los 'ongi etorri' han aumentado este año

Solo el 15% de los vascos apoya los homenajes a los presos etarras a su salida de prisión

El 58% de los ciudadanos rechaza los recibimientos públicos a miembros de ETA excarcelados en sus localidades natales por considerarlos "contraproducentes para la reconciliación"

Foto: Cargos del PP protestan por el recibimiento dispensado en Andoain en febrero a dos chivatos de ETA. (EFE)
Cargos del PP protestan por el recibimiento dispensado en Andoain en febrero a dos chivatos de ETA. (EFE)

ETA certificó su defunción en mayo, pero las víctimas de la banda terrorista siguen sufriendo en sus carnes lo que denominan la violencia "emocional", esa que provocan los homenajes a los etarras a su salida de prisión. Todos los partidos, a excepción de EH Bildu, los reprueban y claman por su desaparición, pero la realidad dice que los 'ongi etorri' a los presos en sus localidades natales una vez abandonan la cárcel, lejos de disminuir, se han incrementado en 2018. A las puertas de que se cierre el año se han registrado 59 actos frente a los 48 contabilizados en 2017, según los datos recopilados por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco en su Observatorio de Radicalización.

Estos homenajes se siguen sucediendo con total impunidad con el rechazo político e institucional de palabra, pero también con la repulsa mayoritaria a pie de calle, entre la sociedad vasca. El 58% de los ciudadanos se opone a estos recibimientos públicos a miembros de ETA excarcelados por considerarlos "contraproducentes para la reconciliación", según pone de manifiesto el último Euskobarómetro que realiza el Departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) que dirige Francisco José Llera. Según refleja este sondeo de opinión, únicamente el 15,9% de los ciudadanos vascos defiende que se dispensen estos recibimientos a etarras a su salida de prisión.

Los votantes del PNV rechazan de forma mayoritaria los 'ongi etorri' a etarras, que suscitan el rechazo de siete de cada diez de sus electores

El rechazo concita el acuerdo mayoritario de todos los electorados, a excepción de las bases de EH Bildu, donde se impone el apoyo a estos recibimientos: un 44,2% está a favor de estos actos mientras un 20,9% se posiciona en contra. Los votantes del PNV rechazan de forma mayoritaria los 'ongi etorri', que suscitan el rechazo de siete de cada diez de sus electores (71%). Asimismo, el 58% de los votantes de Podemos se oponen a estos homenajes públicos por el 78% de las bases del PSOE.

Los homenajes dispensados por el entorno 'abertzale' a los etarras están en el centro de la diana dentro de la batalla que libran las víctimas de ETA por la impunidad. El PP vasco quiso llevar su protesta al último 'ongi etorri', dispensado la noche del jueves en Bilbao a la etarra Itziar Plaza tras su puesta en libertad provisional, portando carteles que clamaban “no son héroes, son asesinos”. Algunos de los participantes en el recibimiento se encararon con los miembros del PP, entre los que se encontraban la presidenta del partido en Vizcaya, Raquel González, a quienes increparon y llegaron a zarandear o escupir al grito de "presoak kalera" (presos a la calle), mientras estos permanecían en silencio.

No es la primera vez que el PP protesta a pie de calle ante un 'ongi etorri'. Ya lo hicieron, por ejemplo, en febrero en Andoain cuando unas 200 personas recibieron a Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, los chivatos de ETA que fueron condenados por facilitar información a la dirección de la banda terrorista para acabar con la vida del jefe de la Policía de este municipio guipuzcoano Joseba Pagazaurtundua. También miembros del Colectivo de Víctimas del País Vasco, Covite, con su presidenta Consuelo Ordóñez a la cabeza, han protestado por este tipo de actos, que se suceden entre la impunidad judicial.

Así, la Audiencia Nacional ha ido archivando sistemáticamente todas las denuncias interpuestas por diferentes asociaciones de víctimas contra los 'ongi etorri' a miembros de ETA. Para ello, entre los argumentos esgrimidos, los jueces han afirmado que se tratan de "manifestaciones de alegría" por el "regreso" de los etarras a su localidad natal. Así lo afirmó el magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 1 Santiago Pedraz para archivar la causa abierta por la denuncia interpuesta por Covite contra el recibimiento tributado en diciembre de 2016 en San Sebastián al sanguinario etarra Javier Balerdi, que participó en el asesinato de siete personas, entre ellas el funcionario de prisiones Ángel Jesús Mota Iglesias, a quien disparó cuando sostenía a su bebé en brazos.

Dos de cada tres vascos (el 67,8%) consideran que las pintadas y pancartas de apoyo a ETA y a sus miembros deben desaparecer de las calles

La sociedad vasca rechaza de forma mayoritaria los homenajes a los etarras como también los actos de exaltamiento a los miembros de la banda terrorista a través de pancartas y pintadas. Dos de cada tres vascos (el 67,8%) consideran que deben desaparecer de la fotografía de las calles del País Vasco estas expresiones de enaltecimiento a ETA y sus miembros, que son avaladas por un 18,8% de la ciudadanía. El rechazo a las pintadas y carteles a favor de la banda terrorista concita también el apoyo de los nacionalistas, con un 56,1%. A este respecto, el electorado de EH Bildu se encuentra dividido, con un 40% que apuesta por dejar estas pintadas y el 37% que aboga por borrarlas. Por su parte, el 77% de las bases del PNV defiende borrar todo vestigio etarra de las calles.

En todo caso, constatada una mayoría abrumadora en contra de los homenajes a los etarras a su salida de prisión y de las pintadas en su apoyo, la controversia se instala en relación a la calificación de "presos políticos" a los miembros de ETA. La división es manifiesta, ya que un 40% está a favor de este calificativo, no solo para los condenados por terrorismo, sino también para quienes tienen delitos de sangre, frente a otro 40% que lo rechaza. A este respecto, las discrepancias se mantienen después de cinco años, según pone de relieve el Euskobarómetro. Por electorados, las bases del PNV se posicionan más en contra (42,9%) que a favor (36,9), al contrario que lo que ocurre en Podemos, donde el 42,3% de sus votantes aprueba esta calificación frente al 39,7% que se opone. El rechazo dentro del PSOE se sitúa en el 65,9%, mientras que el electorado de EH Bildu lo aprueba de forma mayoritaria (80%).

Existe división entre los vascos en relación a la calificación de "presos políticos" a los miembros de ETA: un 40% está a favor y otro 40% en contra

El Euskobarómetro, realizado en función de los resultados de 1.200 entrevistas realizadas en domicilios vascos entre los pasados días 15 de octubre y 9 de noviembre, refleja que la sociedad vasca ha endurecido sus posiciones ante el perdón y la reinserción de los presos por delitos de terrorismo. Un 38% de los vascos cree que todos los presos de ETA que se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas deberían beneficiarse de las medidas de reinserción social, lo que supone ocho puntos menos que hace seis meses, mientras que un 31,4% opina que solo se podrían aplicar a los que no tengan delitos de sangre, en lo que constituye un avance semestral de 10 puntos. Por su parte, un 20% defiende el cumplimiento íntegro de las penas.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha llevado a cabo estos últimos meses varios acercamientos de presos de ETA a cárceles del País Vasco o próximas a esta comunidad. Estos acercamientos "selectivos" cuentan con el respaldo de tres de cada cuatro ciudadanos vascos (73,8%), frente al rechazo de uno de cada diez (9,9%). Se trata, según apunta el Euskobarómetro, de un apoyo muy transversal, tanto de nacionalistas (86,6%) como no nacionalistas (62,9%) y entre casi todos los electorados, con el único rechazo mayoritario del PP (43,2% y Ciudadanos (50%).

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios