Cs se consume en los grandes municipios de Madrid: fugas, denuncias y alcaldes en riesgo
  1. España
  2. Madrid
BAJO EL MANDO DE VILLACÍS

Cs se consume en los grandes municipios de Madrid: fugas, denuncias y alcaldes en riesgo

El partido busca sobrevivir entrando en el Gobierno en Leganés, donde la formación reconoce que lo tiene todo listo para cerrar un acuerdo de coalición con el PSOE

Foto:  La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE)
La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís. (EFE)

Ciudadanos está en problemas. Se encuentra al borde del colapso en todo el país y la situación en la comunidad de Madrid tampoco es muy halagüeña. Begoña Villacís tomó los mandos tras el adiós de Ignacio Aguado, pero la formación se encuentra en estado crítico. En las últimas semanas se han multiplicado los ceses y las renuncias en las filas naranjas, agravando la salud del partido e impidiendo que salga a flote. Boadilla del Monte, Rivas Vaciamadrid y Alcobendas concentran ahora mismo sus problemas, a la par que negocian su entrada en el Gobierno municipal de Leganés.

El mes de julio ha sido letal para el partido en Boadilla, municipio de unos 60.000 habitantes y uno de los bastiones tradicionales del PP. Tres de sus cinco concejales han dejado el partido o el grupo por diversos motivos, incluido el portavoz, quedando muy tocado en una localidad en la que se hizo con más del 18% de los votos en 2019, pese a la mayoría absoluta popular.

Foto: La líder de Cs, Inés Arrimadas, y el vicepresidente de Andalucía, Juan Marín. (EFE)

El primero en dejar el cargo fue Ricardo Díaz, su voz autorizada a nivel municipal, que el pasado mes puso rumbo al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso como director general de Universidades y Enseñanzas Artísticas Superiores. Luego fue el turno de Luis Ruiz, que también abandonó su escaño tras decantarse por un nuevo desempeño profesional que le imposibilitaba compaginarlo con la acción política, según relata a este medio. Ambos han renunciado a su acta, por lo que Cs podrá sustituirlos en el pleno por los siguientes integrantes de la lista que se presentó a los comicios de hace dos años.

Quien no ha entregado su acreditación es Silvia Hernández, que seguirá ejerciendo como representante de los boadillenses hasta 2023, pero que no lo hará con la camiseta naranja. Fuentes cercanas a su entorno apuntan a las discrepancias con la dirección nacional como la causa que ha terminado motivando su salida. En menos de un mes, Cs se ha quedado sin el 60% de su equipo en el municipio, justo cuando Villacís busca revertir la tendencia que apunta a su hundimiento.

En Rivas, fortín de la izquierda madrileña, la nueva dirección regional ha dado un volantazo y ha tumbado a su portavoz en el Ayuntamiento

La portavocía ha quedado ahora en manos de Paloma Chinarro, mientras que también se mantiene Alejandro Corral, que ha protagonizado múltiples encontronazos con el Ejecutivo local que dirige Javier Úbeda, muchos de ellos con demandas incluidas. En la última de estas batallas, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha fallado contra Corral por pedir que se reconociera su derecho como concejal de la oposición a estar presente en el Consejo de Administración de una empresa municipal. Al golpe político de las fugas se ha unido este varapalo judicial con una sentencia a la que ha tenido acceso El Confidencial.

Rivas, Alcobendas... y Leganés

El de Boadilla no es un caso aislado. En Rivas, municipio de unos 90.000 vecinos y fortín de la izquierda madrileña, la nueva dirección regional ha dado un volantazo y ha apartado al que hasta ahora había sido su portavoz en el Ayuntamiento, Bernardo González, para dar "otro enfoque" al trabajo de Cs en la localidad, situando en el cargo a Jorge Badorrey. Otras fuentes naranjas vinculan al primero con comportamientos "problemáticos" para sus intereses.

El cese no ha quedado ahí y el ya exportavoz ha denunciado ante la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucción de Arganda del Rey a los otros cuatro concejales de Ciudadanos, grupo al que sigue perteneciendo. En concreto, expone que se le ha impedido el acceso a las dependencias de la formación en el Consistorio y que se han tomado una serie de acciones para "limitar" sus derechos, como el cambio de las claves del correo institucional y de las bases de datos, el hecho de que no se le convoque a las reuniones y que se le haya bloqueado en Twitter por la cuenta de Cs Rivas. González asegura que los naranjas le han pedido que deje el grupo, por ahora sin éxito, y dice ser víctima de 'mobbing', de acuerdo a las denuncias interpuestas y a las que ha accedido este medio.

Y si todo se les complica en estos municipios, los naranjas no consiguen remontar ni donde lo tenían todo de cara para hacerlo: en Alcobendas. Como ya informó El Confidencial, la organización había pactado con el PSOE acceder a la alcaldía el pasado 15 de junio, pero en lugar de eso lo que sucedió aquel día fue otro cambio de rumbo. El partido relegó a su portavoz, Miguel Ángel Arranz, y lo sustituyó por Aitor Retolaza, que ostenta desde entonces la vicealcaldía de la localidad. Se encuentran a la espera de poder asegurar el relevo acordado con los socialistas, aunque no lo han logrado por el momento. Precisamente, necesitan el voto de un Arranz al que no sentó nada bien el movimiento. La formación intenta asegurarse su apoyo al mismo tiempo que explora otras fórmulas para poder tomar el bastón de mando.

Foto: La coordinadora regional de Cs en Madrid, Begoña Villacís. (EFE)

Fuentes regionales de Cs apuntan a que Retolaza debería ser el nuevo primer edil, si bien es cierto que la formación no lo ha confirmado públicamente. Desde el entorno del ya exportavoz explican que está recibiendo presiones para que deje su acta porque no se fían de su respaldo, mientras que en Ciudadanos Madrid se da por sentado que se llegará a algún acuerdo, pero admiten que este no se ha cerrado aún: "Llegará. Es nuestro gran escaparate". Estas mismas voces entienden que Arranz no era el perfil por el que había que apostar y aseguran que dieron el golpe de timón en cuanto tuvieron la oportunidad tras la salida de la dirección anterior. Esperan investir a Retolaza en septiembre si todo va según lo planeado.

Ante esta corriente que arrastra a la formación, a Villacís se le ha abierto una ventana inesperada en Leganés, donde los socialistas han roto con la marca municipal Más Madrid-Leganemos después de que una edil de esta plataforma denunciara a un compañero de bancada por violencia machista. En un inicio, el PSOE abogó por continuar en solitario, pero en Cs ya reconocen que tienen un pacto cerrado para entrar en la corporación en un Gobierno de coalición a la espera de que lo respalden los militantes socialistas. Fuentes de Ciudadanos reconocen que es una "oportunidad" en sus intentos de ganar relevancia pública y recuperar credibilidad ante los electores.

Ciudadanos está en problemas. Se encuentra al borde del colapso en todo el país y la situación en la comunidad de Madrid tampoco es muy halagüeña. Begoña Villacís tomó los mandos tras el adiós de Ignacio Aguado, pero la formación se encuentra en estado crítico. En las últimas semanas se han multiplicado los ceses y las renuncias en las filas naranjas, agravando la salud del partido e impidiendo que salga a flote. Boadilla del Monte, Rivas Vaciamadrid y Alcobendas concentran ahora mismo sus problemas, a la par que negocian su entrada en el Gobierno municipal de Leganés.

Ciudadanos Begoña Villacís Boadilla del Monte
El redactor recomienda