"NO NOS VAIS A CALLAR", PROCLAMA

Rivera homenajea a las víctimas en el pueblo de Ternera entre la protesta nacionalista

El incesante ruido de una sirena y los gritos de "fascistas" y "asesinos" han acompañado al acto de Ciudadanos, cuyos miembros han sido recibidos por la población de espaldas

Foto: Rivera a su llegada hoy a Miravalles. (EFE)
Rivera a su llegada hoy a Miravalles. (EFE)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha homenajeado en la mañana de este jueves a las víctimas de ETA en Miravalles (Vizcaya), la localidad natal del exjefe político de la banda Jose Antonio Urruticoechea, 'Josu Ternera', entre la protesta de simpatizantes nacionalistas, que hicieron sonar una estruendosa sirena y golpearon cacerolas para tratar de boicotear el acto político. Asimismo, los asistentes han proferido algún grito en contra del líder de la formación naranja, a quien han calificado de "fascista" o "asesino".

El ruido generado por unos 200 concentrados en las inmediaciones del frontón del municipio, donde tuvo lugar el mitin, sucedió al silencio y al recibimiento de espaldas que dispensaron de forma genérica los habitantes a la comitiva de Ciudadanos liderada por Rivera durante el paseo de apenas 300 metros que realizó desde la ermita del pueblo al escenario del acto político. A lo largo del recorrido, la amplia delegación del partido, integrada por su secretario general, José Manuel Villegas, la candidata número 2 al Parlamento Europeo, Maite Pagazaurtundua, o los diputados Joan Mesquida y Edmundo Bal, estuvo escoltada por un importante operativo de la Ertzaintza.

"No nos habéis callado con tiros, no nos váis a callar con sirenas", ha respondido el líder de CS ante el intento de boicot nacionalista al acto

A su paso por la plaza del Ayuntamiento, una multitud congregada les recibió de espaldas en silencio ante una pancarta que clamaba "no sois bienvenidos". "Escuchas el silencio", le espetó en voz alta un vecino mientras Rivera respondía con un "buenos días". El silencio reinante solo se rompió por algún grito esporádico de "fascista" y a favor de la independencia del País Vasco y Cataluña cuando la comitiva pasó por delante del batzoki, la sede social del PNV. El ruido se generó posteriormente, en el frontón de la localidad, fuertemente protegido por la Ertzaintza, con el permanente sonido de una sirena y una alarma durante los discursos de Pagazaurtundua y Rivera, si bien el ensordecedor sonido no impidió que se escucharan las intervenciones. "Podéis continuar con las sirenas, con las alarmas, porque nunca nos callaréis. No nos habéis callado con tiros, no nos vais a callar con sirenas", respondió el líder de Ciudadanos ante este intento de boicot.

Jóvenes protestan por la presencia de Rivera en el municipio en las inmediaciones del frontón donde ha tenido lugar el acto político. (EFE)
Jóvenes protestan por la presencia de Rivera en el municipio en las inmediaciones del frontón donde ha tenido lugar el acto político. (EFE)

Durante el acto, los concentrados profirieron insultos, gritos y consignas contra los cargos de Cs, entre ellas las habituales "fuera de aquí, dejadnos en paz" o "vosotros, fascistas, sois los terroristas", en especial tras las alusiones del líder de Ciudadanos al "asesino" Josu Ternera, que fue detenido el pasado jueves en los Alpes franceses tras permanecer 17 años huido de la Justicia. "Nosotros aplaudimos la dignidad de las familias de las víctimas del terrorismo, vosotros a los terroristas", denunció Rivera, que rompió en dos uno de los múltiples carteles de apoyo al histórico etarra colocados en el municipio. En su mensaje, el líder de la formación afirmó que promoverá en el Congreso de los Diputados una ley para impedir los homenajes a los terroristas, caso de la manifestación que el sábado se celebró en Miravalles para pedir la puesta en libertad de Josu Ternera. "Que sepáis que éste [el del sábado] será el ultimo homenaje que se hace a un terrorista", proclamó. Para ello, pidió el apoyo "del PSOE, que también ha sufrido el terrorismo en sus carnes", y del PP a esta iniciativa.

Con su presencia en la localidad natal del histórico dirigente etarra, Rivera quiso llevar a cabo un acto de "desagravio a las víctimas" en respuesta a la manifestación que cinco días antes recorrió las calles de este municipio para exigir la puesta en libertad de Josu Ternera bajo el auspicio de Sortu, la marca de la antigua Batasuna. No obstante, la presencia de Rivera en Miravalles ha motivado la indignación del PNV, que le ha acusado de buscar la "provocación". El presidente de la formación 'jeltzale', Andoni Ortuzar, ha censurado la "indignidad" del líder de Ciudadanos por "querer hacer del País Vasco un parque temático de la violencia" con una visita que, busca "montar lío" y "utilizar, una vez más, de manera farisaica a las víctimas del terrorismo" para lograr "votos en España". El PNV, que gobierna con mayoría absoluta en este municipio de poco más de 4.000 habitantes situado a apenas diez minutos de Bilbao, consensuó en el ayuntamiento un texto con EH Bildu para denunciar el "irresponsable ejercicio de provocación" que suponía el acto político de Ciudadanos, formación que no tiene representación en el consistorio y que no ha presentado candidatura de cara a las elecciones municipales de este domingo -en las pasadas generales obtuvo 37 votos-.

Concentrados de espaldas justo antes del paso de la comitiva de Ciudadanos. (J. M. A.)
Concentrados de espaldas justo antes del paso de la comitiva de Ciudadanos. (J. M. A.)

El ayuntamiento, que en ningún momento ha rechazado los diferentes actos en apoyo a Josu Ternera celebrados en el municipio desde su detención, había pedido "calma" a los vecinos y que "no cayeran en las provocaciones de quienes, con sus acciones, únicamente buscan desestabilizar el municipio y el país". Ante el "indisimulado intento de generar en Miravalles, como antes en otras localidades vascas, un clima de confrontación y el suficiente ruido mediático con el que alimentar unos intereses electorales concretos, sin tener en cuenta la tensión a la que se somete a la ciudadanía" de este municipio, el consistorio había solicitado que se actuara "desde el civismo y la normalidad democrática".

En este escenario, la protesta fue, en esencia, visual. El pueblo amaneció con numerosas pancartas de protesta contra la presencia de Rivera y los demás dirigentes de Ciudadanos. "No queremos a los herederos de Franco en nuestro pueblo", "No sois bienvenidos en Miravalles" o "Ciudadanos kanpora (fuera), Miravalles antifascista" son algunas de las pancartas que recibieron a la comitiva de la formación naranja. No faltaron tampoco numerosos lazos amarillos, algunos de grandes dimensiones, colgados de los balcones y del mobiliario urbano en apoyo a los políticos catalanes presos por el desafío soberanista de Cataluña. Junto a las pancartas, decenas de pasquines con el lema "PP, Ciudadanos y Vox fascistas" fueron arrojados por las calles del municipio.

También fueron colocados numerosos carteles contra el líder de Ciudadanos, a quien llegaron a comparar con Hitler. Junto a un cartel que clama por la libertad de Josu Ternera, otro pide a Rivera en euskera que "deje en paz a Euskal Herria" junto a otra consigna en castellano: "Rivera no te pases de la raya". El sentido de este último mensaje, el que alude a cuestiones relativas a su vida privada, ha sido muy recurrente dentro de las protestas de los simpatizantes 'abertzales'. "Rivera, moroso, paga la farlopa", le gritó un joven a su llegada a la Ermita del pueblo, lugar de inicio del paseo.

La respuesta a dar estaba bien clara entre los habitantes del municipio. De dejar constancia del modo de actuar se encargaron varios carteles en castellano y en euskera colocados por todo el pueblo y que informaban de las decisiones adoptadas el día anterior en "asamblea popular" para responder a las "provocaciones de Rivera y sus colegas". Entre las iniciativas propuestas, se pedía bajar las persianas de los comercios y de las viviendas al paso de los representantes de Ciudadanos, así como hacer ruido desde los balcones con silbatos o el golpeo de cacerolas. Igualmente, se había convocado una concentración en la plaza del ayuntamiento para mostrar el rechazo a Rivera de "forma pacífica" dentro de la consigna general de "dar la espalda" a la comitiva a su paso. En líneas generales, hubo un apoyo generalizado a estas medidas.

Pancarta de protesta contra la presencia de Rivera en Miravalles junto a un gran lazo amarillo. (J. M. A.)
Pancarta de protesta contra la presencia de Rivera en Miravalles junto a un gran lazo amarillo. (J. M. A.)

El acto político se inició con un minuto de silencio a favor de las víctimas de ETA, momento en el que comenzó el molesto sonido de una sirena. Durante su intervención, Rivera aludió en varias ocasiones a las acusaciones de provocador procedentes del mundo nacionalista por acudir al pueblo donde nació Josu Ternera para "quebrar la convivencia". A ellos, a los nacionalistas, les quiso dejar "bien claro" que "vendremos las veces que haga falta" en defensa de la libertad y la democracia. "Mientras, podéis insultar, podéis poner sirenas o alarmas, pero nunca callaréis la voz del pueblo español, nunca callaréis a los españoles de bien, que quieren convivencia y democracia", aseveró para clamar: "Lo cobarde es callar ante los asesinos". "Que sepáis una cosa, preparaos porque vamos a prohibir los homenajes a vuestros amigos etarras", enfatizó entre los silbidos e insultos de los concentrados en las inmediaciones del frontón.

Con anterioridad, tomó la palabra Pagazaurtundua, que acudió al acto con dos libros: 'Vidas rotas', el "esbozo biográfico de todas las víctimas de ETA", y 'Memorias de la violencia', que, como puso de manifiesto, fue publicado el mismo año en el que candidato de EH Bildu al Parlamento Europeo, el histórico Pernando Barrena, decía que "lo que hay que combatir es que tengamos que reconocer que nuestra trayectoria ha sido una enorme equivocación, que ellos tenían razón y que nos integramos en el juego democrático que rechazamos hace 35 años". La número 2 de la candidatura europea de Ciudadanos arremetió duramente contra Barrena, que representa "la lista de los etarras" en Bruselas.

Vecinos simulan una brigada de 'desinfección antifascista' para limpiar las calles de Miravalles tras el paso de Ciudadanos, (J. M. A.)
Vecinos simulan una brigada de 'desinfección antifascista' para limpiar las calles de Miravalles tras el paso de Ciudadanos, (J. M. A.)

La presencia de Rivera en Miravalles en el penúltimo día de campaña se enmarca dentro de la denominada 'Gira por la libertad' que le llevó el pasado fin de semana a Estella (Navarra), donde un grupo de simpatizantes 'abertzales' mostró su rechazo a la visita simulando ser una brigada de limpieza que desinfectaba el suelo por el que pasaron los dirigentes de la formación naranja. Es la misma acción, por ejemplo, que los 'abertzales' realizaron durante la campaña electoral de las elecciones generales del 28 de abril tras el acto de Vox en el Kursaal de San Sebastián. Y, en esta ocasión, esta 'performance' de protesta no ha sido una excepción. Pasada media hora de la finalización del acto, un grupo de personas con buzos blancos que portaba lejía y jabón llevó a cabo otra "desinfección antifascista".

Con su presencia en este municipio vizcaíno, Rivera ha llevado su campaña electoral al País Vasco, a donde ya acudió con motivo de los pasados comicios generales. Entonces, Rivera acudió a Rentería (Guipúzcoa) en una visita que también provocó la indignación de las fuerzas nacionalistas y de Podemos en el País Vasco, que protestaron por la convocatoria de un acto que derivó en incidentes que investiga ahora la Fiscalía, que ha abierto diligencias tras la denuncia interpuesta por Rivera por el acoso sufrido por simpatizantes de la antigua Batasuna al considerar que incurrieron en los delitos de amenazas, injurias y odio.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios