El nuevo Madrid Central no llega y crece el riesgo de quedar en un limbo sin reglas 'eco'
  1. España
  2. Madrid
El Ayuntamiento, optimista

El nuevo Madrid Central no llega y crece el riesgo de quedar en un limbo sin reglas 'eco'

La ordenanza que sustituye el área de bajas emisiones sigue en el horno y crece el miedo a que el TSJ pida ejecutar el fallo que tumbó el proyecto de Carmena

Foto: Imagen de un atasco en el centro de Madrid. (EFE)
Imagen de un atasco en el centro de Madrid. (EFE)

La nueva ordenanza de movilidad del Ayuntamiento de Madrid está al caer, pero no termina de llegar. En la corporación que dirige José Luis Martínez Almeida se muestran optimistas respecto a los tiempos y confían en llevarla a la Junta de Gobierno este mismo mes, aunque luego deberá pasar por un pleno donde, por ahora, no tienen los votos necesarios. Los plazos no son baladíes, ya que el Consistorio está pendiente de que el Tribunal Superior de Justicia (TSJM) les notifique la sentencia que tumbó Madrid Central y solicite su ejecución. Si esto ocurre antes de que tengan el nuevo marco regulatorio, la ciudad se quedaría sin restricciones al tráfico por emisiones en el centro.

El fallo del Tribunal Supremo que, el pasado mayo, anuló 'de facto' el mayor legado de la exalcaldesa Manuela Carmena, trastocó los planes de Almeida y los suyos. Llevaban meses fraguando la norma que debe recoger las restricciones a la circulación de vehículos por motivos medioambientales, pero no contaban con que el Alto Tribunal fuera a acabar tan pronto con las limitaciones existentes. La sentencia aceleró el ritmo de los trabajos del área de Movilidad que dirige Borja Carabante.

Foto: Martínez Almeida. (EFE)

La decisión de imprimir más velocidad al procedimiento se debía a que estimaban que el TSJM les comunicaría el veredicto en el mismo mes de mayo, pero esto no ha sucedido aún. Según sus cálculos en aquel momento, el tribunal podría haber dado un margen de varias semanas para ejecutar la sentencia y cumplido ese lapso deberían dejar sin efecto Madrid Central. Si esto llegara a suceder antes de que se apruebe la nueva normativa, la ciudad podría quedarse sin esas limitaciones con fines climáticos que restringen la movilidad del transporte privado contaminante. La corporación augura que llegarán a tiempo.

En un inicio se apuntó a finales de julio como posible fecha para firmar el texto que luego tendrían que discutir con los grupos, pero finalmente no ha sido así. Superada la primera semana de agosto, el regidor sigue apuntando a que la aprobación definitiva del texto por parte de su Ejecutivo tendrá lugar este mes y que incluso podría agilizarse la tramitación y convocarse un pleno para los días siguientes. Fuentes municipales inciden, eso sí, en que se llevará al pleno cuando se cuente con los apoyos necesarios, ya que no tendría sentido hacerlo sin tenerlos en el bolsillo. Así, parece difícil que el proceso culmine antes de septiembre.

El retraso con los plazos que preveían en mayo se debe, en gran medida, al volumen de alegaciones que han recibido, un paso que deben solventar antes de consolidar la ordenanza. Tienen que contestar 8.000 de estas consideraciones, precisan fuentes municipales, y hacerlo acatando el procedimiento, ya que después del revés sufrido por Madrid Central por cuestiones técnicas quieren evitar cualquier error en esta línea. Estas fuentes avanzan, eso sí, que ya quedan muy pocas por responder y que esperan tenerlo todo listo en breve. Sin embargo, este no será el último obstáculo.

El proceso no acaba ahí

PP y Ciudadanos han pactado el contenido del documento, pero entre los dos no suman la mayoría necesaria y necesitan tres concejales más para poder sacarla adelante. Aunque Vox ha sido su socio preferente para aprobar iniciativas y presupuestos, este no parece estar por la labor y clama contra el proyecto al considerar que se trata de un modelo que mantiene la esencia del anterior, con el que no concuerdan en absoluto. El PP, que centró su campaña en 2019 en desmantelar Madrid Central, y Cs, que abogó por modificarlo, no aceptan las exigencias de Javier Ortega Smith, que defiende que hay que levantar este tipo de restricciones permanentes.

Con este panorama, la corporación se ha abierto a negociar con el resto de grupos, los de la izquierda. PSOE y Más Madrid tampoco han manifestado su intención de apoyar la ordenanza y están lejos, 'a priori', de hacerlo porque entienden que el sistema propuesto implica en la práctica una mayor permisividad para el acceso de coches a la almendra central y Plaza Elíptica, que pasaría a estar limitada ahora.

Foto: Foto: Jesús Hellín.

Donde sí parece haber mayor receptividad es en el grupo de críticos de Rita Maestre, los cuatro ediles que dejaron la formación para fundar Recupera Madrid. Con estos, Almeida y Begoña Villacís podrían dar luz verde a la medida, pero distintos factores complican esta vía. Ellos se han mostrado dispuestos a negociar, y fuentes cercanas a estos concejales apuntan a que podrían apoyarlos si consiguen introducir algunas de sus peticiones. El problema reside en su estatus, ya que se encuentran a la espera de que el pleno decida qué condición les corresponde: si pueden conformar un grupo mixto, como concedió al principio, o deben pasar a no adscritos, como pide Más Madrid. Hasta que eso no suceda, siguen diluidos en la línea oficialista y su papel podría verse imposibilitado si la votación recayera en la figura de la portavoz. El Consistorio, previsiblemente, trataría de evitar este hándicap técnico en caso de recabar su respaldo.

Por el momento, fuentes de Vox y de Recupera Madrid indican a este medio que PP y Cs no les han contactado de forma oficial para sentarse a negociar, aunque ambos inciden en el adjetivo "oficial", como también lo hacen desde el equipo de Gobierno. El alcalde ha apremiado en los últimos días a los grupos a que vayan preparando sus enmiendas para que, una vez salga la norma de la junta del Ejecutivo, pueda convocarse la comisión y el pleno pertinente.

Tribunal Superior de Justicia de Madrid Madrid Ayuntamiento de Madrid Rita Maestre Transporte Ciudadanos Begoña Villacís Javier Ortega Smith Más Madrid
El redactor recomienda