Ayuso ensaya en Moncloa su salto nacional y sienta las bases de su oposición a Sánchez
  1. España
  2. Madrid
"Vamos a un cambio de régimen"

Ayuso ensaya en Moncloa su salto nacional y sienta las bases de su oposición a Sánchez

La presidenta madrileña irrumpe con un discurso nacional, de oposición a la línea del Gobierno central, mientras Moncloa le recuerda que para eso está el Congreso

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, e Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Con paso firme, Isabel Díaz Ayuso subió las escalinatas de Moncloa este viernes para verse por segunda vez en menos de un año con Pedro Sánchez. En su equipo habían preparado el encuentro a conciencia, despejando la agenda de la presidenta los dos primeros días de la semana, y antes de que terminara el encuentro, una fuente de su gabinete ya avisaba de que la rueda de prensa no sería una más y que habría que estar atento. Lo que vino después fue la consolidación en el Palacio de Moncloa de su figura de líder nacional, que ejerce desde la presidencia de la Comunidad de Madrid y que eclipsa por momentos a Pablo Casado.

Foto: El presidente, Pedro Sánchez recibe a la presidenta de la CAM, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

España le preocupa, y así se encargó de dejarlo claro en varias ocasiones. Con mensajes más comunes en un líder de la oposición que en una jefa de un Ejecutivo regional, la popular desembarcó en la residencia presidencial para cargar contra el presidente del Gobierno con todo, tal y como lleva haciendo en el último año, pero con el añadido del entorno institucional en el que se encontraba y tras un cara a cara con el aludido. "Dijo lo que piensa, pero lo dijo con responsabilidad", asegura una fuente cercana a ella, que incide en que el contenido fue el mismo en privado que en público. Otra fuente de su Ejecutivo lo enmarca en la línea mantenida hasta la fecha y lo ve como una mera declaración "sincera", nada más.

Tomando las cesiones al independentismo catalán como base de su argumentación, Díaz Ayuso dejó atrás la "cordialidad" que ella misma reconoció en la reunión para cargar contra un Sánchez que, a su juicio, dirige a España hacia "un cambio de régimen" apoyado en unos secesionistas de los que dijo que "tienen secuestrada" la nación. "Su proyecto totalitario está cogiendo velocidad de vértigo", prosiguió refiriéndose a los separatistas poco después de acusar al socialista de estar causando un "deterioro de la libertad muy grave".

"Las decisiones de Sánchez nos conducen a una ruptura del orden constitucional"

Por momentos, pareció incluso advertir al jefe del Consejo de Ministros de que si no cambia de rumbo, su tiempo se acaba y llegó a avisarle de que en ese caso "tocará elegir entre su futuro o el de España". Esta y otras consignas similares le valieron luego sutiles reproches por parte de la ministra portavoz, María Jesús Montero, que valoró su conducta como más propia de la bancada del Congreso de los Diputados que de una líder regional y llamó a dejar la confrontación para otros foros.

En definitiva, la presidenta madrileña verbalizó aquello que ya exclamó en la Puerta del Sol hace dos semanas, pero que ganaban relevancia por el escenario: "Las decisiones de Sánchez nos conducen a una ruptura del orden constitucional, un cambio de modelo, un cambio de país". En el PP regional creen que la concesión de los indultos a los presos del 'procés' son un movimiento sin precedentes y que por ello tiene implicaciones que tampoco se recuerdan, como el hecho de que la propia Díaz Ayuso saliera a ofrecer una declaración institucional el 23 de junio bajo la bandera de la Comunidad de Madrid para cargar exclusivamente contra la deriva de Sánchez.

Otras fuentes del Ejecutivo madrileño ponen el foco en que, a pesar de la cordialidad necesaria, en Sol no olvidan lo que supuso el último encuentro entre ambos, aquel que tuvo lugar el septiembre pasado, en plena segunda ola, cuando el socialista se plantó en Sol para destensar la situación y terminó luego declarando un estado de alarma sobre la región. "Que no se olvide cómo nos engañó entonces", afirman estas fuentes.

La popular justificó sus palabras por su papel de presidenta autonómica, como "delegada del Estado" en la región, para interesarse, preocuparse y pronunciarse sobre cuestiones de calado nacional. "A un presidente autonómico no solo debe importarle su terruño", se justificó la figura en auge de la derecha, que ha acabado con Ciudadanos y ha limitado la capacidad de crecimiento de Vox, convirtiéndose en un ejemplo para lo que su partido espera en todo el país.

En ese afán por presentarse como alternativa ante el Ejecutivo central, Díaz Ayuso ha enfatizado siempre la baja fiscalidad que reina en el territorio que gestiona y volvió a poner esta cuestión sobre la mesa con motivo de su visita a Moncloa, animando a Sánchez a que en lugar de subir algunos de los impuestos en Madrid, se dedique a bajar el del resto de comunidades. Este ha sido considerado como el eje vertebrador de la alternativa liberal que el PP busca forjar frente a Sánchez y ella ha hecho todo lo posible por sacar pecho de esta cuestión cuando ha podido.

En la Puerta del Sol son conscientes de que la estrategia de confrontación con Sánchez les ha funcionado hasta ahora, viendo el éxito del 4 de mayo, y además entienden que tiene que ser su papel. Consideran que la acción del Gobierno es "inaceptable" y que no se entendería que no dieran un paso al frente para dejar claro su rechazo. Al tener ahora las manos libres tras haber dejado atrás la coalición con Ciudadanos, Díaz Ayuso y los suyos se ven completamente legitimados para hablar con claridad y sostener el rechazo a Sánchez que han enarbolado en el último año y medio, sin corsés ni matizaciones de nadie.

Moncloa Isabel Díaz Ayuso Pedro Sánchez
El redactor recomienda