PERO LES RECUERDA LA "NECESARIA" UNION CON CS

Casado zanja la crisis con el PP vasco: "Os debo la vocación política y el ser presidente"

Apaga el fuego generado por Álvarez de Toledo al respaldar el perfil propio de centralidad basado en la foralidad que reivindica el PP vasco: "La foralidad no va contra la Constitución"

Foto: Alfonso Alonso y Pablo Casado en la convención del PP vasco de Vitoria. (EFE)
Alfonso Alonso y Pablo Casado en la convención del PP vasco de Vitoria. (EFE)

El PP vasco esperaba del presidente del partido, Pablo Casado, un apoyo nítido a su nuevo perfil propio de centralidad basado en la foralidad, personalizado en la figura de Alfonso Alonso, y más tras la indignación que provocaron las acusaciones de Cayetana Álvarez de Toledo poniendo en duda la trayectoria política de los populares vascos a las puertas de la convención. Y el respaldo ha sido rotundo, con permanentes alabanzas a su historia y a la "influencia" que tiene a día de hoy en el partido a nivel nacional. No ha escatimado en elogios hacia quien, según ha asegurado, debe su vocación política. "Yo soy del PP vasco. O dicho de otra manera: si no fuera por vosotros no estaría en política y no sería presidente del partido".

No ha tardado Casado en zanjar la fuerte crisis abierta con los populares vascos por las palabras de la portavoz del partido en el Congreso, que apenas 24 horas antes del inicio de la convención de Vitoria arremetió contra la formación de Alonso por su "tibieza" contra el nacionalismo y por reivindicar una personalidad propia distanciada de Génova basada en la foralidad constitucional y el Concierto Económico. "Voy a comenzar muy claro", ha iniciado su intervención para dar paso a las continuas alabanzas hacia el PP vasco, a quien ha reconocido su "sacrificio", "coraje" o "heroísmo", lo que le ha llevado a ser una "referencia" para la democracia.

Loas al pasado, pero también reconocimiento al presente de un partido que reclama a Génova una "personalidad propia" alejada de extremismos para volver a ser "útil" en la sociedad vasca tras ser durante años un "muro de contención" al terrorismo. "El PP vasco siempre ha tenido personalidad. Necesitamos la personalidad e influencia del PP vasco. Es más, yo quiero ser influido por el PP vasco, porque yo admiro esta organización y le debo mi vocación política. Lo que hay que hacer es irradiar lo que hacéis al resto de España", ha aseverado.

Esa nueva personalidad que demanda el PP vasco, recogida en la comunicación política elaborada para esta convención (al no ser un congreso las ponencias no se han sometido a votación), se basa en la foralidad constitucional y el Concierto Económico desde la centralidad política. Un perfil que ahora ha recibido el aval sin fisuras de Casado en los tres pilares sobre los que se asienta. En especial, en la cuestión de la foralidad, cuestión que ha suscitado controversia dentro del partido. Según ha asegurado, tanto la foralidad vasca como la navarra "están reconocidas en la Constitución". "La foralidad no va en contra de la Constitución. Los derechos históricos son los que hacen nación, pero la nación en el 78 decide ser constitucional y, por tanto, esa foralidad se inserta en el texto constitucional. Tal es así que ni siquiera en Navarra hay Estatuto sino Amejoramiento del propio fuero navarro. Por lo tanto hay una decisión libre y soberana por la cual nosotros pensamos que esos fueros son constitucionales", ha defendido.

"No veo preocupante que alguien hable más de la foralidad, sea más centralista o le guste más que se fomente el Concierto. La unidad no es uniformidad"

El problema radica, según ha expuesto, en la "utilización" que hace el nacionalismo de la foralidad y del Concierto Económico, y no que desde dentro del partido se apueste por ello dentro de una personalidad propia bien definida. "No veo que sea preocupante que alguien hable más de la foralidad, de la Constitución, o que alguien sea más centralista o haya alguien que le guste más que se fomente el Concierto Económico y otros que tengan más dificultades de explicarlo a Badajoz. Esto es España, la España plural, diversa, unida, vertebrada, cohesionada. Esto es el PP, un partido nacional que no es federal, pero que se tiene que enriquecer, que tiene que tener la oreja bien pegada al suelo en cada sitio para ser útil, para tener personalidad conjunta y para estar unido", ha defendido. "Porque la unidad no es uniformidad", ha zanjado.

Casado clausura este sábado la convención del PP vasco. (EFE)
Casado clausura este sábado la convención del PP vasco. (EFE)

No ha habido, en todo caso, una reprobación explícita a Álvarez de Toledo por poner la sombra de la duda sobre el PP vasco en plena reivindicación de la formación de Alonso de resituar su mensaje político en el escenario post-ETA para colocarse en el espectro del centroderecha frente a los postulados más extremistas que defiende Casado, y al que los populares vascos achacan sus debacles electorales en los comicios generales de abril, donde por primera vez en la democracia se quedó sin representación en el Congreso, y en las municipales de un mes después. "No veo la discrepancia como una disidencia", ha aseverado en un claro gesto al PP vasco que busca rebajar las tensiones existentes entre las direcciones nacional y vasca, y que han aflorado con las manifestaciones de la portavoz popular en el Congreso en los prolegómenos del cónclave de Vitoria. Se trata de trasladar una imagen de unidad ante la posibilidad de unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre y con los comicios vascos del próximo año en el horizonte, donde el PP vasco se juega su futuro político.

Casado advierte de que la unión de la derecha resulta "especialmente necesaria" en territorios como el País Vasco, donde estas fuerzas carecen de representación en el Congreso

En todo caso, existen discrepancias importantes, en especial en torno a la unidad de acción con Ciudadanos y Vox. El rechazo del PP vasco a unirse a dos fuerzas que "van contra la foralidad y el Concierto Económico" contrasta con la defensa de la España Suma que promulga Casado. Y aunque ha habido un aval explícito al nuevo perfil político de los populares vascos, el presidente del partido les ha advertido de que esta suma resulta "especialmente necesaria" en territorios como el País Vasco, donde la derecha carece de representación en el Congreso de los Diputados. Así, ha recordado que la alianza con el partido de Albert Rivera les habría reportado en las generales de abril un escaño por Álava y otro Vizcaya. "Por eso, donde realmente es útil la suma es donde Vox y Ciudadanos no tuvieron escaños, porque sus votos se perdieron", ha resaltado.

En este mensaje dirigido a la formación de Alonso, el presidente del PP ha afirmado que tiene "muy claro cuáles son nuestros adversarios y quiénes deberían ser nuestros aliados o, por lo menos nuestros rivales que comparten el deseo de que el PSOE, aliado con la extrema izquierda y con los nacionalistas independentistas, sigan teniendo la llave de la gobernabilidad de España". Por ello, y atendiendo a que la Ley D'Hont deja fuera a Ciudadanos y Vox en territorios donde "hay más partidos regionalistas y nacionalistas", ha apelado a la necesidad de impedir gobiernos de la izquierda con nacionalistas o regionalistas. "Es una cuestión de ajedrez electoral. Hoy por hoy tenemos que dar un mensaje de generosidad, aunque lo intenten pervertir", ha manifestado de forma elocuente.

Alonso: Ni "enfados" ni "tonterías"

El apoyo público que ha recibido Alonso de Casado se une al cierre de filas a nivel interno en torno a su líder. La convención ha servido para "unir más aún" a los populares vascos, según ha constatado el presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzábal, que ha sido muy duro con Álvarez de Toledo en la apertura de la segunda y última jornada de esta cumbre. En todo caso, antes del discurso del presidente del partido, el propio Alonso ha llamado a la calma sin entrar en el cuerpo a cuerpo. No ha habido ningún reproche público a la portavoz popular en el Congreso en defensa de la "unidad" del partido.

Alonso y Casado, ante un cartel con los nombres de todos los cargos del PP asesinados por ETA. (EFE)
Alonso y Casado, ante un cartel con los nombres de todos los cargos del PP asesinados por ETA. (EFE)

Y lo ha hecho a su manera, con sus peculiares formas de zanjar otras polémicas: "Somos compañeros, amigos, ni polémicas ni polémicos. Salid de aquí, se acabó esa broma, trabajemos todos juntos, demostremos que no somos niños, somos políticos. Tenemos una misión y un objetivo que cumplir y la gente nos tiene que ver contentos, no enfadados unos con otros. Tenemos un proyecto, unas ideas, una gente que está fuera esperando a que se lo contemos. Tenemos un presidente que tenemos que llevar a la Moncloa y no tenemos tiempo para tonterías", ha zanjado la polémica.

Tras su discurso, ha invitado a Casado a subir al estrado, donde le ha mostrado un cartel con los nombres de los cargos populares asesinados por ETA, y que representan "la altura moral" del partido, bajo el lema "memoria, legado y compromiso". Ha pedido al presidente que coloque este cartel en todas las sedes de los populares en España para que los jóvenes que quieran sumarse al partido asuman "el compromiso de estar a la altura" de "los valores por los que esta gente fue asesinada". A continuación se ha guardado un minuto de silencio en memoria de los cargos del PP asesinados por ETA.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios