AYUDAS PARA EQUIPARAR LOS PERMISOS

Euskadi recula y permite tener empleada de casa para gozar de 16 semanas de paternidad

El Gobierno vasco elimina la condición de no contratar a personal doméstico para acceder a las ayudas por la imposibilidad de comprobar legalmente que la "encomienda principal" es cuidar al bebé

Foto: Un bebé en su cuna. (Unsplash)
Un bebé en su cuna. (Unsplash)

El Gobierno vasco ha dado marcha atrás y finalmente no excluirá de las ayudas que otorgará a los trabajadores para equiparar los permisos de maternidad y paternidad a 16 semanas a aquellas unidades familiares que contraten a una empleada de hogar, tal y como se recogía en el borrador del decreto que va a aprobar a finales de este mes. El Ejecutivo de Vitoria ha decidido eliminar esta limitación ante la “imposibilidad” de comprobar “legalmente” que la “encomienda principal” de la persona contratada va a ser el cuidado del menor.

El contratar a una empleada del hogar era una de las incompatibilidades que el Gobierno de Iñigo Urkullu planteaba para poder tener acceso a las ayudas destinadas a garantizar la equiparación de los permisos de paternidad y maternidad en el País Vasco, así como matricular al hijo en la guardería. Este último condicionante sí se mantendrá como excluyente en el decreto que aprobará el Consejo de Gobierno a finales de este mes, en su sesión del 22 o del 29 de octubre, para regular las ayudas que complementarán los permisos para los trabajadores vascos con el objetivo de que los cónyuges no gestantes puedan disfrutar de 16 semanas de permiso retribuido por el nacimiento de un hijo.

El decreto mantiene que la ayuda para equiparar los permisos de paternidad y maternidad será incompatible con matricular al hijo en la guardería

La decisión de eliminar el requisito de no tener contratada a una persona empleada del hogar para poder acceder a las ayudas se fundamenta en que “resulta imposible saber cuál es el papel principal de esa persona que estaba contratada”, según ha argumentado la consejera vasca de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, para justificar la decisión de dar marcha atrás en los planes iniciales.

“Es difícil saber a veces si esa persona que está contratada en el hogar se va a dedicar a realizar labores domésticas o se va a tener como encomienda principal el cuidado del menor. Dado que eso es complicado y que, legalmente es difícil porque los epígrafes no son claros a la hora de discernir si una persona se dedica a cuidar la casa o cuidar al niño, después de la reflexión que hemos realizado en base a los informes que nos han trasladado, hemos creído conveniente eliminar esta condición porque podría resultar imposible saber cuál es el papel principal de esa persona que estaba contratada y podríamos estar perjudicando a muchas familias en el País Vasco”, ha sostenido en declaraciones a Onda Vasca para dar cuenta de este cambio de criterio.

El condicionante de no contratar a personal laboral doméstico se recogía dentro de una serie de requisitos excluyentes que el Gobierno vasco planteaba en el borrador de decreto para poder acceder a las ayudas de corresponsabilidad parental, los cuales trascendieron la pasada semana, ha provocado una amplia queja a nivel social. Esta limitación, entre otras medidas, podría favorecer la contratación irregular de empleadas del hogar por parte de las unidades familiares de cara a no perder las ayudas. Ahora, apenas unos días después de conocerse los diferentes condicionantes excluyentes, el Gobierno vasco ha corregido la situación relativa a la no contratación de personal doméstico con el cambio que ha sido dado a conocer esta mañana por la consejera de Empleo y Políticas Sociales a través de una entrevista radiofónica.

Las ayudas, en todo caso, estarán vetadas para aquellas familias que matriculen al hijo en un centro de educación infantil. A este respecto, Artolazabal ha afirmado que “estamos abordando la adaptación a la guardería cuando finaliza el periodo de cuidados de ambos integrantes de la pareja”. El borrador del decreto contempla en el caso de los autónomos que estarán obligados a contratar en su lugar a un trabajador a tiempo completo durante el periodo de permiso subvencionado por el Ejecutivo de Vitoria para poder acceder a las retribuciones.

Beatriz Artolazabal en una comparecencia con el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka. (EFE)
Beatriz Artolazabal en una comparecencia con el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka. (EFE)

El decreto para validar las ayudas de equiparación de los permisos de paternidad y maternidad a 16 semanas se aprobará en la reunión del Consejo de Gobierno vasco del 22 de octubre o, en su caso, en la de una semana después “en función de si están acabados los informes jurídicos que se requieren para su aprobación”. Se trata de ayudas “pioneras para excedencias remuneradas” y voluntarias de cara a fomentar la corresponsabilidad, pero no son, como ha matizado la consejera, “permisos de paternidad o maternidad” como tal, ya que estos “son competencias de la Seguridad Social y, por tanto, del Estado”.

En la práctica, con la entrada en vigor del decreto, los permisos de paternidad pasarán de las ocho semanas actuales al doble. Las semanas de diferencia que no abonará la Seguridad Social serán sufragadas por el Gobierno de Vitoria y los interesados tendrán que acogerse a una excedencia, que podrá disfrutarse en el año inmediatamente posterior al nacimiento del hijo y en un periodo distinto al de maternidad, según se recoge en el borrador inicial.

El Gobierno vasco estima que el coste económico de esta equiparación de los permisos de paternidad y maternidad será de 25 millones de euros en 2020

El coste económico que acarreará esta equiparación alcanzará unos 25 millones de euros en 2020, según las estimaciones del Departamento de Empleo y Políticas Sociales, que defiende que la concesión de estas ayudas suponen un “paso adelante en el fomento de la corresponsabilidad en el cuidado” de los recién nacidos. “Supone avanzar un paso más en la igualdad de hombres y mujeres, propiciando que los hombres generen también vínculos muy especiales durante el cuidado de los bebés en sus primeros meses de vida”, ha señalado Artolazabal, quien ha asegurado que si el pequeño es enviado a la guardería “no se generan esos vínculos entre los hombres y sus bebés propiciados solo por el cuidado” para defender que se deje sin ayudas a las unidades familiares que matriculen al hijo en un centro de educación infantil.

La inminente entrada en vigor del decreto se produce poco después de que los permisos de paternidad de los funcionarios vascos se hayan igualado a los de maternidad en la administración vasca para el cuidado de los hijos por parto, adopción, acogimiento o subrogación. El Gobierno de Urkullu anunció que iba a conceder ayudas para ampliar a 16 semanas el permiso para los trabajadores vascos en abril, justo cuando en España entraba en vigor el permiso de paternidad de ocho semanas para todos los padres. El decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros el 1 de marzo contempla la ampliación a 16 semanas para 2021.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios