se reunirá con el primer ministro

Urkullu inicia un viaje a Quebec, un modelo de "consulta legal", en plena crisis catalana

El lehendakari busca estrechar “lazos políticos, históricos y culturales” con esta región canadiense, en la que se mira el Gobierno vasco por “conciliar los principios de la legalidad y democracia”

Foto: Urkullu, este lunes durante su visita al Centro para la Prevención de la Radicalización que conduce a la Violencia de Montreal. (EC)
Urkullu, este lunes durante su visita al Centro para la Prevención de la Radicalización que conduce a la Violencia de Montreal. (EC)

El destino no deja de ser curioso. El mismo día que el ya expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, viajaba en secreto a Bélgica tras ser destituido como líder del Govern por su desafío soberanista para dar los primeros pasos hacia una posible petición de asilo en este país, el lehendakari Iñigo Urkullu iniciaba un viaje oficial a Quebec, región que representa un modelo a seguir para el PNV por ser un ejemplo de “consulta legal y pactada”.

El motivo de esta salida, cerrada desde hace semanas, es estrechar “lazos políticos, históricos y culturales” con esta región canadiense. Pero más allá de lo que establece la agenda oficial, este viaje cobra gran trascendencia política por producirse en plena crisis catalana, con el Govern destituido por el Estado en aplicación del artículo 155 de la Constitución por llevar hasta el límite un ‘procés’ con el que el Ejecutivo de Urkullu siempre ha marcado distancias. De hecho, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, no dudó en recomendar a Puigdemont la convocatoria de elecciones anticipadas antes de que culminara su desafío al Estado con la declaración unilateral de independencia (DUI) del Parlament.

El primer ministro de Quebec ha eludido "interferir" en el debate político en España y se ha limitado a pedir "diálogo democrático" en línea con Urkullu

La agenda del presidente vasco incluye una reunión con el primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, que estará marcado por el ‘conflicto catalán’. De forma pública, el líder de esta región canadiense, que ha rechazado en dos ocasiones su soberanía en sendos referéndums celebrados en 1980 y 1995, ha eludido “interferir” en el debate político en España y Cataluña para limitarse a pedir “diálogo democrático”. Un discurso en línea con el que abandera Urkullu, que, si bien se muestra crítico con la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy, ha insistido una y otra vez durante estas últimas semanas, a raíz de la celebración del referéndum ilegal del 1-O, en el diálogo para alcanzar una solución pactada que no ha llegado. El lehendakari, que medió entre ambas partes para evitar la DUI, sigue apelando al diálogo con las elecciones catalanas del 21 de diciembre en el horizonte al defender que la cuestión catalana no se va a solucionar en las urnas.

No han faltado las alusiones a la situación de Cataluña en la primera jornada del viaje oficial. Urkullu ha mostrado su “preocupación” por la “falta de realismo en el reconocimiento del problema” catalán, la “judicialización de la política” y las “consecuencias en la gestión de las emociones”. En el actual escenario, el lehendakari ha opinado que “sería bueno” que todas las formaciones políticas se puedan presentar a los próximos comicios. Asimismo, ha destacado la necesidad "real" de "distensión" ante el actual panorama político, por lo que ha vuelto a apelar al diálogo y la negociación. "Son principios que son hoy más necesarios que nunca si cabe", ha dicho.

"El modelo Quebec es una experiencia útil para el País Vasco. Permite desbloquear el debate sobre soberanía desde el compromiso de bilateralidad"

La agenda de la primera jornada ha incluido una conferencia en el Consejo de Relaciones Internacionales de Montreal (CORIM), en la que Urkullu ha abordado a cuestión de "las naciones sin Estado en el marco europeo". Ante medio centenar de representantes institucionales, políticos y económicos de Quebec, el lehendakari ha reivindicado "el reconocimiento de Euskadi como nación dentro del Estado español y de la UE". A este respecto, se ha mostrado "convencido" de que "más tarde o más temprano" la Unión Europea deberá abordar una 'Directiva sobre Claridad' para dar respuesta a las aspiraciones de las diversas naciones que la conforman e integran".

Urkullu no ha pasado por alto en su discurso los modelos de Escocia-Reino Unido y de Quebec-Canadá, con grandes alabanzas hacia este último, ya que constituye un "modelo especialmente valioso” por "integrar el diálogo, el principio de legalidad, el principio de democrático y la negociación bilateral". Por ello, ha apostado por aplicar esta fórmula en el País Vasco. “En Cataluña o en el País Vasco nos encontramos ante un problema político que necesita una respuesta política. El marco legal, o su interpretación, deben poder adaptarse a la realidad social del tiempo en que ha de ser aplicado. Reitero que el modelo Quebec-Canadá es una experiencia útil para el País Vasco. Permite desbloquear el debate sobre soberanía mediante el compromiso de bilateralidad", ha señalado quien aspira "al reconocimiento de la realidad nacional propia y la asunción de la plurinacionalidad del Estado Español".

Quebec y Escocia son los dos modelos en los que se mira el PNV por “conciliar los principios de la legalidad y democracia”. La intención del lehendakari es seguir sus pasos y poder celebrar a lo largo de esta legislatura un referéndum soberanista en el País Vasco tras un acuerdo previo con el Gobierno español, una fórmula que rechaza la izquierda 'abertzale’, que arremete contra la 'sumisión' de Urkullu a Rajoy y apuesta por seguir el camino catalán. La ‘hoja de ruta’ de Urkullu se sustancia en la ponencia de Autogobierno creada en el Parlamento Vasco para tratar de consensuar una propuesta a trasladar al Estado, si bien el presidente vasco cuenta con un plan B y no descarta presentar su propio planteamiento en caso de que este foro ralentice sus trabajos.

La intención del lehendakari es poder celebrar a lo largo de esta legislatura un referéndum soberanista tras un acuerdo previo con el Gobierno español

Más allá de ser un referente político de primera magnitud para el nacionalismo vasco, Quebec representa para el Gobierno vasco un “socio prioritario” por su potencialidad económica y su “protección” de la diversidad cultural y lingüística. Así lo identifica la Estrategia Marco de Internacionalización Euskadi-Basque Country 2020, que no obvia los “lazos” que “unen” a ambas regiones para estrechar vínculos. De hecho, se pretende incorporar a Québec en la red de “socios estratégicos” del País Vasco.

Urkullu y Couillard firmarán un Memorando de Entendimiento para afianzar las relaciones institucionales entre el País Vasco y Quebec que den cauce al “escenario de oportunidades” que representan ambas regiones. En este sentido también se suscribirán acuerdos en materia cultural. La agenda del lehendakari incluye diferentes entrevistas durante los cinco días de estancia oficial y que le llevará a visitar Ottawa, Montreal y Québec. Así, se reunirá con el presidente de la Asamblea Nacional de Quebec, Jacques Chagnon, el jefe de la oposición, Jean François Lisée, del Partido Quebecois, y el responsable internacional Segunda Oposición, Benoit Charette (Coalición Avenir Quebec), así como con miembros del Parlamento de Quebec o la viceprimer ministra y ministra de Economía, Innovación y Ciencia, Dominique Anglade.

El primer día del viaje oficial ha incluido una visita de Urkullu al Centro para la Prevención de la Radicalización que conduce a la Violencia de Montreal, donde el lehendakari ha adelantado algunas de las líneas de actuación del plan contra el terrorismo internacional de pretexto religioso que será presentado en las próximas fechas: cohesión social e integración intercultural e interreligiosa, seguridad y actuación policial preventiva y de respuesta, prevención socio-educativa de la radicalización violenta y posicionamiento político interno e internacional. Asimismo, Urkullu ha mantenido una reunión con el ministro de Inmigración, Diversidad e Inclusión del Gobierno de Quebec, David Heurtel, para conocer de primera mano unas políticas que son “referencias mundiales” en su ámbito.

El viaje a Quebec constituye la quinta salida al exterior que acomete el lehendakari en lo que va de legislatura después de sus estancias en Roma, Auschwitz, Bruselas y Bogota. En este viaje, que también incluye un encuentro con la comunidad vasca en Montreal, el presidente vasco está acompañado por la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y la secretaria de Acción Exterior, Marian Elorza.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios