del hasta ahora coordinador del grupo municipal

Un demoledor informe interno muestra el divorcio entre Carmena y Ahora Madrid

El 'Informe y valoración sobre el grupo municipal Ahora Madrid', que busca rendir cuentas y realizar un ejercicio de autoevaluación, pone en evidencia la ruptura de la alcaldesa con la candidatura

Foto: La alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, durante un Pleno del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
La alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, durante un Pleno del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

Manuela Carmena no es de Podemos, ni siquiera de Ahora Madrid. Se define como independiente y así se presentó a las primarias de la candidatura municipalista que la aupó después a la Alcaldía de Madrid. Sin embargo, ya desde los primeros pasos que dio al frente del Ayuntamiento de Madrid arreciaron las críticas entre quienes pusieron en marcha este proyecto político por la supuesta falta de democracia interna y las actitudes "caudillistas" de la alcaldesa. De ahí se pasó a acuñar el término 'carmenismo' para referirse al núcleo duro de la alcaldesa que llevaba las riendas al margen del grupo municipal. Ahora, un pormenorizado informe interno del que hasta hace dos meses fue el coordinador del grupo municipal de Ahora Madrid, Toño Hernández, detalla cómo se habría producido el "secuestro del proyecto", pasando de tener un carácter colectivo a meramente personalista. Hasta el punto de concluir cómo Carmena se ha acabado erigiendo como "única autoridad de la candidatura".

El 'Informe y valoración sobre el grupo municipal Ahora Madrid', al que ha tenido acceso este diario, recoge la valoración de Hernández y su equipo, con el objetivo de rendir cuentas y realizar un ejercicio de autoevaluación. Remitido a los miembros de la denominada Mesa de Coordinación de Ahora Madrid, el órgano de decisión de la candidatura, su objetivo se centra en analizar el funcionamiento interno del grupo municipal, más allá de la acción de gobierno. El informe comienza relatando que ya tras la formación del equipo técnico y realización de la propuesta inicial para determinar competencias y funciones, el coordinador consiguió reunirse con todos los miembros del Gobierno "excepto con Manuela y Marta Higueras -primera teniente de alcalde-, aunque con algunos otros la reunión fue bastante breve".

A pesar de reconocer que en las primeras semanas de trabajo, "el agobio y desconocimiento" pudo haber influido en esta falta de comunicación, indica que "ya se visualizaron bloques, desinterés e incomprensiones que íbamos a sufrir por algunas áreas, especialmente Servicios Sociales, DUS y Alcaldía". Esto es: Marta Higueras, José Manuel Calvo y la propia Carmena. En el relato sobre la relación de la alcaldesa con el equipo técnico del grupo municipal se concluye el afán de esta por priorizar el acercamiento al PSOE. "A las pocas semanas de constituirnos como equipo, cuando estábamos en C/ Mayor 71, la alcaldesa pasó de visita por el edificio, pero solo visitó al grupo municipal del PSOE, no se pasó por nuestra planta a conocernos y saludarnos".

Toño Hernández, Nacho Murgui y Manuela Carmena. (Foto: Ahora Madrid)
Toño Hernández, Nacho Murgui y Manuela Carmena. (Foto: Ahora Madrid)

El ánimo de la alcaldesa por estrechar relaciones con los socialistas le habría llevado también a paralizar la iniciativa política de este equipo, promoviendo iniciativas para llevar a los plenos previamente debatidas en el grupo municipal con el conjunto de los concejales. "Enseguida nos vimos coartados en esta capacidad, ya que en algún lugar se decidió que eso no nos correspondía y que además solo se podían presentar iniciativas que fueran acordadas con el PSOE". Una serie de trabas que, junto a la renuncia del núcleo duro de Carmena a colegiar la toma de decisiones, provocó un primer divorcio con las bases de Ahora Madrid y movimientos sociales.

"Con las lógicas que hemos tenido y que siguen profundizándose, ha sido y será imposible coordinar políticamente nada"

De esta manera se habría ido disipando la posibilidad de realizar "planteamientos políticos más acordes con las organizaciones y la base social que nos apoyó en el proceso de creación de la candidatura. Hemos desestimado presentar peticiones que nos hacían colectivos cercanos solo por el miedo a perder la votación cuando a los colectivos proponentes no les preocupaba tanto perderla como visibilizar el debate político y que cada grupo se tratara". Asimismo, se añade que "tras trabajar en los primeros meses con distintos colectivos propuestas variadas, las cuales quedaron bloqueadas por decisiones de áreas o alcaldía, se nos hizo muy complicado por 'inconveniente' seguir reuniéndonos con colectivos sociales cuando no teníamos ninguna garantía de asegurarles nada".

La extrema centralización en la toma de decisiones tendría como resultado "una verticalidad y falta de democracia interna que son la principal causante de la gran desafección que llevamos sufriendo desde el principio". En el apartado sobre 'falta de debate, evaluación y toma de decisiones' se expresa el "malestar" arrastrado desde el principio porque "ni siquiera el conjunto de los concejales se reúne como grupo municipal para debatir los asuntos de gobierno". Las principales decisiones se toman en la junta de gobierno, "en la que además participan personas no electas". Una dinámica que trató de revertirse, sin éxito, con reuniones quincenales del grupo municipal, tanto por falta de asistencia de la alcaldesa y su núcleo más cercano, como porque "cuando en dichas reuniones se acordaba una postura que luego no satisfacía a la alcaldía, la decisión se revertía y se dejaba inoperativa sin nuevo debate conjunto".

Respecto a los vocales vecinos de Ahora Madrid en las diferentes juntas de distrito, el informe resalta como elemento preocupante "la dificultad para sustituir a vocales cesantes en algunos distritos donde ya se han agotado las suplentes surgidas de las primarias. Creemos que esto tiene que ver, por una parte, con cierta rotación natural debida al cambio de las situaciones personales y, por otra, mayoritaria, con una creciente decepción con la evolución del proyecto tanto en lo político y en lo organizativo, como con el sentido, funcionamiento y posibilidades que, para la acción política y de gobierno, tienen las vocalías vecinales".

"Los proyectos basados en el culto a la personalidad, incluso si empiezan funcionando democráticamente, no suelen llegar a buen puerto"

En el capítulo de 'reflexiones finales' se señala la necesidad de "estar organizadas y recuperar la base activista que nos apoyó y que ha ido perdiendo la ilusión y abandonando el proyecto". Se pone como ejemplo que en las asambleas abiertas celebradas en los distritos tras llegar al Ayuntamiento de Madrid participaron de media entre 200 y 500 personas. Como consecuencia de "haberles dejado de lado durante estos tres años", en lo actos que ahora se hacen "apenas no implicamos las personas con algún cargo o responsabilidad, y como mucho la base militante más aguerrida de ciertas estructuras políticas".

Las conclusiones son "descorazonadoras", tanto por el distanciamiento de las bases con el proyecto, como por el hecho de que se ha acabado premiando más la "lealtad" que la propia capacidad de gestión. En esta línea se subraya que "con las lógicas que hemos tenido y que siguen profundizándose, ha sido y será imposible coordinar políticamente nada para que todas rememos en la misma dirección y sincronizadas con lo que podríamos llamar todo el espacio del cambio real". En contraposición, se llama a recuperar las lógicas del 15-M que habrían servido "para incorporar a mucha gente a la política". De lo contrario, según se añade, "AM (Ahora Madrid) va a estar bastante sola, más allá del apoyo electoral que pueda tener para evitar que vuelvan los de antes".

Finalmente se concluye que "si en vez de buscar un programa compartido en lo político y democrático en lo organizativo, todas las prioridades se reducen a ir al rebufo de una persona notable, podemos aventurar que la política estará muerta". En referencia al 'carmenismo', aun sin citarlo directamente, se advierte de que "los proyectos basados en el culto a la personalidad, incluso cuando empiezan con funcionamiento democrático, no suelen llegar a buen puerto".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios