la justicia no actúa ante los 'ongi etorri'

47 homenajes en un año a etarras y ninguna condena: "Son manifestaciones de alegría"

La Audiencia Nacional ha ido archivando sistemáticamente las denuncias interpuestas contra recibimientos a miembros de ETA con argumentos en algunos casos sorprendentes

Foto: Dirigentes del PP vasco realizan una protesta durante el recibimiento a los etarras Ignacio Otaño e Iñaki Igerategi este domingo en Andoain. (EFE)
Dirigentes del PP vasco realizan una protesta durante el recibimiento a los etarras Ignacio Otaño e Iñaki Igerategi este domingo en Andoain. (EFE)

El homenaje dispensado la noche del domingo en Andoain a los soplones de ETA Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, condenados por facilitar información a la banda terrorista sobre diferentes objetivos, entre ellos el jefe de la Policía Local Joseba Pagazaurtundua, asesinado en 2003, o varios ‘ertzainas’ a los que conocían de jóvenes, es el último de una larga lista de tributos a etarras que son recibidos a su salida de prisión como héroes en las calles del País Vasco. El pasado año hubo 47 recibimientos en Euskadi y Navarra, y este año se han producido tres bienvenidas, según documenta el Observatorio de la Radicalización impulsado por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite. Y todos estos ‘ongi etorri’ han gozado de total impunidad. La Audiencia Nacional no ha dictado ninguna condena.

La Audiencia Nacional ha ido archivando sistemáticamente en los últimos tiempos las denuncias interpuestas por diferentes asociaciones de víctimas o por el Gobierno contra recibimientos a miembros de ETA, y lo ha hecho utilizando diferentes argumentos, algunos de ellos sorprendentes. Así, por ejemplo, el juez del Juzgado Central de Instrucción número 1 Santiago Pedraz ha llegado a calificar un recibimiento a un sanguinario etarra a su salida de prisión como una “manifestación de alegría por su regreso”.

Pedraz: "No se observan expresiones que fueran más allá de la manifestación de alegría por el regreso de Javier Balerdi [un sanguinario etarra]"

Con esta argumentación, el magistrado archivó de forma provisional la causa abierta por la denuncia interpuesta por Covite por el recibimiento tributado en diciembre de 2016 al sanguinario etarra Javier Balerdi en San Sebastián, donde participó en el asesinato de siete personas, entre ellas el funcionario de prisiones Ángel Jesús Mota Iglesias, a quien disparó mientras la víctima sostenía a su bebé en brazos. Centenares de personas ocuparon la vía pública en un acto celebrado en el barrio de Gros en que se vitoreó al terrorista, que fue agasajado con bailes y flores en su honor, al tiempo que se lanzaron petardos, se utilizaron bengalas y se corearon gritos de apoyo a los presos en un acto perfectamente organizado. El homenaje a Balerdi, que abandonó la cárcel tras cumplir 24 años de condena, tuvo lugar además a escasos metros de donde vivía la viuda de una de sus víctimas.

Todas estas actuaciones, según alegó el magistrado en un auto fechado el 19 de octubre de 2017, “no hacen referencia alguna a esas finalidades de alabanza, ensalzamiento ni justificación de la actividad terrorista, sino que tan solo aluden a la expresión del deseo y la demanda de que los presos condenados por tales actividades sean reagrupados, trasladándoles a centros penitenciarios próximos a sus domicilios de origen. Lo que significa obviamente la simple reivindicación de una aproximación de los presos a sus hogares que, por supuesto, entraría dentro de la lícita expresión de unos meros deseos y pretensiones”. De este modo, concluye que “no se observa que en el presente caso se emplearan expresiones que fueran más allá de la manifestación de alegría por el regreso de Javier Balerdi y de apoyo a la reagrupación de presos de ETA y en contra de la actual política penitenciaria”. El informe que había realizado la Guardia Civil de la bienvenida había calificado lo ocurrido como un “acto de enaltecimiento de ETA y sus miembros”.

Covite interpuso un recurso de apelación contra el auto, si bien se volvió a encontrar con el rechazo de la Audiencia Nacional, en este caso de la Sección 3 de la Sala de lo Penal, que en un reciente auto, fechado el 17 de enero de este año, sostuvo que el homenaje dispensado al etarra “no entraña riesgo objetivo de provocar acciones terroristas”. En su argumentación, se amparó en la sentencia 607/2017 de 27 de julio de 2017 del Tribunal Supremo que absolvió a un tuitero del delito de apología del terrorismo, ya que la interpretación que hizo "puede trasladarse de manera casi mimética a la organización de una concentración pública, esté o no esté autorizada legalmente, pues la difusión pública es evidente en ambos casos". Según defendió, ambas acciones, los mensajes del tuitero en las redes sociales y el homenaje a un etarra en plena calle, no comportan el riesgo de nuevos actos violentos.

En la causa abierta por el recibimiento a Balerdi, Pedraz utilizó textualmente el mismo argumento que había esgrimido unos meses antes (el 9 de marzo de 2017) su compañero Ismael Moreno para acordar el archivo de la denuncia interpuesta contra el alcalde de Lekeitio, Koldo Goitia (PNV), por un delito de prevaricación al ceder el 16 de septiembre de 2016 el salón de plenos para dispensar un homenaje al integrante del sanguinario ‘comando Madrid’ Andoni Gabiola. Quien fuera uno de los principales implicados en el secuestro del empresario Emiliano Revilla se sentó en el sillón del alcalde mientras se le honraba con un 'aurresku' y flores para, posteriormente, dirigirse con un micrófono a sus ‘súbditos’. La denuncia de Covite también iba en contra del grupo municipal de EH Bildu como organizador del acto.

En un auto de tan solo dos folios, Moreno, el mismo magistrado que no apreció delito de terrorismo en el caso de los titiriteros que mostraron un cartel con el mensaje 'Gora Alka-ETA', apuntó a la inexistencia de “alabanza, ensalzamiento y justificación de la actividad terrorista”. Y consideró que el recibimiento, celebrado en una institución pública como es un ayuntamiento, “tan solo alude a la expresión del deseo y la demanda de que los presos condenados por tales actividades sean reagrupados, trasladándoles a centros penitenciarios próximos a sus domicilios de origen”.

Ceder el sillón de alcalde a un etarra no constituye un acto que "produce perplejidad e indignación en la sociedad y que merece un claro reproche penal"

La decisión del juez fue igualmente apelada, pero tampoco prosperó. En esta ocasión, la Sección 4ª de lo Penal no apreció conductas que “puedan claramente incardinarse en los tipos de enaltecimiento y justificación del terrorismo, humillación a las víctimas del terrorismo y prevaricación administrativa”, en un auto fechado el 22 de mayo de 2017. En su argumentación, rechazó que ceder el sillón de alcalde a un etarra y homenajearle con todos los honores en el salón de plenos constituyen actos que “producen perplejidad e indignación en la sociedad y que merecen un claro reproche penal”. Tampoco apreció humillación a las víctimas del terrorismo.

La Audiencia Nacional sí ha apreciado indicios de delito en algún recibimiento a expresos, aunque no ha actuado en base a los atestados elaborados por la Ertzaintza. Es el caso, por ejemplo, del ‘ongi etorri’ dispensado a José Miguel Gaztelu, uno de los carceleros de José Antonio Ortega Lara, el 4 de octubre del pasado año en Bergara después de abandonar la cárcel de Algeciras (Cádiz) tras cumplir apenas una cuarta parte de los 80 años de condena. Pedraz determinó que los hechos investigados eran “constitutivos de infracción penal”, pero decretó el sobreseimiento de la causa ya que la policía vasca no pudo identificar a las personas que participaron en los actos. En su informe, la Ertzaintza aseguró que no tuvo conocimiento del acto de bienvenida, a pesar de que se había publicitado en las redes sociales, y que tampoco lo detectó durante su celebración, en el que centenares de personas utilizaron bengalas y cohetes.

También en base a un informe de la Ertzaintza la Fiscalía de la Audiencia Nacional abogó por acordar el sobreseimiento de la denuncia interpuesta por Covite por un delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas por el homenaje tributado en Bilbao el 28 de septiembre a Andoni Ugalde, condenado por su papel en los atentados contra el guardia civil Fernando Jiménez Pascual y el sargento de la policía vasca Joseba Goikoetxea. Para el archivo de las diligencias, la fiscal se amparó en el contenido del informe de este cuerpo, que reflejaba que “no se detectó ningún ilícito penal y no se ha podido identificar a las personas que participaron” en el acto, en el que los asistentes portaron fotografías de presos de ETA o corearon consignas como 'Pakean utzi arte' (hasta que nos dejen en paz). En su informe, la policía vasca aludió a “la falta de apreciación de ilícito penal” para no actuar. Incluso sostuvo que la “elevada” presencia de personas en el lugar del homenaje se debió a que había “muchas” personas “ajenas” al mismo con motivo del encuentro de Europa League entre el Athletic y el Zorya ucraniano, lo que “desaconsejó la posibilidad de identificar a alguno de los participantes”.

La Fiscalía investiga el homenaje de Andoain

El último homenaje a Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, que reunió a más de 200 personas en Andoain, era conocido. La existencia de este acto, que había sido convocado con varios días de antelación, llevó a dirigentes del PP vasco a acudir el domingo a este municipio guipuzcoano para protestar contra el mismo portando fotografías de Pagazaurtundua. En todo caso, nadie había pedido su suspensión en los tribunales. La hermana de la víctima de ETA, la eurodiputada de UPYD Maite Pagazaurtundua, el PP y el PSE habían exigido públicamente a la alcaldesa, Ane Carrere (EH Bildu), que no permitiera el acto, pero no se había recurrido a la Justicia. Ahora, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha incoado diligencias de investigación en relación al acto, organizado por la iniciativa Kalera Kalera, por si fuera constitutivo de un delito de enaltecimiento del terrorismo. La Delegación del Gobierno en el País Vasco ha anunciado este lunes que va a remitir a la Fiscalía un informe, al entender que el homenaje supuso “una humillación” para las víctimas, según ha afirmado el delegado del Ejecutivo en esta comunidad, Javier de Andrés.

A este homenaje también se ha referido el lendakari, Iñigo Urkullu, a preguntas de los periodista para rechazar “de plano cualquier tipo de acto que pueda ser ofensivo para las víctimas”. El presidente vasco, en todo caso, ha eludido criticar al PP por concentrarse ante los asistentes al 'ongi etorri', en contraste con el discurso de la presidenta del PNV en Vizcaya, Itxaso Atutxa, que ha acusado a los populares de “retrotraerse al pasado” para “sacar réditos políticos y electorales” ante este tipo de cuestiones. Ante estas acusaciones, la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, ha replicado que es "preocupante" que la formación nacionalista "solo tenga palabras de crítica para quienes sacan los colores a asesinos orgullosos de serlo".

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios