Es noticia
Menú
La avería en Cercanías Madrid enfurece a los viajeros: "El transporte público funciona fatal"
  1. España
  2. Madrid
"es un caos"

La avería en Cercanías Madrid enfurece a los viajeros: "El transporte público funciona fatal"

Renfe recomienda a los viajeros de Cercanías de Madrid que tomen transporte alternativo para llegar a su lugar de trabajo o estudios

Foto: Cercanías en la estación de Atocha. (EFE/Victor Lerena)
Cercanías en la estación de Atocha. (EFE/Victor Lerena)

"Por una avería de señalización en la estación de Chamartín se verá afectado el servicio de Cercanías de Madrid, pudiendo sufrir los trenes fuertes demoras. Rogamos que disculpen las molestias". Lo dicen los altavoces de Renfe de Sol y una mujer responde: "¿Cuánto tiempo es eso?". María Reis se pasea por el andén casi en círculos mientras espera. Lleva desde las nueve y cuarto y ya han pasado 30 minutos que un lunes, a hora punta, le son valiosísimos.

“Funciona fatal. Te tienen en ascuas, si al menos te dijeran cuánto falta te buscarías la vida por otro lado”, se queja la portuguesa de 63 años. Todos los lunes hace el mismo recorrido para llegar a Alcobendas, donde trabaja en el servicio doméstico. “El transporte público funciona fatal, si no es por una cosa, es por otra”, apuntala, pendiente de los carteles que se modifican constantemente. “En cualquier momento puede anularse, es un caos”.

Foto: Uno de los trenes de Cercanías Renfe.

En su caso, puede entrar más tarde, aunque le afecta a su vida personal; ya el día se le retrasa. Es una de las afectadas de la avería en el 'software' o sistema informático del enclavamiento de Chamartín, causada por las obras que se realizan. Desde primera hora, este imprevisto afecta a casi todas las líneas de Cercanías de Madrid, así como a trenes de media y larga distancia de ancho convencional.

Un señor se acerca a la puerta desde dentro del vagón, le hace gestos a uno de los trabajadores para que se acerque. Se llama Jesús y está muy enfadado: “No es solo la Renfe, la línea 8 también está cortada. A mí que no me venga con que funciona bien”. Incide en que “siempre pasa algo”: “La semana pasada, una huelga; esta, una avería, ¿la que viene, qué?”. El encargado, por su parte, no es capaz de responderle cuándo arrancará el vehículo, lo que enciende más a los afectados.

Para Jesús, a esta dificultad se le suma la ineficiencia que ha percibido con la crisis del coronavirus. “El transporte va muchas veces hasta arriba de gente, a reventar. Es una vergüenza”. Lourdes Pirzuela, de 57 años, lo secunda: “Por megafonía muy bien, pero la distancia en la práctica no se cumple”.

"Todos los días hay retrasos"

Viaja cada jornada de Parla a Sol, porque trabaja en el Primark de Gran Vía, y asegura que estas dificultades no son aisladas: “Todos los días hay retrasos, nunca sale a su hora, no hay manera. Además, con la pandemia en los fines de semana y con los trenes cortos nos aglomeramos muchísimo”. Su indignación se acrecienta cuando recuerda lo que paga: “Me vale casi 60 euros al mes solo la ida y la vuelta. No anda barato para que jueguen con nosotros de esa manera”.

En la estación resuenan constantemente mensajes que avisan de los contratiempos y de que, quien tenga que llegar a El Escorial o a Aranjuez, tiene que hacer transbordo en Atocha. Por todo esto, Renfe recomienda a los viajeros de Cercanías de Madrid que tomen transporte alternativo para llegar a su lugar de trabajo o estudios.

Foto: Foto: EFE/Sergio Pérez.

María Enkerlin, que mira los paneles con preocupación, tiene pocas opciones. Ha de llegar a la Universidad Pontificia Comillas lo antes posible, porque tiene una presentación y un examen. “Solo hay un tren y un bus para llegar allí. Dependo del transporte público. Si falla el Cercanías no tengo muchas más opciones”, reconoce, ya con resignación.

La estudiante de 19 años de Relaciones Internacionales y Global Communication se ha acostumbrado a los desbarajustes. “Lo de no poder llegar a clases me pasa al menos cada dos meses”. Vive en Argüelles y a diario sufre trabas rutinarias para llegar a Cantoblanco. “Sobre todo para volver: pasan cada 20 minutos o cada 17, entonces, si coincide con el segundo caso y llegas tres minutos tarde, ya tienes que coger el siguiente. Es muy frustrante porque acabas esperando 40 o 50 minutos”.

La otra opción que tiene es ir a Plaza Castilla. “Pero ese bus pasa cuando le da la gana, entonces yo pruebo mejor en tren. Luego muchas veces llegas a Chamartín, ves que no avanza y te tienes que buscar la vida”, cuenta. A las 10.30 de la mañana algunos trenes pasan con más asiduidad, cada cinco minutos. Aun así, el panel aún reza la frase “sin servicio”, lo que crea incertidumbre. “Justo falla el peor día, cuando llueve, tienes examen y todo”, concluye Enkerlin.

Indignación en redes sociales

Twitter se ha convertido en un hervidero de comentarios al respecto, que van desde el enfado a un 'mejor reír por no llorar'. Usuarios como @pablocm13_ reconocen que han tardado "casi dos horas para llegar a Atocha desde Coslada". O @Beatriz_efe, que reconoce bastante desanimada que “es lunes. Llueve a cántaros. He dormido poquísimo. Hay una avería en cercanías y no sé cuando llegaré a la oficina”.

Por su parte, @jm08_msc afirma que “hoy hay que llegar puntual a la uni y justo se jode el sistema informático de casi todo cercanías es que jdjsjdjfhjjd”. Algo que también ha sufrido en sus carnes @sepren_dio: “El jodío cercanías se para 30 min en cada parada por el retraso. ¡Ahhhhh! Pero cuando venía corriendo como desalmado por las escaleras el hijo puta se puso de 0 a 100 en 2 segs”. Fue el caso de @CiervoCierverus: “17 min para que llegue el tren y 15 parados en la siguiente parada. Otro triunfo de Cercanías Madrid. Y aún no ha arrancado el tren”, reconoce exasperado.

Otros usuarios de Cercanías, como @corucchio, también se han tomado lo sucedido con ironía: “Lluvia, huelga del transporte y avería de casi todas las líneas de cercanías. La tormenta perfecta en Madrid. Y el Real Madrid arrasado por el Barcelona”. En este mismo sentido, @jorofu13 afirma: “Llego de vacaciones desde Bélgica y… el Madrid palmó contra el Barça, está lloviendo, avería de Cercanías en Atocha, mascarilla en interiores otra vez… Wellcome to Spain”. Incluso los hay que esta situación está poniendo a prueba su paciencia. Es el caso de @christ_hates_u, que asegura que “la avería del cercanías me está pidiendo que vuelva a fumar”.

"Por una avería de señalización en la estación de Chamartín se verá afectado el servicio de Cercanías de Madrid, pudiendo sufrir los trenes fuertes demoras. Rogamos que disculpen las molestias". Lo dicen los altavoces de Renfe de Sol y una mujer responde: "¿Cuánto tiempo es eso?". María Reis se pasea por el andén casi en círculos mientras espera. Lleva desde las nueve y cuarto y ya han pasado 30 minutos que un lunes, a hora punta, le son valiosísimos.

Transporte Renfe Gran Vía
El redactor recomienda