De levantamientos y fusilamientos en 1808: qué se celebra el 2 de mayo en Madrid
  1. España
  2. Madrid
día de la comunidad de madrid

De levantamientos y fusilamientos en 1808: qué se celebra el 2 de mayo en Madrid

La festividad del 2 de Mayo se celebra con mucho fervor en Madrid: fue en la capital donde se gestó la revuelta popular contra la invasión francesa

placeholder Foto: 'Fusilamientos del 3 de mayo'
'Fusilamientos del 3 de mayo'

Como cada año, después del Día del Trabajador los madrileños todavía pueden disfrutar de un día más de descanso. Si bien el 2 de mayo se celebra el levantamiento del pueblo español contra los franceses, lo que dio inicio a la Guerra de la Independencia española, se celebra con más fervor en la Comunidad de Madrid, que tiene en esta fecha su festivo autonómico. Madrid fue el centro neurálgico del levantamiento, que partió de las clases populares y con una importante presencia de mujeres en la lucha contra los 'mamelucos', los integrantes de la Guardia Imperial francesa que fueron arrasados, a pesar de su armamento, por la población madrileña, palos y piedras en mano.

En la mañana del 2 de mayo de 1808, en una España plagada de franceses que buscaban, presuntamente, llegar a Portugal, los madrileños hicieron muestra de su hartazgo ante la presencia de los galos, que se habían excedido en su despliegue —y en sus intenciones—. A las puertas del Palacio Real de la capital y ante la amenaza de que el general Joaquín Murat, mariscal de Francia al servicio de Napoleón, pretendiera llevarse al hijo menor del rey, el infante Francisco de Paula, a tierras francesas, el madrileño se hartó y gritó. "¡Que nos lo llevan!". Esta frase dio paso al levantamiento, que se desarrolló bajo la sombra del lema 'Muerte a los franceses'.

[Test: ¿Qué sabes del 2 de mayo?]

El levantamiento provocó una represión brutal: según algunos historiadores, hubo más de 400 muertos. Durante los días 2 y 3 de mayo se llevaron a cabo los famosos fusilamientos, el primer día en el paseo del Prado —además de en la Puerta de Alcalá, en Cibeles o en Recoletos— y el segundo, en la montaña del Príncipe Pío y en el Parque del Retiro. Francisco de Goya dejó plasmadas estas dos jornadas en dos de sus cuadros más famosos, 'La carga contra los mamelucos en la Puerta del Sol' y 'Los fusilamientos del 3 de mayo en la montaña del Príncipe Pío', ambos conservados en el Museo del Prado.

  • En 'El 2 de mayo de 1808 en Madrid; la lucha contra los mamelucos' se representa la revuelta del pueblo de Madrid, que atacó con navajas y cuchillos a los mamelucos, soldados turcos del ejército francés de Napoleón, que se llevaban a Francia a los hijos menores de Carlos IV y María Luisa, lo que determinó el comienzo de la Guerra de Independencia ese mismo día.
  • En la pintura 'El 3 de mayo en Madrid: los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pío' Goya da testimonio de los fusilamientos de patriotas de Madrid por el ejército de Napoleón, como represalia al levantamiento del 2 de mayo contra la ocupación francesa.
Foto: Acto conmemorativo del dia de la comunidad de madrid

Son muchas las figuras que cada 2 de mayo reciben un necesario homenaje en la capital y, entre ellas, se encuentra la de Manuela Malasaña, una de las víctimas del levantamiento y un brillante ejemplo de cómo la población se implicó en la lucha contra el invasor galo. Malasaña tenía solo 17 años y era una bordadora residente en el entonces conocido como barrio de Maravillas —actual barrio de Malasaña— cuando se unió a la defensa del parque de artillería junto a Daoíz y Velarde. Su figura se mueve entre la historia y el mito y si bien falleció ese 2 de mayo de 1808 no están claras las circunstancias de su muerte: ¿murió en la insurrección o fue ejecutada?

placeholder Manuela Malasaña
Manuela Malasaña

Se la considera una heroína del pueblo, y se la recuerda como representación de lo que fue realmente el 2 de mayo: un enfrentamiento que partió de las clases populares contra los franceses invasores ante la indiferencia de las clases acomodadas. Tal y como recoge la Real Academia de la Historia, Malasaña podría haber muerto el 3 de mayo, y no el día del levantamiento, asesinada a manos de los franceses en patrullas llevadas a cabo por soldados galos de paisano, al descubrir que llevaba un arma. Su arma, según relata esta versión, eran unas tijeras.

La otra historia, plasmada en un cuadro de Eugenio Dumont, es la de una joven a la que un francés asesina mientras ella suministraba a su progenitor los cartuchos de fusil que necesitaba para combatir a las tropas desde su propia casa. Mientras ella yace muerta, junto a su propia arma, el padre, Juan Manuel Malasaña Oñoro, venga su muerte.

Madrid Comunidad de Madrid
El redactor recomienda