ELECCIONES PAÍS VASCO 2016

Rivera culpa del fiasco a los "personalismos" pero no aclara si rompe con Rajoy

El líder de Ciudadanos ha pasado de olvidar el País Vasco en períodos electorales a volcarse esta campaña dada la trascendencia de los comicios para la gobernabilidad de España

Foto: Albert Rivera en Vitoria arropando la candidatura de Nicolás de Miguel a lehendakari. (EFE)
Albert Rivera en Vitoria arropando la candidatura de Nicolás de Miguel a lehendakari. (EFE)

La trascendencia que han adquirido los comicios vascos tras la fallida investidura de Mariano Rajoy de este viernes va a hacer que los partidos desembarquen en Euskadi con sus capitanes a la cabeza para tratar de pescar unos votos que podrían ser fundamentales para desbloquear la inamovible situación política española. Y en este escenario en el que está en juego el gobierno del Estado como trasfondo, los líderes de Ciudadanos han asumido que deben quemar kilómetros en Euskadi para ganar peso político en un territorio que hasta ahora ha sido secundario para la dirección de la formación naranja.

Y el cambio de actitud, al menos de cara a la cita del 25-S, es radical. Su líder, Albert Rivera, va a pasar de apenas pisar Euskadi en perÍodo electoral a quemar rueda por tierras vascas los próximos días. El presidente de Ciudadanos va a tener una importante presencia en Euskadi con una agenda que de momento incluye, al menos, cuatro participaciones en actos políticos. Esta actitud contrasta con la que ha venido manteniendo Rivera hasta ahora con Euskadi en cada cita electoral. Su única visita tuvo lugar con motivo de las elecciones generales del 20-D con un mitin en un hotel de Bilbao a las puertas de la cita con las urnas. Ni en las elecciones municipales y forales de 2015, cuando el partido se sometía a su primer examen de importancia en el País Vasco (su estreno electoral en Euskadi fueron las Europeas del año anterior), ni en la pasada campaña del 26-J el líder de Ciudadanos pisó tierras vascas. Euskadi fue una de las tres comunidades que Rivera no pisó en las últimas generales, junto a La Rioja y Navarra.

Pero ahora todo es diferente y Euskadi ha adquirido una gran trascendencia para Ciudadanos por la situación política que se vive en Madrid. La formación naranja no oculta que esta fuerte presencia de Rivera en Euskadi se debe a que las elecciones vascas llegan en un “momento muy importante” en el conjunto de España. En este contexto, considera que es fundamental crecer en Euskadi, donde su presencia institucional es insignificante, con apenas un juntero en el Parlamento de Álava y dos concejales en este territorio. Pese a ello, Ciudadanos aspira a tener hueco en el tablero político vasco, donde las encuestas auguran que serán necesarios pactos para designar al nuevo inquilino de Ajuria Enea.

Ni en las elecciones municipales y forales de 2015, ni en la pasada campaña de las elecciones generales del 26-J el líder de Ciudadanos pisó tierras vascas
El mayor éxito electoral de Ciudadanos en Euskadi tuvo lugar en las generales del 20-D, curiosamente las únicas que suscitaron el interés presencial de Rivera, cuando atrajo al 4,14% del electorado y obtuvo más de 50.000 votos, si bien este apoyo le fue insuficiente para conseguir algún escaño en el Congreso. En la última cita electoral, la formación naranja truncó la línea ascendente que mantenía en el País Vasco y perdió 10.000 votos (40.740 en total).

"Ya basta de bloquear, Sánchez y Rajoy"

Tras la fallida investidura de Rajoy, Rivera ha rechazado cualquier responsabilidad de su partido ante la celebración de unas terceras elecciones generales.  “Ciudadanos ha hecho todo y más de lo que está por hacer”, ha esgrimido para achacar toda la culpa al PP y al PSOE. “Ya basta de bloquear este país, señor Sánchez y Rajoy”, ha aseverado con contundencia. A ellos les ha pedido “un esfuerzo de diálogo” porque “no pueden abstenerse de llegar a acuerdos” en una España que no entendería una nueva cita con las urnas. “No se han equivocado los españoles, se equivocan Rajoy y Sánchez por no permitir llegar a acuerdos”, ha remarcado. Por su parte, se ha comprometido a “apoyar el desbloqueo de este país si alguien viene con las 150 reformas de Ciudadanos y con apoyo suficiente para su investidura”, si bien no se ha pronunciado sobre si su partido da por roto el respaldo comprometido al líder del PP tras la sesión de este viernes en el Congreso.

Ante la amenaza de unas terceras elecciones, Rivera ha asegurado que su partido hará "todo" para que no se llegue a esta situación  que "no es creíble", si bien no ha querido profundizar más a que se refería con ese "todo" que abre las especulaciones. De este modo, no se ha pronunciado sobre si su partido facilitaría con su abstención un intento de Pedro Sánchez por conformar el 'Gobierno del cambio'.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera,durante el acto político celebrado en Vitoria. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera,durante el acto político celebrado en Vitoria. (EFE)

Ahora, para recuperar la tendencia alcista que le permita ganar peso político, Rivera ha adoptado el compromiso de consumir gasolina en Euskadi con una agenda que incluye de momento cuatro paradas dentro de una caravana electoral que también le llevará a visitar a diferentes empresas vascas, según el calendario que maneja la formación naranja. Y su primera presencia ha sido muy simbólica, hoy en Vitoria, que ha sido la ciudad elegida por Rivera para su primera salida, su primera intervención pública tras la fallida investidura de Rajoy en la tarde-noche del viernes.

En este significativo estreno, el líder de C’s ha tenido emplazamientos para todos los partidos con vistas a superar la situación de ingobernabilidad que existe en España, incluido al PNV. En este escenario de bloqueo que atribuye a “los personalismos”, Rivera ha exigido al PSOE que “salga del no y se ponga a trabajar”, y ha demandado al PP que “ceda, negocie y se pregunte qué necesita para conseguir, después de ganar las elecciones, gobernar con una mayoría estable”. Por su parte, a la formación nacionalista le ha reclamado que escoja entre “seguir los pasos de Bildu y los independentistas” catalanes o apostar por la “gobernabilidad y la estabilidad política” en Euskadi y España. A este respecto, ha advertido de que existe el “riesgo” de que el PNV tenga la “tentación” de copiar a Convergencia en Cataluña. “Los vascos se merecen saber si el PNV va a defender un referéndum por la independencia para separar a los vascos del resto de españoles o si van a aparcar esa dinámica perversa a lo que nos lleva Bildu o ERC y van a moderar sus políticas”, ha aseverado.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en el acto político celebrado en Vitoria. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en el acto político celebrado en Vitoria. (EFE)

Con su discurso en su primera estancia en Euskadi, que ha tenido lugar en la céntrica plaza de la Virgen Blanca, Rivera busca erigirse en la única fuerza capaz de hacer frente al desafío independentista y arrebatar este papel al PP, que ha hecho del freno a las aventuras soberanistas de PNV, EH Bildu y Podemos su 'leitmotiv' electoral. En esta pugna, Ciudadanos ve fundamental entrar en el Parlamento Vasco para que “las mayorías parlamentarias que se puedan formar no sean por la independencia o la secesión”, sino “mayorías moderadas que puedan hacer políticas para la clase media vasca sin romper, sino para reformar España”. En todo caso, la próxima Cámara de Vitoria contará con mayoría de color soberanista.

Acompañado del secretario general del partido, Matías Alonso, el presidente de Ciudadanos ha querido arropar con su presencia al candidato a lehendakari por el partido, Nicolás de Miguel, que fue el abanderado de la formación en las pasadas elecciones del 26-J, cuando el partido perdió un importante apoyo social. En todo caso, pese a la derrota de hace apenas dos meses, las expectativas en Ciudadanos son altas, ya que se ve en disposición de lograr representación en el Parlamento vasco por los tres territorios, para lo que deberá lograr un importante ascenso electoral.

Las expectativas en Ciudadanos son altas, ya que se ve en disposición de lograr representación en el Parlamento vasco por los tres territorios

Para ello, la formación naranja se volcará con todo, no sólo con su presidente. Uno de los grandes rostros del partido, la portavoz en el Parlament de Cataluña, Inés Arrimadas, que ya en otras citas electorales arropó a los candidatos del partido, tendrá un peso importante en la campaña vasca que ha ideado Ciudadanos, que también la reforzará con la presencia de otros líderes. De momento, durante la precampaña ha tenido una gran relevancia el secretario de Organización, Fran Hervías, que ha visitado el País Vasco en dos ocasiones.

Ciudadanos aspira a atraer al electorado de UPyD, que ha renunciado a presentarse a las elecciones vascas ante la falta de base social, y al votante disgustado del PP. De este modo, el ascenso de la formación en Euskadi tendría como gran perjudicado al partido de Mariano Rajoy, que también aspira a congregar a los votantes de la formación de Gorka Maneiro. De momento, en las últimas elecciones, los populares han logrado recuperar parte del electorado que se fugó para encontrar acomodo en los brazos de Rivera. De este modo, el despliegue de Ciudadanos en Euskadi juega en contra del PP, que aspira a ser clave para la conformación del próximo Gobierno vasco. De necesitar Iñigo Urkullu sus votos para ser reelegido lehendakari, los populares podrían lograr el apoyo del PNV para posibilitar la investidura de Rajoy, algo que, de momento, la formación nacionalista insiste en rechazar con contundencia.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios