Los pensionistas se rebelan con partidos políticos: "Vamos a presionar en el Congreso"
  1. España
QUIEREN QUITAR EL IRPF Y CREAR UN MINISTERIO

Los pensionistas se rebelan con partidos políticos: "Vamos a presionar en el Congreso"

En los últimos meses, han surgido cinco formaciones de jubilados que buscan transformar el desencanto que tomó las calles en escaños

placeholder Foto: De izquierda a derecha: Jesús, Matías y Carlos, fundadores de Jubilados Decisivos. (EC)
De izquierda a derecha: Jesús, Matías y Carlos, fundadores de Jubilados Decisivos. (EC)

“Yo de política, poco”. Así se presenta Matías Noguera, un jubilado que a sus casi 68 años ha decido dejar su tranquila vida de pensionista para montar, paradójicamente, un partido político. Después de una vida dedicada al sector de las ventas, este murciano ha ido reclutando a amigos y conocidos de su quinta para poner en marcha Jubilados Decisivos, una agrupación que busca llevar al Parlamento concretamente —aunque no en exclusiva— los asuntos que más preocupan a la edad dorada.

“Veíamos el lío que se estaba montando con protestas y manifestaciones, pero no nos gusta el ruido. Pensamos que el sitio donde había que hacerlo para que nos hagan caso no es en la calle, sino en el Parlamento”, señala Noguera, presidente de la formación que está dando sus primeros pasos.

Las plataformas hacen ruido, pero si quieres enfrentarte, tienes que ponerte a su nivel

A su lado, Carlos Serrano, secretario general, asiente: “Las plataformas hacen ruido, movilizan, pero si quieres enfrentarte a alguien, tienes que ponerte a su nivel, en el mismo ring”. Carlos es una de las personas a las que Matías ha ido convenciendo para formar parte de este proyecto personal. “Me lo comentó hace nueve meses, en una procesión de Semana Santa. Me pareció una idea muy interesante, y aquí estoy”, explica este biólogo de formación y visitador médico de profesión, que a sus 56 años bromea con ser de las juventudes del partido. “Aceptamos a todo el mundo, pero en las listas irán solo jubilados”, aclaran.

Su principal bandera es la defensa de las pensiones, concretamente de una “pensión mínima digna para todo el mundo”, y que no sea obligatorio dejar de trabajar para poder cobrar la jubilación: “Si tengo un bar con cinco empleados a mi cargo, ¿por qué lo tengo que dejar? Ese dinero es mío porque he estado cotizando por él. No tiene sentido”, defiende Noguera.

Sin embargo, reconocen no tener la fórmula para garantizar el mantenimiento de las pensiones: “No somos economistas, nosotros hemos nacido para presionar a los políticos en el Parlamento y que pasen a la acción, que hagan algo, pero la solución la tienen que encontrar ellos. Queremos que dejen de pasarse la patata caliente y que se sienten a arreglarlo de una vez. Pero, claro, es un problema que no da votos”. Tampoco están de acuerdo con retrasar la edad de jubilación: “Y entonces, ¿cuándo disfrutamos de la vida? Además, es una contradicción, el Gobierno dice por un lado que hay que retrasarla, pero luego las empresas llegan y te prejubilan con 56 años. Que se pongan de acuerdo”.

Mientras perfilan su ideario y argumentario, están empezando a presentar su partido y reuniendo firmas para postularse a las elecciones europeas. “A las municipales, lamentablemente, ya no llegamos”, reconoce Noguera.

Todos los partidos coinciden en eliminar el IRPF de las pensiones

Desde luego, masa crítica potencial tienen: 10 millones de pensionistas a los que atraer con un programa pensado 'ad hoc'. El problema es que no son los únicos a los que se les ha ocurrido dar el salto a las instituciones. En los últimos meses, se han registrado hasta cinco nuevos partidos en el Ministerio del Interior con 'leitmotivs' similares: canalizar el desencanto con el que tomaron las calles los más mayores a través de agrupaciones que consigan representación parlamentaria. “La diferencia que vemos con el resto es que nosotros no buscamos gobernar. Solo queremos conseguir algunos escaños para hacer presión. No somos políticos, ni queremos serlo”, añade Noguera.

Desde otro de estos partidos, Tercera Edad en Acción, su presidente, Carlos Rico, reconoce que ellos “han salido a ganar”. Asegura que cuentan ya con “centenares” de afiliados, cuyas aportaciones van desde un euro hasta “la voluntad”. Fundado en mayo, el partido tiene en común con el resto el desencanto con el conjunto de la clase política, por la que no se sienten representados: “Estamos hartos de que nos utilicen, que nos suban un 1% cuando les conviene y luego se olviden de nosotros”, dice en referencia a la subida de Cristóbal Montoro en 2018 de entre un 1% y un 3% —según el tipo de pensión—, que se cifró en 1.500 millones de gasto. “Por eso decidimos varios amigos montar el partido, indignados por esa subida ridícula”. Sin embargo, están en contra del aumento del SMI a 900 euros: “Perjudica al menos preparado, porque se va a quedar fuera; si las empresas tienen que pagar más, van a elegir al mejor preparado”.

placeholder Carlos Rico, presidente de Tercera Edad en Acción. (EFE)
Carlos Rico, presidente de Tercera Edad en Acción. (EFE)

“Ni de izquierdas ni de derechas”

Ni Jubilados Decisivos (JD) ni Tercera Edad en Acción se posicionan en ningún punto del arco ideológico: “Los problemas de un jubilado de izquierdas son iguales que los de uno de derechas, partimos de un problema real de los españoles, aunque luego a nivel personal cada uno piense lo que quiera”, explica Noguera.

Sin embargo, también tienen “ideas fuera del tiesto”, que nada tienen que ver con las pensiones. Desde JD, proponen, por ejemplo, la creación de un Consejo Nacional de Economía y Hacienda dependiente del Congreso, que se encargue de elaborar cada año los Presupuestos y fijar los impuestos: “¿Cómo es eso de que el mismo que gobierna nos hace los Presupuestos que tenemos que aceptar? En una empresa, no va así”, se indigna Noguera. “En una empresa, el consejo de administración le dice a la gerencia cuánto dinero necesita para hacer qué y elabora un plan de actividades. Nosotros pagamos, nosotros mandamos; el Ejecutivo tiene que obedecer lo que decimos y no endeudarse”, añade.

También proponen acabar con el Ministerio de Justicia para garantizar la independencia de los distintos poderes, y que sea únicamente el Consejo General del Poder Judicial el que se encargue de la administración de esta cartera. “¿Ves? Una manera de ahorrar para las pensiones, un ministerio fuera”, cuenta Noguera.

Una vez, me metí en los Presupuestos y vi que para pensiones se dedicaba el 40%. ¿Y el resto?

Desde el Partido Demócrata Social Jubilados Europeos (PDSJE), otro de los surgidos en los últimos meses, tienen una fórmula más radical para hacer hueco en los Presupuestos para gastar más en jubilaciones: eliminar directamente y sin contemplaciones el 50% del gasto público. “Una vez me metí en los Presupuestos y vi que para pensiones se dedicaba el 40%. ¿Y el resto adónde va? A funcionarios, sindicalistas liberados, pago a medios de comunicación, Iglesia…”, se sorprende Lope García-Verdugo, su presidente. “Reduciendo todo eso, se podría sacar mucho más. Y con esa idea fundé el partido”.

Sin embargo, como explicaba hace unas semanas en este artículo el periodista Javier G. Jorrín, desde hace años la financiación y endeudamiento de los distintos gobiernos para poder seguir pagando las pensiones han recortado notablemente en educación, inversión y cultura. Desde 2008, el gasto para costear las jubilaciones se ha disparado un 55%, provocando que el resto de partidas se vea reducido en nada menos que 26.000 millones de euros.

García-Verdugo propone, además, que las residencias de ancianos sean todas públicas y eliminar las pensiones vitalicias de los políticos para ahorrar, de nuevo, para el pago de jubilaciones. “Hacen leyes para beneficiarse ellos mismos”, apunta.

La única medida en la que están todos de acuerdo es en eliminar el IRPF en las pensiones: “Es una sinvergonzonería que cobren a las personas un impuesto por algo que no son rendimientos del trabajo. Ya se lo cobraron durante su vida laboral, no tiene sentido que lo vuelvan a hacer”, defienden desde Jubilados Decisivos.

placeholder Miembros del PDSE. (Cedida)
Miembros del PDSE. (Cedida)

Un Ministerio de la Tercera Edad

Mientras unos piden acabar con ministerios “superfluos”, otros idean una nueva cartera: el Ministerio de la Tercera Edad. “Se dedicaría a tratar todos los problemas de los más mayores: recalcular las pensiones, estudiar otros modelos de financiación del extranjero, tomar medidas en cuanto a sanidad o construcción de residencias…”, explica Rico. Esta institución ya existe en países como Dinamarca o Canadá y hace unos meses también el partido italiano Forza Italia (el partido de Berlusconi) lo propuso para abordar sus problemas de envejecimiento.

En Tercera Edad en Acción, donde cuentan ya con “centenares” de afiliados y representación en una quincena de provincias, también entran personas de todo arco ideológico, aunque reconocen haber tenido problemas en algunos encuentros con su defensa a ultranza de la unidad de España: “Recibimos a todo el mundo, pero no separatistas, simplemente este no es su espacio”. También se definen como provida y a favor de la eutanasia, a la que dedican el último punto de su programa: “Cultura de protección a la vida, desde su inicio hasta su final biológico”. Para ahorrar, en su programa proponen, entre otras medidas, acabar con los cargos de designación política y que sean los actuales funcionarios los que los ocupen, así como potenciar a los autónomos.

Recibimos a todo el mundo, pero no a separatistas, este no es su espacio

Todos dedican también un espacio en sus proyectos a la inmigración, que piden regular, aunque reconocen que es mano de obra que puede, precisamente, garantizar el futuro de las pensiones: “No podemos dejar entrar a todos. Es verdad que coincide con lo que dice Vox, y yo no soy de Vox, pero en eso tienen razón. Tenemos que admitir hasta donde podamos y de manera regulada, porque nos puede venir bien a ellos y a nosotros”, explica Noguera. “Sí a los refugiados e inmigrantes que vengan a trabajar, pero no a las mafias y al terrorismo”, apuntan desde Tercera Edad en Acción.

Si llegan finalmente a ocupar algún escaño, desde Jubilados Decisivos insisten en que, sobre todo, lucharán por las pensiones de los jóvenes actuales. “Nosotros ya lo tenemos solucionado, pero a vosotros os están manipulando con que no van a llegar, y eso no puede ser”. Eso sí, si finalmente los votos los llevan al Congreso, prometen no aferrarse a los sillones: “Tenemos una cosa en nuestro favor, y es que mucho no podemos perpetuarnos en el poder, aunque solo sea por la edad…”.

Tercera Edad Pensiones IRPF Impuestos Hacienda
El redactor recomienda