Es noticia
Menú
18 años de espera: el enredo burocrático y urbanístico del nuevo ambulatorio de Comillas
  1. España
  2. Madrid
SANIDAD

18 años de espera: el enredo burocrático y urbanístico del nuevo ambulatorio de Comillas

Los vecinos del barrio de Carabanchel llevan peleando cerca de dos décadas por un nuevo equipamiento. El proyecto está contemplado en el Plan de Inversiones 2016-2019, pero no termina de arrancar

Foto: Vista del descampado donde se tiene que levantar el centro de salud. (C. V.)
Vista del descampado donde se tiene que levantar el centro de salud. (C. V.)

En medio de Comillas, uno de los siete barrios de Carabanchel, hay un terreno de arena amarilla que rodean los viandantes. Es un lugar protegido con una cerca en el que la gente no parece reparar y es el punto de mira de quienes viven cerca. Una de ellas es Emilia Pedroche (natural de Castilla La Mancha, 67 años) y aunque está jubilada, mantiene su deje de sanitaria. Por eso se inscribió en la asociación vecinal de su zona, para aportar a la sociedad; y por eso una de sus luchas es la de crear un nuevo centro de salud. Ese deseo llegó antes de ella, y ya ha cumplido la mayoría de edad: 18 años han pasado desde que comenzó una demanda a la que los vecinos no le ven fin.

El proyecto de la construcción fue aprobado por la Comunidad de Madrid en el marco del Plan de Inversiones 2016-2019 y aún no se ha materializado. A lo largo de todo este tiempo, la Asociación vecinal Parque de Comillas ha insistido por las vías posibles: ha escrito una carta al consejero de sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), a la Gerencia de Atención Primaria y al presidente de la junta de distrito, Álvaro González López (PP), según enumera la vecina. “El primero no nos ha contestado y la segunda organización nos ha dicho que la Comunidad estaba pendiente de que se cediera la parcela por parte del Ayuntamiento. Nos encontramos esa sorpresa, pensábamos que ese paso ya estaba dado”, reconoce.

La sensación que les despierta es una profunda inseguridad. Primero, por el desgaste de emplear comunicaciones ineficientes. Por ello y ante esta información, decidieron convocar una manifestación a finales de junio. “Fuimos unas setecientas personas y nos llamaron a los dos días desde las instituciones para comentarnos que el 16 de marzo de este año ya se había pasado el borrador de Convenio de Colaboración para la cesión gratuita de la titularidad de la parcela municipal”, rememora sobre el terreno situado en la calle Antonio Leyva nº 22.

A la maraña burocrática se le enreda la del espacio físico. La parcela es un descampado que podría parecer un lugar de aparcamiento —incluso lo fue antes de cerrarlo con vallas—. La rareza que percibieron los transeúntes fue una franja en la que se empezó a construir un jardín. Pedroche y el resto de residentes se acercaban para preguntar a los trabajadores. “Fueron los obreros los que nos contaron que iban a hacer este paseo. No tiene sentido que lo hagan”, opina sobre el gasto frente al recinto de albero pegado a ese nuevo oasis de plantas. Ya no queda ningún resto de una posible obra.

placeholder Vista del camino construido por el Ayuntamiento. (C. V.)
Vista del camino construido por el Ayuntamiento. (C. V.)

El Ayuntamiento, por su parte, aclara que está actuando únicamente en esos 195 metros cuadrados (de un total de 1.528), “para renaturalizar y acondicionar el acceso al colegio público Perú, que también era una acción muy demandada en el distrito y por el colegio”. Aclaran además que “en absoluto invalida la futura construcción del equipamiento”.

Respecto quién es el responsable, desde el Área de Desarrollo Urbano del organismo inciden en que la competencia en materia sanitaria es de la Comunidad de Madrid y ella es la encargada de construir esos equipamientos. En cuanto al convenio, afirman que “está en tramitación, pero la Comunidad tiene que presentar un Plan Especial para ajustar la edificabilidad de esa parcela”. Según explican, es necesario tanto para la modificación del uso pormenorizado —que pasa de educativo a sanitario—, como para el incremento de la edificabilidad de la parcela solicitada.

En definitiva, aseguran que “no se ha recibido contestación formal alguna de la Comunidad de Madrid que manifieste conformidad con el citado convenio, momento en el que se remitirá a la Asesoría e Intervención para informe”.

Foto: Mural de Salvador Dalí a base de latas recicladas. (PhotoAlquimia)

La otra parte afectada, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, añade que se ha realizado propuesta de traspaso de la parcela por el pleno del Ayuntamiento y se ha elaborado informe positivo de viabilidad de la parcela, aunque actualmente se encuentra en trámite. “El Servicio Madrileño de Salud ya ha elaborado el informe positivo de viabilidad para que, a continuación, se formalice el trámite de cesión por parte del Ayuntamiento de Madrid”, destacan.

El otro centro de la zona

Además, desde la Comunidad aclaran que antes de que se ponga en marcha un nuevo Centro de Salud, los técnicos de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria estudian las necesidades de cada zona básica de salud, “en función de su presión asistencial, la población que atienden y el crecimiento poblacional previsto. Atendiendo a todo esto se decide reforzar los dispositivos existentes o dimensionar un nuevo centro”. Además, agregan que el distrito de Carabanchel cuenta con ocho centros de salud.

Foto: Viviendas en construcción en El Cañaveral. (EFE/Chema Moya)

No obstante, Pedroche confirma el estado defectuoso del único de esos espacios de Comillas, ubicado en la calle de Eduardo Marquina: “Está en unas condiciones pésimas, no son adecuadas para los profesionales para dar la atención adecuada”. Enumera una lista: insuficientes consultas, ausencia de ventilación en pediatría —tienen que abrir la puerta para que pase el aire—, falta de una entrada en condiciones para la camilla o una salida de emergencia. “Y lo peor es que cuando esté cedido y todo listo la espera puede ser entre seis o siete años”, se queja.

Hace cinco años Pedroche se mudó al distrito y fue cuando dio el paso de unirse a la asociación y se sumó a la vieja petición de conseguir un espacio digno para los habitantes y sanitarios. “Vamos a insistir a la Comunidad, queremos saber qué está pasando con el borrador”, anuncia. “Es un objetivo libre de ideologías, estamos todos en esta lucha”.

En medio de Comillas, uno de los siete barrios de Carabanchel, hay un terreno de arena amarilla que rodean los viandantes. Es un lugar protegido con una cerca en el que la gente no parece reparar y es el punto de mira de quienes viven cerca. Una de ellas es Emilia Pedroche (natural de Castilla La Mancha, 67 años) y aunque está jubilada, mantiene su deje de sanitaria. Por eso se inscribió en la asociación vecinal de su zona, para aportar a la sociedad; y por eso una de sus luchas es la de crear un nuevo centro de salud. Ese deseo llegó antes de ella, y ya ha cumplido la mayoría de edad: 18 años han pasado desde que comenzó una demanda a la que los vecinos no le ven fin.

Ayuntamiento de Madrid Protesta social Médicos