sociómetro del gobierno vasco de cara al 26-M

Cs y Vox fracasan en el País Vasco y arrastran al PP, que se desploma por la división de voto

Las formaciones de Rivera y Abascal no logran peso institucional, pero su efecto tiene gran relevancia, ya que los populares pierden el liderazgo en Vitoria y Álava, donde caen al cuarto puesto

Foto: Alfonso Alonso y Santiago Abascal en el reciente homenaje en San Sebastián a Gregorio Ordóñez por el aniversario de su asesinato. (J.M.A.)
Alfonso Alonso y Santiago Abascal en el reciente homenaje en San Sebastián a Gregorio Ordóñez por el aniversario de su asesinato. (J.M.A.)

Los resultados electorales que vaticina el último Sociómetro del Gobierno vasco para las elecciones forales y municipales del 26 de mayo –en el País Vasco no se celebran autonómicas– desactivan el ‘efecto Vox’, que no logra representación en ninguna de las cámaras provinciales ni en los ayuntamientos de las tres capitales. Además, el País Vasco sigue siendo un territorio hostil para Ciudadanos (Cs), que apenas consigue revalidar su escaño en el Parlamento de Álava.

Las formaciones de Santiago Abascal y Albert Rivera no tienen peso en términos cuantitativos pero su efecto cualitativo en las urnas tiene una gran relevancia. Y es que la división del voto de la derecha deja una importante víctima, el PP, que se pega un sonoro batacazo, ya que no solo pierde su liderazgo en Álava sino que pasa a situarse como cuarta fuerza en el territorio. Y más de lo mismo ocurre en Vitoria, donde los populares dejan atrás su holgado triunfo de 2015 para verse superados por el PNV.

El PNV es el gran beneficiado de la división del voto de la derecha: en Vitoria se sitúa como primera fuerza en detrimento del PP, que pierde 3 escaños

La formación ‘jeltzale’ es la gran beneficiada en Álava y Vitoria de la pelea entre el PP, Ciudadanos y Vox por el voto de la derecha. Según el Sociómetro, el partido de Andoni Ortuzar ya no necesitará de difíciles pactos para mantenerse en el poder en la provincia y en su capital al situarse como primera fuerza en detrimento de la formación de Alfonso Alonso. La caída de los populares es especialmente significativa a nivel territorial. Del 22,36% de los votos logrados en las elecciones para las Juntas Generales de Álava en 2015 pasa cuatro años después al 14,3%, viéndose superado por el PNV (26,4%), EH Bildu (22,2%) y Podemos (15,3%).

Ciudadanos sube en porcentaje de voto, del 3,15% al 4,9%, pero este incremento no tiene efectos prácticos en el Parlamento provincial, donde se queda con el escaño obtenido hace cuatro años. De este modo, el asiento en las Juntas Generales de Álava sigue siendo su única representación en las principales instituciones vascas. Por su parte, Vox, que tiene intención de presentarse a las elecciones forales y en las tres capitales vascas dentro de las municipales, apenas logra el 1,5% de los votos en el que es su territorio más propicio, lo que le deja sin presencia en la Cámara de Álava. Pero los votos logrados por Abascal y el irrelevante crecimiento de Rivera a efectos prácticos tienen como efecto colateral la pérdida de peso institucional del PP.

Igual de relevante es la caída de los populares en Vitoria, donde pierden tres de sus nueve escaños al pasar del 30,18% de los votos al 21,1%. De este descenso de nueve puntos se aprovecha el PNV, que pasa de ser tercera fuerza, con el 16,8% de los votos, a lograr el liderazgo. En todo caso, se debe hablar más bien de un empate técnico entre ambos partidos, ya que la formación ‘jeltzale’, que ahora gobierna en la capital alavesa debido a que EH Bildu –segunda fuerza- le regaló hace cuatro años la Alcaldía con tal de desalojar al PP del poder–, supera únicamente por un 0,1% a los populares. No obstante, este escaso margen le otorga un escaño más, siete frente a seis del PP. EH Bildu logra la misma representación que el PP, mientras que Podemos y el PSE obtienen cuatro escaños cada uno. Por su parte, Ciudadanos, con el 4,1% de los votos, y Vox, con el 1,7%, se quedan fuera del ayuntamiento.

La significativa pérdida de peso del PP en Álava y Vitoria por la división del voto de la derecha es la principal conclusión del Sociómetro, que otorga el liderazgo al PNV en todos los territorios y en las tres capitales vascas. El sondeo de estimación de voto, realizado en base a 2.492 entrevistas, se llevó a cabo entre el 29 de enero y el 9 de febrero, esto es, antes de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocara elecciones generales para el 28 de abril tras no poder sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado ante el rechazo a las cuentas del independentismo catalán. En todo caso, el sondeo puede servir de termómetro de cara a los comicios para elegir al inquilino de La Moncloa, y en los que el PNV confía en que la derecha no logre mayoría absoluta para ser determinante en la próxima legislatura.

El PP no logra el efecto deseado con la designación de Borja Sémper como candidato a la Alcaldía de Donostia: incluso pierde uno de sus tres concejales

El PNV sigue imponiendo su dominio en Vizcaya, donde sigue duplicando en votos a la segunda fuerza, EH Bildu. El 41,8% de los electores se decanta por la formación ‘jeltzale’, que en la actualidad cuenta con 23 de los 51 escaños del Parlamento territorial. Podemos se sitúa en tercera posición (13,1%), por delante del PSE (11,8%) y el PP (5,9%). En su conjunto, la derecha no alcanza el 10% de los votos. La distancia de la formación ‘jeltzale’ con el resto de fuerzas se amplia en Bilbao, donde el partido de Ortuzar obtiene el 42,4% de los votos (14 escaños) frente al 13,7% (cuatro asientos) de la coalición ‘abertzale’, su más inmediato perseguidor. Podemos y el PSE obtienen cuatro representantes municipales y el PP tres.

La batalla entre el PNV y EH Bildu se da en Guipúzcoa, donde los ‘jeltales’, con el 34,8% de los votos, ven de cerca a la antigua Batasuna, que logra el 30,1% de los sufragios. Aquí, el PSE supera a Podemos y se sitúa como tercera fuerza, mientras que el PP sigue en caída libre tras el batacazo de hace cuatro años, si bien conserva su asiento en el Parlamento territorial. En San Sebastián, por su parte, el PNV amplía la distancia con su gran rival, el PSE, su hoy socio de gobierno. Sube un escaño y se sitúa con diez asientos mientras que, por el contrario, los socialistas pierden uno de sus siete representantes actuales. Por su parte, el PP no solo no logra el efecto deseado con la designación de Borja Sémper como candidato a la Alcaldía, sino que incluso pierde uno de sus tres concejales.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios