Es noticia
Menú
Escuadrón PCR: los laboratorios hinchan los precios de los test a domicilio por Navidad
  1. España
  2. Madrid
pico de demanda

Escuadrón PCR: los laboratorios hinchan los precios de los test a domicilio por Navidad

Ante el colapso de algunos centros públicos de salud para hacer test, los ciudadanos que se lo pueden permitir pagan entre 100 y 200 euros por hacerse una PCR en casa

Foto: Un técnico analizando muestras de PCR. (EFE)
Un técnico analizando muestras de PCR. (EFE)

Este lunes, Teresa llamó a una clínica privada para pedir un PCR a domicilio. Sus hijos habían dado positivo y necesitaba hacerse una prueba cuanto antes para saber si podría ir a la oficina, en donde todavía no les dejaban hacer teletrabajo. Conforme se dirigía el enfermero a su casa, el laboratorio fue subiendo el precio del test por las peticiones de otros clientes y, cuando llegó al domicilio, el sanitario no sabía cuánto tenía que cobrarle. Al final fueron 160 euros por una sola PCR cuando hacía unas pocas semanas apenas subía de 100. Dos días más tarde, preguntada por este hecho, la clínica se limitó a decir: "Lo siento, no podemos atenderle, estamos colapsados".

Hacerse con un test estos días en Madrid es toda una aventura. Las farmacias cuelgan el cartel de "no nos quedan antígenos" y los ciudadanos tratan de hacerse con uno como pueden. Las colas de personas que han pagado 60 o 70 euros por adelantado dan la vuelta a la manzana en muchos centros privados en la capital. Mientras tanto los centros de salud pública dan citas para dentro de una semana a quien ha estado en contacto estrecho con un positivo. En este escenario de caos y con las reuniones familiares a la vuelta de la esquina, los afortunados que se lo pueden permitir llaman a centros privados para que vengan a hacerles un test a casa. Al precio que sea.

Foto: Imagen de archivo de un encuentro entre Villarreal y Real Sociedad. (EFE/Etxezarreta)

"Los test a domicilio están siendo loquísimos, la gente te ofrece más dinero porque vengas antes a hacerle un antígeno o porque le comuniques el resultado de la PCR más rápido", afirma Marcos, un enfermero dominicano que está haciendo PCR a particulares. En su caso, la empresa para la que trabaja cobra por adelantado y están desbordados, aunque asegura que el pico de trabajo fue el lunes y el martes. Le dicen con cuestión de minutos a dónde tiene que ir y si le sobrecargan de trabajo y no llega a tiempo pone la excusa de que ha habido atasco. Este mismo martes, por ejemplo, tuvo que ir a una pequeña empresa y llegó una hora y media tarde. "Los clientes estaban muy enfadados, pero yo les dije que no era mi culpa, los centros privados me ponen más y más test".

"Se están haciendo de oro"

El Confidencial ha contactado con media docena de enfermeros que están yendo de un lado para otro en Madrid y en otras partes de España para tratar de cumplir con la demanda de test de antígenos y PCR a domicilio. Muchos describen un panorama en el que los laboratorios y los centros privados se están "haciendo de oro", como dice uno de los enfermeros, ante la incapacidad de la administración pública por testear a la población durante las Navidades.

"Los laboratorios están a tope, es una barbaridad lo que se cobra por cada PCR y la ganancia que tienen. Una PCR puede salir por más de 100 euros y el enfermero que va al domicilio se lleva como mucho un 10%", afirma Marta, una enfermera que ha trabajado en varios laboratorios de Navarra y ahora se anuncia en Internet.

En algunas páginas web se anuncian PCR a domicilio por 90 euros, pero la mayoría de los clientes han pagado una horquilla que va desde los 120 hasta los 180. Tampoco es raro encontrarse resultados con las palabras "PCR exprés" o "PCR urgente" que se le sube el precio. "Los turistas que necesitan un test, por ejemplo, están dispuestos a pagar más de 200 euros si están muy apurados", afirma un enfermero que prefiere no ser identificado.

Los turistas que necesitan un test, por ejemplo, están dispuestos a pagar más de 200 euros si están muy apurados

El alto número de peticiones de PCR también ha provocado que algunos laboratorios retrasen el envío de resultados. "Dadas la complicada situación actual, Unilabs pone a tu disposición un test PCR a domicilio en Madrid con resultados en 48H", afirma en su web Unilabs, uno de los centros más grandes para hacerse una prueba.

El pico de demanda por hacerse un test también se ha trasladado a otros rincones de Internet, donde enfermeros se anuncian en páginas como Wallapop o Milanuncios y muchos ponen a la venta sus antígenos en una suerte de mercado negro. "Auxiliar de enfermería, experiencia demostrable test covid (sic): PCR /ANTIGENO/, nivel de inglés B2,tengo mucha experiencia en cuidados de enfermería. Puntual y profesional .48 años, buena presencia, nacionalidad española", dice un anuncio en Milanuncios.

"En Andalucía la demanda se ha multiplicado por cinco", afirma Guillermo, un enfermero malagueño que se anuncia en Milanuncios para hacer test de antígenos y PCR a domicilio. "Antes era un 90% turistas que tenían prisa y no se fiaban del aeropuerto, ahora muchos son españoles que quieren hacerse el test antes de una cena familiar y lo necesitan ya".

Foto: Unos ancianos conversan protegidos con mascarillas en San Sebastián. (EFE/Juan Herrero)

El martes se anunciaron 50.000 casos por coronavirus en toda España, pero apenas 24 horas después se batió el récord de la sexta ola con más de 60.000 contagios, lo que ha llevado a muchos ciudadanos a tratar de hacerse una prueba cueste lo que cueste. Solo en Madrid esa cifra ha superado los 10.000, cifra récord en toda la pandemia.

Farmacias vacías, colas en los centros

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, prometió que todos los madrileños podrían recoger un test de antígenos gratis en las 2.910 farmacias de la región este miércoles presentando la tarjeta sanitaria. Sin embargo, tan solo hizo falta un paseo por algunas calles de la capital para observar que había muchos que se habían quedado sin un test. Este mismo jueves, el Colegio Oficial de Farmacéuticos anunció en un comunicado que no habrá pruebas de autodiagnóstico hasta el 28 de diciembre en la Comunidad.

"¿Y ahora cómo voy a ir yo tranquila a la cena de Nochebuena?", se quejaba una señora de 70 años a las puertas de una farmacia en el barrio de Hispanoamérica. Preguntada por si iba a hacerse un test en casa, responde con una carcajada. "Me han pasado un contacto, pero yo no voy a pagar 120 euros. Me niego". En otra farmacia de Tetuán, la boticaria se disculpaba ante unos clientes porque ya no vendía antígenos sueltos. "Los vendo de cinco en cinco y cada caja a 30 euros". "¡Qué caros!", respondió una mujer que hacía cola. "Yo tengo cinco test en mi casa, me estoy planteando venderlos en el mercado negro", dijo medio en broma.

Me han pasado un contacto para hacerme una PCR en casa, pero yo no voy a pagar 120 euros. Me niego

Esta urgencia por una PCR también ha tenido que ver con el colapso de los centros de salud. Pese a que muchos madrileños están haciéndose test de antígenos ellos mismos, las bajas solo se tramitaban hasta hace dos días con PCR o antígenos homologados. Este mismo martes, la Comunidad de Madrid anunció que iba a considerar los test de antígenos de las farmacias como pruebas válidas para detectar el covid-19, lo que ha aliviado el número de peticiones en algunos centros de salud. Por otro lado, algunos han preferido por asegurarse con la PCR, más fiable y más cara que el de antígenos, para pasar unas fiestas en familia tranquilas.

"Nosotros hemos tenido que contratar a cuatro personas para hacer frente a toda la demanda de test a domicilio", cuenta Alfredo, otro enfermero que este lunes trabajó de siete de la mañana a ocho de la tarde haciendo pruebas de antígenos y de PCR por todo Madrid. "Nunca en dos años de pandemia había visto tantos positivos".

Este lunes, Teresa llamó a una clínica privada para pedir un PCR a domicilio. Sus hijos habían dado positivo y necesitaba hacerse una prueba cuanto antes para saber si podría ir a la oficina, en donde todavía no les dejaban hacer teletrabajo. Conforme se dirigía el enfermero a su casa, el laboratorio fue subiendo el precio del test por las peticiones de otros clientes y, cuando llegó al domicilio, el sanitario no sabía cuánto tenía que cobrarle. Al final fueron 160 euros por una sola PCR cuando hacía unas pocas semanas apenas subía de 100. Dos días más tarde, preguntada por este hecho, la clínica se limitó a decir: "Lo siento, no podemos atenderle, estamos colapsados".

Coronavirus
El redactor recomienda