EN PAÍS VASCO Y NAVARRA POR PENSIONES DIGNAS

Pensionistas y sindicatos nacionalistas vascos convocan una huelga general el 30 de enero

La convocatoria de la jornada de paro general coincidirá con el segundo aniversario del inicio de las movilizaciones del Movimiento de Pensionistas Vascos por unas prestaciones "dignas" en Bilbao

Foto: Manifestación del Movimiento de Pensionistas Vascos en Bilbao el pasado 16 de noviembre. (EFE)
Manifestación del Movimiento de Pensionistas Vascos en Bilbao el pasado 16 de noviembre. (EFE)

El Movimiento de Pensionistas Vascos, los sindicatos nacionalistas y diferentes colectivos y organizaciones sociales han convocado una huelga general en el País Vasco y Navarra el 30 de enero del próximo año para exigir “un trabajo y unas pensiones y una vida dignas”. La jornada de paro coincidirá con la celebración del segundo aniversario del inicio de las concentraciones que los pensionistas vascos llevan desarrollando los lunes ante el Ayuntamiento de Bilbao para exigir un incremento de las prestaciones hasta los 1.080 euros.

La convocatoria de la huelga había sido anunciada a finales de octubre y este martes se ha fijado la fecha durante el transcurso de una reunión en Bilbao en la que han participado los impulsores de esta “jornada de lucha” en contra de la “precariedad” y en defensa de "unas pensiones dignas", entre ellos los sindicatos integrados en la Carta de Derechos Sociales del País Vasco –ELA, LAB, ESK, CNT, Etxalde, Steilas, EHNE e Hiru– y otros organismos y colectivos que asumen la misma.

De cara a esta jornada, los convocantes han consensuado un comunicado conjunto en el que se exige al Gobierno español y a los ejecutivos vasco y navarro, así como a la patronal, que “de inmediato se recupere el poder adquisitivo perdido de pensiones y salarios”, y que se acometa “su revalorización automática en función, como mínimo, del incremento del coste de la vida”.

La jornada de huelga cuenta con el impulso del Movimiento de Pensionistas Vascos, que defiende que es necesario “dar un salto cualitativo” en las diversas movilizaciones que viene celebrando desde hace casi dos años, con concentraciones cada lunes desde enero de 2018 que reunen a un millar de personas ante las escalinatas del Ayuntamiento de Bilbao, para exigir que se atienda su reivindicación de subir las pensiones hasta un mínimo de 1.080 euros mensuales, su revalorización en función del IPC o la derogación de los aspectos regresivos de las reformas de las pensiones fijadas en 2011 y 2013, entre otras demandas.

De la huelga general se han desmarcado los sindicatos CCOO y UGT ya que entienden que esta cita “no está justificada” y no constituye la “solución” al problema de las pensiones. Frente a este criterio, la Carta de Derechos Sociales del País Vasco, que engloba a sindicatos y a colectivos ecologistas, feministas o estudiantiles, entre otros organismos, asegura que es tiempo de “dar un salto en la lucha a favor de unas condiciones de trabajo, pensiones y una vida dignas”.

Los pensionistas vascos esperan que, tras el 10-N, PSOE y Podemos muestren ahora una "mayor sensibilidad" a la hora de atender a sus demandas

La fecha de la convocatoria de la huelga se ha dado a conocer apenas unos días después de la multitudinaria manifestación que recorrió las calles de Bilbao el sábado día 16, tras la celebración de las elecciones generales, y a la que sí se sumaron CCOO y UGT, para exigir al futuro Gobierno que apruebe "de inmediato" la subida de las pensiones equivalente al IPC y eleve la cuantía de las prestaciones mínimas hasta los 1.080 euros. Los pensionistas vascos advirtieron al próximo Ejecutivo de que mantendrán las protestas en la calle hasta que no se atienda a sus demandas, entre las que también se encuentra la subida del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.200 euros de cara a garantizar las pensiones a futuro –sostienen que de este modo se logrará aumentar las cotizaciones y los ingresos a la Seguridad Social–.

En el nuevo escenario abierto tras las elecciones del 10-N, y el posterior preacuerdo de Gobierno en coalición entre el PSOE y Podemos, los pensionistas vascos esperan que ahora estos dos partidos muestren una "mayor sensibilidad" a la hora de atender a sus demandas. De forma previa a la huelga general del próximo 30 de enero, el Movimiento de Pensionistas celebrará en diciembre diversas movilizaciones ante los parlamentos vasco y navarro, además de continuar con las concentraciones de cada lunes en la capital vizcaína.

Los convocantes de la huelga general defienden la celebración de esta "jornada de lucha" al subrayar que "el reparto equitativo de la riqueza, la defensa del sistema público de pensiones y el reconocimiento de los derechos sociales no se consiguen con promesas", y "son necesarios hechos para que pensiones, derechos sociales y salarios permitan a las personas acceder a unas condiciones de vida dignas". Entre las reivindicaciones que se van a plantear de cara al próximo 30 de enero también se encuentra la derogación de "las reformas laborales de 2010 y 2012, que han incrementado la precariedad y atacado el derecho a la negociación colectiva" o acabar con la brecha de género en salarios y pensiones.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios