Es noticia
Menú
'Edificio España', la novela negra de las luces y sombras del Madrid tardofranquista
  1. España
  2. Madrid
libros

'Edificio España', la novela negra de las luces y sombras del Madrid tardofranquista

Ignacio Marín debuta con un trabajo dinámico, inquieto y muy crítico con lo que se nos ha legado. Un texto que ahonda en la problemática obrera y social que construyó el estado del bienestar que existe hoy día

Foto: Portada de la novela "Edificio España".
Portada de la novela "Edificio España".

En el Atlético de Madrid que ganó La Liga de 1973 jugaban Luis Aragonés, Garate, Becerra y Adelardo, entre otros. Fue un año difícil para los colchoneros, que tuvieron que competir con Barça y Espanyol hasta el último tramo de la competición. Su historia, como otras muchas, aparece de manera tangencial en ‘Edificio España’ (Atrapasueños), el debut literario de Ignacio Marín.

“Pienso que uno debe ser respetuoso con el escenario histórico donde sitúa su novela. Si uno no ha vivido esa época, lo mejor que puede hacer es documentarse para saber los temas de los que hablaba la gente en el bar”, comenta Marín por teléfono, un día después de la exitosa presentación del libro en Vallecas. El mismo barrio que aparece reflejado como contraposición al grandioso hotel de la plaza de España, inaugurado un 6 de octubre de 1953 como uno de los referentes del régimen franquista.

placeholder Hay una cuenta pendiente con todos aquellos que han levantado zonas como Vallecas o Carabanchel.
Hay una cuenta pendiente con todos aquellos que han levantado zonas como Vallecas o Carabanchel.

'Edificio España' traspasa los límites de la novela negra, para aproximarse a la crítica social y a la reivindicación del Madrid obrero. “Tenemos un problema importante con la memoria. Hay demasiadas cosas que han caído en el olvido. Hay una cuenta pendiente con todos aquellos que han levantado zonas como Vallecas o Carabanchel”, continúa explicando Marín, politólogo y periodista, nacido en Pacífico, aunque desde hace muchos años vecino de Portazgo. “De algún modo quería reivindicar con 'Edificio España' unos barrios mucho más conectados con el sentimiento vecinal”.

Callos y lagartos

En la novela se respira el casticismo de principios de los setenta, cuando la ciudad y sus barrios aún representaban a una gran parte de los que vivían en ella; el turismo no había invadido los modos, comercios y bares que se desparramaban por el callejero; y la inmigración era mucho más epidérmica y se relacionaba con la vida en las barriadas.

Marín consigue tomar algunos de los mejores aspectos de Chinatown, la película de Roman Polanski rodada el mismo año en el que sucede su trama, el asesinato de varias limpiadoras en el 'Edificio España', con aquellos trabajos más policiacos firmados por Juan Madrid y Manuel Vázquez Montalbán.

placeholder Presentación del libro 'Edificio España'.
Presentación del libro 'Edificio España'.

Pero con un poco de las formas del presente, mirando al Arturo Lezcano de ‘Madrid 1984’ y con sabor a gallinejas, callos, vino de pitarra y lagartos, las populares gildas vallecanas. Suenan Ñu, Camilo Sesto, Mocedades y Los Diablos. No es un texto que quiera gustarse, a pesar de las abundantes descripciones, sino que pretende reivindicar y presentar una ciudad que ya muchos ni recuerdan.

“Es una novela sencilla, con pocos personajes, pero que a la vez quiere mostrar la doble moral que existía en aquella España, donde las mujeres aún tenían que pedir permiso al hombre para abrirse una cuenta en el banco”, recuerda Marín, que tampoco tiene problema en hablar de las contradicciones de aquella época, si queremos observarla desde el presente.

Resulta difícil no verlo como un complemento, un añadido o hasta una réplica a ‘Feria’

Hay mucha precariedad, esfuerzo, humillación y sacrificio. Pero también hay hueco para contar las políticas keynesianas y la aparición de la clase media. Se habla de austeridad, de ascensor social, a la vez que de paternalismo y humanidad. Resulta difícil no verlo como un complemento, un añadido o hasta una réplica a ‘Feria’ de Ana Iris Simón, una de las “ficciones” sobre el pasado que más ha dado qué hablar en los últimos años.

Verbenas y Comisiones Obreras

Aquí aparece representada una verbena, cruzando el puente de Vallecas y que nos habla de cuevas como las del Sacromonte. Hay vida en la calle, al aire libre, con puestos de pepinillos en vinagre, encurtidos y altramuces. Marín, sin embargo, en las escasas 160 páginas de su relato, encuentra hueco para contar las dificultades, la picaresca, las complicaciones, los aranceles y el proteccionismo que se vivió en esos años.

“Me gusta llegar al lector con lo sensorial. Reivindicar sabores. Pero también quiero tener cuidado con lo que se cuenta. No se puede ser simplista con una época tan compleja”, cuenta Marín, que en la novela describe al Cerro del Tio Pio como el lugar de las tres culturas, donde “gitanos, payos y mercheros lo compartían todo por igual: penuria, protesta, dolor y alegría”. Marín, de 38 años, ha tirado de mucho periódico, de esas novelas noir que se mencionaban al comienzo —más el relato policiaco del valenciano Ferran Torrent— y de ensayos sobre la situación social de Vallecas como ‘Un cerro de ilusiones: Historias del Cerro del Tío Pío’ o 'Madrid, Villa y Puente: Historia de Vallecas’.

placeholder Ignacio Marín, autor de 'Edificio España'.
Ignacio Marín, autor de 'Edificio España'.

“Para mí era muy importante, también, situarlo en 1973”, analiza Marín, mientras echa la vista atrás y rememora los días en los que planteaba su novela. “Es cuando sucede el atentado a Carrero Blanco, el delfín de Franco, y el Proceso 1001, que juzgan a la cúpula de Comisiones Obreras, infiltrados en el Sindicato Vertical. Parece un momento muy tranquilo, pero considero que es un antes y un después en la historia contemporánea española”.

Marín consigue lo que pocos, ficcionar un hecho reciente, tomando partido por algunos de los más desfavorecidos, planteando una línea pop y obrera, pero sin dejar de mostrar los sinsabores de la época. También los muchos aciertos y facilidades que existían en esos días. 1973, un año para el recuerdo.

En el Atlético de Madrid que ganó La Liga de 1973 jugaban Luis Aragonés, Garate, Becerra y Adelardo, entre otros. Fue un año difícil para los colchoneros, que tuvieron que competir con Barça y Espanyol hasta el último tramo de la competición. Su historia, como otras muchas, aparece de manera tangencial en ‘Edificio España’ (Atrapasueños), el debut literario de Ignacio Marín.

Novela negra Literatura