en el municipio madrileño de villaviciosa

Guerra entre Vox y PP por las bodas en la finca sin licencia de Pescaderías Coruñesas

Vox denunció, la Fiscalía acusó al alcalde y a varios ediles populares, y ahora el juzgado ha archivado solo el delito de falsedad documental. Mientras, la batalla sigue entre los dos partidos

Foto: A la izquierda, los tres ediles de Vox. A la derecha el alcalde José Jover, del PP
A la izquierda, los tres ediles de Vox. A la derecha el alcalde José Jover, del PP

"Se llevan a matar. PP y Vox no se pueden ni ver". Lo dicen varios concejales de otros partidos con representación en el municipio madrileño de Villaviciosa de Odón (27.500 vecinos), donde la matemática electoral dejó tras las elecciones de 2015 un complejo y nutrido escenario político: el PP gobierna en minoría con siete ediles; Vox tiene tres: Ciudadanos otros tres; Villaviciosa Se Puede tres más; PSOE dos; e Izquierda Unida también dos. "Aquí es imposible que pacten, como acaba de pasar en Andalucía", recalca otro concejal del bloque de izquierdas. Todos lo saben en la localidad. PP y Vox no se aguantan.

La guerra ha llegado a los juzgados. Vox denunció el 15 de septiembre de 2017 en la Fiscalía Provincial de Madrid que el alcalde José Jover y otros cinco ediles (tres del PP, uno del PSOE y otro de Ciudadanos) estaban oficiando bodas civiles en una finca que no tenía licencia para ello, y que se asienta además en suelo protegido. La propiedad, bautizada 'El Monje', pertenece a Pescaderías Coruñesas, una de las principales empresas españolas de venta de pescado. El 24 de mayo de 2018 el ministerio público decidió abrir diligencias previas al ver indicios de varios delitos: desobediencia grave a la autoridad, prevaricación, contra la ordenación del territorio y falsedad en documento público. El caso recayó en el juzgado de instrucción número 3 de Móstoles.

Ahora, a punto de acabar 2018, el Ayuntamiento ha lanzado un comunicado asegurando que "el juzgado ha decretado el sobreseimiento y archivo de la causa en la denuncia interpuesta por Vox (...) el auto es contundente y sólidamente argumentado y concluye que de nuestras actuaciones nunca se puede deducir que haya existido falsedad en documento público". El Gobierno local aprovecha el texto para "condenar la actitud miserable y mezquina de los tres concejales de Vox, María Ruiz Solás, Ernesto Serigós y Julia Lafuente, que, despreciando los valores y principios que conforman nuestro Estado de Derecho, han judicializado la vida política con el único objetivo de lastrar y ensuciar nuestro buen nombre y, lo que es más importante, ensuciar el buen nombre de Villaviciosa de Odón y sus instituciones, todo ello con el espurio e inútil objetivo de conseguir algún rédito político o electoral".

El Gobierno local recalca que el proceso judicial "ha supuesto a los villaodonenses un coste de 40.000 euros en concepto de honorarios de abogados y procuradores" y que los servicios jurídicos del Ayuntamiento están estudiando como reclamar a Vox este dinero. Para el partido de Santiago Abascal el alcalde está diciendo solo una media verdad, ya que al auto del juzgado, fechado el pasado 20 de noviembre, solo ha decretado el sobreseimiento provisional respecto al delito de falsedad documental. "No sobre el resto de delitos investigados. Hemos recurrido el archivo del alcalde y de los tres ediles del PP", señala María Ruiz.

La finca El Monje, en Villaviciosa
La finca El Monje, en Villaviciosa

El auto especifica que aunque las actas matrimoniales señalan que los enlaces se celebraron en instalaciones municipales, como el salón de plenos del Ayuntamiento o bien la Casa Palacio Manuel Godoy, estos se oficiaron en realidad en la finca El Monje. "Fue así por motivos estrictamente administrativos y de tasas, pues al parecer [la finca] no se trata de un lugar habilitado a tal fin en el Ayuntamiento. En cualquier caso estamos en presencia de una irregularidad cuya trascendencia jurídica debe depurarse en otros ámbitos distintos de este procedimiento penal, debiendo descartarse la existencia de un delito de falsedad en documento público pues el mismo no afecta a ninguno de sus elementos esenciales", señala el auto.

"Se trata de verdaderas actas matrimoniales en los que se hace constar matrimonios realmente celebrados entre las personas que figuran en la misma y oficiados por autoridad competente para ello, estando debidamente inscritos en el Registro Civil y con plenos efectos legales. Ni aun cuando el propósito fuera ocultar la celebración en un lugar sin licencia administrativa o abonar las tasas correspondientes, trasmutaría este acto falsario en delito, pues como ya se ha expuesto, el dato es intrascendente a efectos del trafico jurídico pues las bodas sí se celebraron", señala el juez.

"Lo que dice el magistrado es que fue una falsedad inocua que no tuvo consecuencias", explica la concejal de Vox. "Vamos a ver qué pasa con el resto de delitos. Lo que hizo Vox es poner en conocimiento de la Fiscalía una serie de irregularidades, y fue luego el ministerio público el que puso la querella y señaló a los investigados". Vox subraya que hubo una denuncia de la Policía Local y que la empresa recibió una sanción administrativa por la celebración de eventos sin licencia de actividad. "El propio José Jover, aun conociendo la existencia de ese expediente sancionador, continuó enviando concejales a celebrar bodas a esa finca, y llegó a enviar un comunicado interno a la concejal de seguridad y al suboficial jefe de la policía pidiendo que no se volvieran a enviar efectivos sin su consentimiento y autorización expresa".

El enfrentamiento entre PP y Vox es total. Al menos entre José Jover (que también mantiene desencuentros serios con miembros de su partido) y los ediles de Vox. Estos aseguran que el pasado 17 de septiembre, cuando el alcalde fue a declarar al juzgado por esta causa, amenazó con "volarle la cabeza" a uno de ellos, y que a Julia Lafuente la insultó gravemente llamándola "chacha" y "pedorra". En este ambiente tan enfangado no es de extrañar que el propio alcalde saliera públicamente a defender a uno de los ediles del PSOE, que al parecer también fue insultado por Ernesto Serigós, de Vox.

Un edil de Vox acusa al alcalde del PP de amenazarle "con volarle la cabeza" cuando salió de declarar por el caso de las bodas

El edil del PSOE, Juan Carlos Bartolomé, asegura que Serigós le pidió disculpas en el Pleno del pasado viernes. "Nuestro compañero perdió las formas al dirigirse al portavoz socialista que, incapaz de argumentar el debate que un determinado momento mantenía conmigo, se burló de mi condición de católica practicante, juntando las manos como si estuviera rezando y gritándome que él no iba a confesar sus pecados todos los días. Ernesto Serigós, que sabe lo importante que es para mí mi fe y el daño que me estaba ocasionando semejante golpe bajo absolutamente fuera de contexto, salió en mi defensa como el gran compañero y perfecto caballero que es", concluye María Ruiz. El Confidencial ha intentado, sin éxito, hablar con algún portavoz del Gobierno local.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios