascos.

¿El resultado? La carretera que une Vizcaya con Cantabria registraba importantes retenciones en la tarde del miércoles a la altura de la muga ante la numerosa afluencia de vehículos procedentes del País Vasco con la intención de acudir a sus segundas residencias. A las colas, con coches parados en la calzada por las retenciones, han puesto imagen y voz camioneros y otros conductores de vehículos que tienen salvoconducto para circular por las carreteras mediante vídeos y audios subidos a las redes sociales y que han desatado la indignación ciudadana por el “incivismo” y “poco respeto” a las medidas decretadas para contener el avance del Covid-19.

"¿Pero qué pasa con estos? ¿No respetan la cuarentena? Porque esto no es normal. Está todo el mundo en sus casas sin salir y aquí hay coches, coches y coches. ¿Van de vacaciones de fin de semana? Es como si fuera una salida de un viernes. No lo entiendo", se quejaba este miércoles ante esta estampa un conductor desde la cabina de su camión, parado en un atasco en la frontera con Cantabria. Otros testimonios dan cuenta de esta misma fotografía entre quejas por esta conducta.

El día de San José, festivo en algunas comunidades, ha salido caro a algunos ciudadanos vascos sin ni siquiera llegar al punto de destino, ya que se han tenido que dar media vuelta en la carretera, regresar al lugar de origen y con importantes multas en el equipaje. La "inmensa mayoría" de 600 euros, detalla el Departamento vasco de Seguridad. Los controles continúan este jueves en torno a las salidas de Euskadi sin que el movimiento de vehículos se paralice, con conductores que siguen intentando burlar la vigilancia policial. Los coches sospechosos son parados por los agentes, que exigen el DNI y/o el certificado de trabajo expedido por las empresas para evitar salidas injustificadas ante el confinamiento decretado. Incluso comprueban si hay maletas en el interior de los vehículos de cara a abortar las posibles fugas vacacionales. Y más de lo mismo ocurre con los diversos controles instalados por la Guardia Civil de forma "específica" en las cercanías de las localidades de “especial atracción turística” de las comunidades limítrofes con Euskadi, donde se “aglutina un número relevante” de segundas residencias. Los agentes mandan de regreso al País Vasco a los vehículos que no justifiquen el desplazamiento.

"Es San José y en condiciones normales daría inicio a cuatro días de fiesta. Pero este año deberás estar en casa", exige Urkullu, en vista de las salidas

Las imágenes de las retenciones del miércoles han forzado al lendakari, Iñigo Urkullu, a hacer este jueves un llamamiento público a la ciudadanía a no coger el coche con destino vacacional y no acudir a las segundas residencias. "Hoy [por este jueves] es San José y en condiciones normales daría inicio a un puente festivo de cuatro días. Pero este año deberás permanecer en casa", ha aseverado el presidente vasco, que ha considerado "imprescindible" evitar los desplazamientos para frenar la expansión del coronavirus. "No podemos bajar la guardia, debemos mantener el pulso, y remar todos en la misma dirección, sin excepciones. Asumir las medidas de prevención personal y de aislamiento es básico para lograr ganar esta batalla. Es fundamental dar un sentido a nuestro confinamiento", ha alertado.

El esfuerzo de confinamiento —ha enfatizado— "tiene un sentido de compromiso personal y colectivo" y, por ello, ha ahondado en la necesidad de "persistir y profundizar" en el confinamiento domiciliario cuando apenas han transcurrido cinco días desde la entrada en vigor de las medidas decretadas dentro del estado de alarma. "Acabamos de empezar este reto y nos encontramos en el momento crucial de esta batalla", ha señalado Urkullu, quien ha incidido en que "este esfuerzo personal y familiar tiene sentido de alto valor humano y social", ya que "significa solidaridad con los mayores y más vulnerables, y para preservar la salud pública".

La Ertzaintza y policías locales han impuesto 988 sanciones (la "inmensa mayoría", de 600 euros) por eludir el estado de alarma y practicado 18 arrestos

Y si las palabras no son un argumento lo suficientemente sólido y convincente, para persuadir ya están las denuncias y sanciones administrativas. Desde que el pasado sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decretara el estado de alarma con la imposición de una serie de medidas que entraban en vigor al día siguiente, la Ertzaintza y las policías locales han impuesto un total de 988 sanciones administrativas por vulneración de la Ley de Seguridad Ciudadana al incumplir el confinamiento establecido, que han conllevado una sanción económica de 600 euros en la "inmensa mayoría" de los casos. Además, se han producido 18 detenciones por este motivo.

El Departamento vasco de Seguridad no ha detallado cuántas de estas denuncias se deben a desplazamientos prohibidos fuera de Euskadi para disfrutar del puente festivo. En todo caso, la consejera del ramo, Estefanía Beltrán de Heredia, asegura que se trata de "casos excepcionales". Limita este tipo de conductas a una escasa minoría y, por ello, pone de relieve el "comportamiento ejemplar y de compromiso de la inmensa mayoría de la sociedad vasca para frenar esta pandemia".

Su reconocimiento a la respuesta ciudadana de la alerta sanitaria llega en la comparecencia vía telemática de este jueves en Lehendakaritza, en la que han participado Urkullu y las consejeras de Salud (Nekane Murga) y Seguridad. Las respuestas de Beltrán de Heredia a las preguntas que le han hecho llegar los medios a través del servicio de comunicación del Gobierno vasco han sido un prolongado reconocimiento a la actitud de los ciudadanos vascos evitando en todo momento cualquier crítica. Comportamiento "responsable" de la población, "compromiso" con el confinamiento decretado, "responsabilidad máxima" de la ciudadanía, "colaboración permanente" para frenar la expansión del Covid-19...

De hecho, ha afirmado no temer que se produzcan problemas de orden público a medida que transcurran los días de reclusión domiciliaria o en el caso de que el confinamiento se amplíe más allá de los 15 días inicialmente previstos, como ya ha deslizado el Gobierno central. "No tengo ninguna duda que este comportamiento se va a mantener en el tiempo", ha subrayado. En todo caso, como ha advertido, "los controles se van a seguir manteniendo" para evitar que la población se salte la reclusión en casa. También el domingo, cuando, en teoría, deberían regresar aquellas personas que en primera instancia han conseguido burlar la presión policial para salir de Euskadi de cara a estos cuatro días de puente festivo.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios