ADELANTE ANDALUCÍA SE QUEDA FUERA DE LA MESA

Andalucía abre etapa política con Bosquet al frente del Parlamento gracias a PP y Vox

Arranca un nuevo ciclo con el PSOE en la oposición y Adelante Andalucía fuera de la Mesa del Parlamento, tras rechazar el sillón cedido por Cs y para "no blanquear" a Vox

Foto: Marta Bosquet estará al frente del Parlamento gracias a PP y Vox. (EFE)
Marta Bosquet estará al frente del Parlamento gracias a PP y Vox. (EFE)

No hubo sorpresas pese a que todo el mundo respiró aliviado cuando la presidenta de la Mesa de Edad, la socialista Marisa Bustinduy, levantó la sesión de constitución del Parlamento andaluz. El camino hasta este pleno, desde que se abrieron las urnas el pasado 2 de diciembre, ha sido tan tortuoso en las negociaciones políticas que hasta que no se pitó el final del partido no se podía dar nada por hecho. Pero no hubo ninguna novedad sobre el guion que los partidos dejaron escrito pocas horas antes del pleno. Vox estará en la Mesa y Adelante Andalucía, fuera.

Andalucía abre etapa política con Bosquet al frente del Parlamento gracias a PP y Vox

La diputada de Ciudadanos por Almería, que repite en el escaño, Marta Bosquet, será la presidenta del Parlamento de Andalucía gracias a los votos de PP y Vox. Esto supone que, como contraprestación, Juanma Moreno será presidente de la Junta de Andalucía tras 37 años de gobiernos socialistas en la comunidad en un próximo pleno de investidura que quieren celebrar a mediados de enero. A cambio, el diputado por Vox, Manuel Gavira, será secretario de la Mesa, con voz y voto, como desde el primer momento pidió el partido de Santiago Abascal.

En la Cámara resonaron los "juro por España" de los diputados de Vox y las coletillas de los de Adelante Andalucía, remarcando la autonomía del pueblo andaluz mientras miraban a los miembros del partido de Santiago Abascal. Teresa Rodríguez (Podemos) prometió defender a los "más débiles" del "racismo, la homofobia y la transfobia". Recién nombrada Marta Bosquet ya enfrentó el primer conflicto con este asunto.

La Mesa queda así: Marta Bosquet (Cs), presidenta; Esperanza Oña (PP), Julio Díaz (Cs) y Teresa Jiménez (PSOE) ocuparán las vicepresidencias; Verónica Pérez (PSOE), Manuel de Andrés (PP) y Manuel Gavira (Vox) se sentarán en las secretarias.

Los hechos están ahí, aunque Cs sigue negando que tenga un acuerdo con Vox y acudió a una extravagante fórmula para evitar darle su voto directo a este partido. En la tercera votación, Cs prestó sus votos al PP y el PP a Vox. Con todo, se visualizó de forma clara que el partido de Albert Rivera obtuvo tanto la presidencia del Parlamento como una vicepresidencia, con votos de este partido en la extrema derecha del arco parlamentario del que sigue renegando en sus discursos públicos.

Andalucía abre etapa política con Bosquet al frente del Parlamento gracias a PP y Vox

Fue una jornada solemne y de mucha expectación. La imagen de Susana Díaz bajando las escaleras del Parlamento andaluz mientras las cámaras que tantas veces la han seguido por estos pasillos se daban la vuelta y dirigían sus objetivos a Juanma Moreno, próximo presidente andaluz, dijo más que todos los discursos posibles. Era la instantánea de una nueva era política en Andalucía en la que el PSOE se sentará por vez primera en la oposición.

Adelante Andalucía se queda fuera de la Mesa de la Cámara pese a que tiene 17 diputados, más que los 12 de Vox. Necesitaba que alguien le cediera un sillón o votos y, a horas del pleno, renunció el sillón que Cs le había cedido "a cambio de nada", como se encargó de repetir activamente Juan Marín. En política nada es gratis. El partido de Albert Rivera ganaba un relato en el que se situaba en el centro político, dando entrada a Vox y también a Adelante Andalucía, en las dos extremos. Podemos e IU, que sopesaron esa posibilidad hasta bien entrada la tarde del miércoles, no tenía que votar a nadie ni recibir apoyos, simplemente votar a su propio candidato a la vicepresidencia tercera.

Susana Díaz, junto al vicepresidente en funciones, Manuel Jiménez Barrios. (EFE)
Susana Díaz, junto al vicepresidente en funciones, Manuel Jiménez Barrios. (EFE)

El rechazó de Adelante Andalucía

Sin embargo Adelante Andalucía en el último minuto rechazó la operación alegando que no querían ser coartada de una operación "para blanquear" la entrada de Vox en la Mesa. Eso propició una foto final de ese órgano de Gobierno del Parlamento en el que PP, Cs y Vox suman cinco escaños frente a los 2 del PSOE. Si Adelante hubiera aceptado serían cuatro a tres, con mayoría igualmente de las derechas y además con Vox como llave de cualquier decisión de la Mesa. Ahora PP y Cs suman sin necesidad de contar con el partido de Abascal de forma irremediable.

Adelante Andalucía sopesa pedir a la Mesa del Parlamento que, tal y como ocurrió en la anterior legislatura, se habilite una vocalía sin voto para que haya un miembro de este partido. Se requiere de un acuerdo político unánime para que esto ocurra. Queda también la vía jurídica, aunque es muy difícil que el Tribunal Constitucional admita a trámite un recurso de amparo porque ya ocurrió en la anterior legislatura, respondiendo a sendas demandas de PP e IU, y falló a favor de la diputada del PP Patricia del Pozo, dejando claro que por encima del artículo del Reglamento que establece que todos los partidos deben estar representados en la Mesa está el sistema de votación fijado, por lo que los sillones corresponden no a todos, sino a los partidos que tengan más representación o cosechen más apoyos con votos prestados, como es el caso de Vox.

Andalucía abre etapa política con Bosquet al frente del Parlamento gracias a PP y Vox

A esa sentencia del Constitucional apeló la presidenta de Edad, Marisa Bustinduy, tras consultar a letrado mayor de la Cámara, cuando Maíllo reclamó que "no se sacrificara el pluralismo" y "no se obviara el voto de 600.000 andaluces", dando asiento a Adelante Andalucía en la Mesa como dicta el artículo 36 del Reglamento del Parlamento. "Nos deja usted en una situación de profundo desamparo", se quejó amargamente el portavoz de Adelante Andalucía, que acusó la socialista de hacer "dejación de funciones".

El diputado socialista Mario Jiménez hizo constar que, a partir de que se proclame esta nueva Mesa, el Parlamento incurrirá en situación de incumplimiento del Reglamento y reclamó que "hoy mismo" se reúna este órgano para que se dé asiento a Adelante Andalucía en una reunión de urgencia. Los socialistas podían haber cedido uno de sus dos sillones a este partido pero dejaron claro desde el primer momento que no iba a perder representación a favor de esta otra fuerza política.

Andalucía abre etapa política con Bosquet al frente del Parlamento gracias a PP y Vox

Tras este momento de tensión se sucedió otro aún más llamativo cuando la presidenta del Parlamento se estrenó ordenando que los diputados juraran o prometieran su cargo desde su escaño y no desde la tribuna del hemiciclo. Pidió además que se le limitaran a jurar o prometer, evitando invenciones o coletillas en esta intervención, aunque finalmente cedió si lo hacían desde el escaño. Esta decisión provocó airadas protestas de Maíllo (IU), que fue advertido severamente por Marta Bosquet. El diputado de Adelante Andalucía José Luis Cano Palomino desoyó la orden de la presidenta y se subió al atril pese a las advertencias. Había además intriga con los diputados de Vox, que se estrenan en un parlamento español. Abrió el fuego Manuel Gavira quien prometió el cargo y acató "la Constitución española y el Estatuto de Autonomía". Otros compañeros de partido optaron por el "juro por España". Esto ha sido nada más que la sesión de constitución y la jura o promesa de los diputados. Queda claro que la legislatura va a ser un conflicto permanente.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios