también plantea que las regiones sean "sujetos activos"

Urkullu pide a la UE que regule las consultas soberanistas y acoja a los 'nuevos estados'

El Gobierno vasco remitirá a Juncker un documento encaminado al reconocimiento de Europa a las pretensiones soberanistas de las regiones y del que se han desmarcado los consejeros socialistas

Foto: Urkullu y Juncker posan antes de su reunión en la sede de la CE en Bruselas en mayo del pasado año. (EFE)
Urkullu y Juncker posan antes de su reunión en la sede de la CE en Bruselas en mayo del pasado año. (EFE)

El Gobierno vasco plantea incorporar a la normativa de la Unión Europea una Directiva de Claridad que regule la celebración de consultas soberanistas por parte de las regiones, así como que se garantice la permanencia en la UE de todos aquellos estados que “resulten de un eventual proceso de secesión”.

Estas dos propuestas encaminadas a que la UE preste cobertura legal a los deseos soberanistas de las regiones se incluyen en un documento que ha aprobado el Ejecutivo de Iñigo Urkullu y del que se han desmarcado los consejeros del PSE, socio de gobierno del PNV, en varios puntos concretos relativos al modelo político que dibuja para Europa, con este reconocimiento a las pretensiones de las regiones soberanistas. Bajo el título ‘Visión sobre el futuro de Europa’, el texto recoge en seis bloques diferentes las propuestas del Gobierno de Vitoria para conformar la Europa social, competitiva, económico-monetaria, abierta y solidaria, sostenible y política del futuro.

Los tres consejeros del PSE han mostrado su disconformidad con tres de los 22 puntos que se proponen para el nuevo modelo político de la UE

El documento, que será remitido al presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, con quien Urkullu se reunió en mayo del pasado año en Bruselas, fue aprobado el pasado martes en Consejo de Gobierno, si bien no se ha dado a conocer hasta hoy en una comparecencia del lehendakari en la sede de la Presidencia del Ejecutivo autonómico, en Vitoria, con la que se ha querido dotar de solemnidad al acto. El presidente vasco no ha mencionado en su intervención las “objeciones” planteadas por su socio de gobierno y las ha reconocido posteriormente al ser interpelado por los periodistas por la postura de los tres consejeros socialistas en el Consejo de Gobierno.

El modelo político que el Gobierno de Urkullu proyecta para Europa recoge un total de 22 propuestas, de las que tres generan controversia, con los consejeros del PSE disconformes con su contenido. No hubo votación en el Consejo de Gobierno del pasado martes pero los tres representantes del PSE -Alfredo Retortillo, Iñaki Arriola y María Jesús San José- hicieron constar en acta su oposición a estos tres puntos. Los socialistas discrepan del apartado que plantea la posibilidad de “crear una institución donde participen las regiones constitucionales y que propicie que éstas pasen a ser verdaderos sujetos activos de la UE, con participación plena en el diseño de las políticas comunitarias y en los procesos de toma de decisión”.

Urkullu plantea "habilitar un procedimiento simplificado que garantice la permanencia en la UE de un nuevo Estado resultante de un eventual proceso de secesión"

La disconformidad del PSE también alcanza a otros dos puntos encaminados a lograr que las actuaciones de las regiones con aspiraciones soberanistas cuenten con el aval europeo. El texto plantea la “incorporación a la normativa de la UE de una Directiva de Claridad que oriente sobre cauces para que las comunidades políticas que hayan expresado mediante decisión clara y expresa de sus instituciones parlamentarias de autogobierno su voluntad de decidir sobre su estatus de soberanía, cosoberanía o interdependencia con respecto al Estado miembro de la UE al que pertenezca, así como, en su caso, su pertenencia a la UE si el Estado miembro decidiera dejar de serlo en la UE, puedan de manera legal y pactada y con garantías con el Estado al que pertenecieran consultar a la ciudadanía sobre su futuro”.

Asimismo, el documento propone “habilitar un procedimiento simplificado que garantice la permanencia en la Unión de un nuevo Estado resultante de un eventual proceso de secesión llevado a cabo de acuerdo con los cauces previstos en la mencionada Directiva de Claridad, siempre y cuando el nuevo Estado manifestara su voluntad de pertenecer a la UE”. La inclusión en Europa como miembro de pleno derecho es una de las reivindicaciones que demanda el independentismo catalán desde el Govern, que ha buscado en vano el apoyo de Europa a un hipotético ingreso en la UE dentro del desafío soberanista con el Estado para lograr su secesión.

Pesa a las discrepancias que existen sobre el contenido del documento con su socio de gobierno, y que afectan al fondo de la cuestión, Urkullu ha querido restar trascendencia a este hecho. Según ha afirmado, las diferencias en torno al “alcance y proyección” del autogobierno “son ya conocidas” y ha incidido en que “la filosofía y el contenido esencial” del planteamiento sobre Europa es "compartido" por las dos fuerzas que integran el Ejecutivo autonómico. Por ello, ha negado que haya "problema" alguno y ha reclamado que el contenido del documento se acoja con "absoluta normalidad".

La propuesta para que Europa avale la celebración de consultas soberanistas llega después de que el PNV haya planteado que el nuevo Estatuto del País Vasco reconozca como principio el “derecho a decidir” del pueblo vasco. Este planteamiento se recoge en el documento presentado en la ponencia sobre autogobierno creada en el Parlamento Vasco para abordar la reforma del texto estatutario vasco durante esta legislatura. La formación de Urkullu no recoge en su propuesta la celebración de un referéndum soberanista para dar cauce a este “ejercicio del derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia”, que, en todo caso, según sostiene, debe ser “pactado” y dentro de una vía de “no ruptura” con el Estado Este documento también cuenta con el rechazo de su socio de gobierno, que ve un intento del PNV de reeditar el fracasado plan soberanista del exlehendakari Juan José Ibarretxe. La pretensión ‘jeltzale’ es someter el nuevo documento que, en su caso, se alumbre en el Parlamento Vasco a una "consulta habilitante" por parte de la ciudadanía antes de su remisión a las Cortes.

La defensa de una Europa "federal" se plasma como eje estructural en el documento que recibirá Juncker. "Como defendió Jacques Delors en 1992, el enfoque federal es el único que puede conjugar la interrelación entre los niveles europeo, estatal y regional", refleja el texto, que en su 33 páginas también incluye un capítulo para abordar la "posición" del País Vasco en la UE. Urkullu defiende que el modelo federal inspirará "una genuina gobernanza multinivel" que "traerá consigo la estabilidad necesaria" y "aumentará el grado de eficiencia de las políticas públicas". Y es dentro de este "esquema multinivel" donde el lehendakari inserta este planteamiento de que "las regiones constitucionales pasarían a ser verdaderos sujetos activos de la UE, participando plenamente en el diseño de las políticas comunitarias (de conformidad con sus competencias), en los procesos de toma de decisión que les correspondiera y teniendo acceso de pleno derecho al Tribunal de Justicia de la UE",

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios