Es noticia
Menú
La jugada administrativa con la que Almeida agilizará la tramitación de la City financiera
  1. España
  2. Madrid
debate del estado de la ciudad

La jugada administrativa con la que Almeida agilizará la tramitación de la City financiera

Con la creación del nuevo distrito 22, el alcalde blindará el corazón de la Operación Chamartín habilitando una especie de ventanilla única para los trámites de este desarrollo urbanístico

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, en el debate sobre el estado de la ciudad. (EFE/Javier Lizón)
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, en el debate sobre el estado de la ciudad. (EFE/Javier Lizón)

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha presentado este martes en el debate del estado de ciudad lo que los madrileños llevaban escuchando durante años. No es la primera vez que el discurso de que Madrid quiere asemejarse a la City de Londres resuena en las campañas electorales y los equipos de Gobierno de la capital. Esta vez, en cambio, Almeida ha propuesto un trámite administrativo para agilizar el proceso. Crear una nueva Junta Municipal, el distrito 22 de la ciudad, que abarque el espacio entre las Cinco Torres y Madrid Nuevo Norte hasta la M30, enfocada en gestionar los asuntos de la City.

Foto: Alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (EFE/Javier Lizón)

Con la decisión de crear un nuevo distrito, el primer edil sienta las bases que permitirán agilizar toda la tramitación administrativa de la Operación Chamartín, el desarrollo urbanístico más importante de Europa, que ha sido rebautizado como Madrid Nuevo Norte (MNN). “Se llevará a cabo una demarcación administrativa que nos va a permitir individualizar y singularizar los servicios públicos que habrá qué prestar en este servicio financiero”, ha explicado el alcalde en el pleno.

En esencia, lo que ha hecho Martínez-Almeida al anunciar la creación de un nuevo distrito es habilitar una especie de ventanilla única para la tramitación de los dos ámbitos de MNN que quedan al sur de la M-30 -Estación de Chamartín y distrito de negocios- y que conectarán al otro lado del Paseo de la Castellana con las Cinco Torres, configurando así una nueva City madrileña.

placeholder Maqueta definitiva del Distrito Castellana Norte. (DCN)
Maqueta definitiva del Distrito Castellana Norte. (DCN)

Actualmente, todos estos terrenos se reparten entre los distritos de Chamartín y Tetuán división que desaparecerá al quedar todo centralizado en un único distrito que, además, estará dedicado en exclusiva a este nuevo desarrollo, lo que permitirá reducir burocracias y ganar agilidad de cara a todo el trabajo administrativo que tiene por delante MNN.

La “gran medida estrella” de Almeida en su último intento de ensalzar su imagen de cara a las elecciones se presenta con la creación de esta nueva Junta Municipal –que será probablemente la más pequeña de toda la ciudad, aunque por el momento esos puestos lo ocupan Barajas y el Cañaveral–, para concentrar los intereses y aspiraciones financieras de la capital. El calendario con el que se está trabajando actualmente es que la aprobación definitiva a la modificación del Plan General de Madrid llegará a principios de la próxima legislatura, ya que a pesar del acuerdo político que existe en torno a la Operación Chamartín, diferentes recursos han vuelto a judicializar su avance.

Fuentes de la alcaldía aseguran que se pretende alzar Madrid en su “posicionamiento internacional”, siguiendo la línea de las palabras del alcalde, donde ahondaba en la intención de “atraer inversiones extranjeras”. Una vez sea aprobada esta división, se comenzará a trabajar “en una ciudad administrativa” y “en la construcción del proyecto y la marca”.

La puesta en marcha de una nueva Junta Municipal es un proceso jurídicamente factible y sencillo. No son necesarios un mínimo de servicios para que la creación del distrito salga adelante. Sin embargo, “en caso de necesitar llevar a cabo una modificación urbanística, como habilitar más suelo para oficinas, torres más altas o aumentar espacios públicos, es necesaria también la aprobación de la Comunidad de Madrid”, apunta el jurista especializado en urbanismo Ignacio Rodríguez de la Riva.

En este caso, la última luz verde de la Comunidad de Madrid sí será requerida, y será entonces cuando los promotores podrán empezar a solicitar licencias de obras, constituir juntas de compensación, presentar todo tipo de proyectos y propuestas, etcétera. Cuando llegue ese momento, se corre el riesgo de que todo vuelva a dilatarse, por ejemplo, por pequeños propietarios de suelo a los que interese seguir retrasando el desarrollo porque no pueden hacer frente a las derramas necesarias para abordar todos los trabajos de urbanización.

Foto: Imagen del proyecto presentado.

Esta amenaza es especialmente relevante en los dos ámbitos al norte de la M-30 (Fuencarral-El Pardo y Malmea-San Roque-Tres Olivos), pero prácticamente inexistente en los afectados por el nuevo distrito 22, ya que los terrenos correspondientes a la Estación de Chamartín son 100% propiedad de Distrito Castellana Norte, sociedad controlada por BBVA, Merlin Properties y Grupo San José; mientras que en el ámbito del distrito de negocios controla en torno al 80% junto a entidades públicas como EMT, Edif, Renfe y Sareb.

El Centro de Negocios de Chamartín –ubicado entre las Cinco Torres y la Estación de Chamartín– suma una edificabilidad de 1,3 millones de metros cuadrados, de los cuales la mayoría serán destinados a oficinas (987.000 metros cuadrados), una pequeña parte a comercios (53.000 metros cuadrados) y los 260.000 restantes a viviendas. Un 20% de esta edificabilidad residencial destinada a viviendas con algún tipo de protección y, además, las cesiones del suelo obligatorias (otro 10%) irán destinadas a vivienda pública.

Foto: Ayuso en la presentación de actuaciones proyectadas en Madrid Nuevo Norte. (EFE/Comunidad de Madrid)

Al tener ya las mayorías garantizadas, la principal amenaza de ralentización del proyecto está en la tramitación administrativa, de ahí la relevancia del nuevo distrito 22. El espejo en el que puede mirarse esta nueva unidad es el 22@ de Barcelona, desarrollo urbanístico para el que también se creó una ventanilla única y que se ha convertido en el gran receptor de inversiones de la Ciudad Condal, capaz de desafiar, incluso, a los miedos y abandonos surgidos tras el desafío independentista.

El equipo de gobierno aseguran que con la creación de esa nueva Junta Municipal, el distrito dispondrá de “un concejal propio dedicado exclusivamente a ello”. Desde la oposición también mantienen sus dudas respecto al proyecto “financiero” y administrativo y en las repercusiones que este pueda tener para los vecinos de la zona. “Un distrito tiene las competencias que tiene y gestiona un presupuesto muy reducido”, señala Inma López, concejala del PSOE en Madrid. “En la City de Londres se terminó expulsando a todos los vecinos. Ya que vamos 20 años tarde, se necesita un plan estratégico más allá de la creación de un nuevo distrito”. Por su parte, la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, plantea que el anuncio del alcalde no es más que “humo” y que “cada campaña electoral dicen que vamos a superar a la City de Londres y el distrito financiero ni siquiera se ha empezado a construir”.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha presentado este martes en el debate del estado de ciudad lo que los madrileños llevaban escuchando durante años. No es la primera vez que el discurso de que Madrid quiere asemejarse a la City de Londres resuena en las campañas electorales y los equipos de Gobierno de la capital. Esta vez, en cambio, Almeida ha propuesto un trámite administrativo para agilizar el proceso. Crear una nueva Junta Municipal, el distrito 22 de la ciudad, que abarque el espacio entre las Cinco Torres y Madrid Nuevo Norte hasta la M30, enfocada en gestionar los asuntos de la City.

Madrid Ayuntamiento de Madrid