El exprimer ministro pasa a la defensiva

El pacto de Cs con Vox en Andalucía lastra las perspectivas electorales de Valls en Barcelona

La irrupción de Vox en la política española dificulta todos los planes de Valls. Tiene problemas para configurar la lista de su plataforma, VallsBCN2019, para la capital catalana

Foto: Manuel Valls en la presentación de su campaña. (EFE)
Manuel Valls en la presentación de su campaña. (EFE)

El pacto de Cs con el PP en Andalucía y el apoyo desde fuera de Vox lastra las perspectivas electorales de Manuel Valls para la alcaldía de Barcelona. Valls se posicionó desde el principio contra una alianza que implicase a Vox y ahora que el acuerdo se está cocinando, dicha entente está suponiendo plomo en las alas para la candidatura del exprimer ministro francés. Una suerte de efecto mariposa aplicado a la política española. Valls es el mismo candidato con sus virtudes y sus defectos que antes de las andaluzas.

De esta manera, Vox irrumpe en las elecciones de Barcelona, las municipales más exigentes, sin tener ni siquiera posibilidad alguna de salir escogido. Al paso que vamos de aquí a mayo es posible que Vox sea el tema de referencia de las elecciones locales más disputadas de España.

“Es mejor perder votos, o incluso el gobierno, que traicionar las propias convicciones y los valores democráticos. Este es un principio que debería aplicarse siempre en España; hoy en Andalucía, así como en Cataluña y en Barcelona”, aseguro el propio Valls en una cadena de tuits. Hasta ahora, Manuel Valls era un candidato que jugaba al ataque. Tras el acuerdo de PP, Cs y Vox fruto de las elecciones andaluzas, Valls pasa a la defensiva. Y es posible que esté así los próximos cinco meses, hasta el día de las elecciones.

Mientras que la irrupción de Vox es la kryptonita de Valls, en cambio está siendo agua de mayo a para otros dos candidatos: Ernest Maragall y Ada Colau. Colau es la favorita en las encuestas pese al desgaste electoral en los últimos meses. Y Ernest Maragall es la estrella ascendente. La intención de voto se encuentra muy repartida y podría ganar cualquiera de los dos. De hecho, lo fundamental en el resultado es quedar entre los tres primeros.

La irrupción de Vox en la política española dificulta todos los planes de Valls. Tiene problemas para configurar la lista de su plataforma, VallsBCN2019, según explican fuentes cercanas a su candidatura. Los notables que hace meses le alentaban ahora le dan largas y sus esperanzas de que se repitieran las elecciones andaluzas, tal y como apuntaban fuentes de Cs en Barcelona, ahora se muestran vanas.

Albert Rivera y Manuel Valls en Barcelona. (EFE)
Albert Rivera y Manuel Valls en Barcelona. (EFE)

Expertos en demoscopia apuntan a que lo que pierda Valls lo puede recuperar el PSC, que estaría mejorando sus perspectivas electorales en la ciudad. Para los socialistas ganar Barcelona es clave, se parece mucho a ganar las municipales en toda España.

Muchas incógnitas

Mientras, las municipales más disputadas también son las que tienen más incógnitas. Queda el peso que pueda tener Inés Arrimadas. Valls ya ha pactado con ella que se implique a fondo de en la campaña por Barcelona. Arrimadas se ha demostrado un animal de campaña. Hizo una gran campaña en el 21-D. Lo volvió a repetir en las andaluzas. Valls todavía cuenta con que si Arrimadas se implica puede revertir su situación.

Neus Munté podría beneficiarse de la indecisión de Puigdemont para designar un candidato para la capital catalana y acabaría siendo un mal menor

Pero las incógnitas no se centran sólo en la candidatura que apoya Cs. También se extienden a otros partidos. No se sabe aún que candidato cuenta con el apoyo de Carles Puigdemont. Incluso es posible que se resignen y que la que acabe optando sea Neus Munté, ahora que Ferran Mascarell ha optado a presentarse por su cuenta. De hecho, otro de los misterios es que resultado puede tener un candidato que vaya por libre con el marchamo de la marca Mascarell.

La CUP, sin candidato

La CUP sigue sin candidato. Lo que abre otro factor de incertidumbre. Eulàlia Reguant no se presenta, según fuentes de los anticapitalistas. Pero la CUP, una formación de fuerte tradición municipalista y batallará por sus regidores en la capital catalana. La calidad de su candidato es clave para calibrar la fuerza que pueda tener otro independiente: Jordi Graupera. En función del candidato “cupaire”, Graupera puede hacerse con un buen puñado de votos provenientes de la izquierda anticapitalista pero con una marcada agenda soberanista.

Así, que ni la CUP ni Puigdemont cuentan con un cabeza de lista para Barcelona. Si el constitucionalismo se presenta a las municipales con muchas sombras, al independentismo lo hace con muchas dudas. Un territorio perfecto para Ada Colau.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
63 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios