tensión con el presidente, pedro quevedo

Ni Aguirre ni González: Rufián, protagonista de la comisión de financiación del PP

El rifirrafe de Rufián con el presidente de la comisión ensombreció las comparecencias de los expresidentes regionales, que tampoco se quisieron pronunciar sobre Cifuentes

Foto: La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, junto al presidente de la comisión, Pedro Quevedo (d). (EFE)
La expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, junto al presidente de la comisión, Pedro Quevedo (d). (EFE)

Los expresidentes de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre e Ignacio González acudieron en la mañana de este martes al Congreso de los Diputados a declarar en la comisión que investiga la presunta financiación irregular del PP. 'Presunta' y 'presuntamente' fueron las palabras más utilizadas por Aguirre, que insistió una y otra vez en negar que existieran irregularidades contables en el PP de Madrid. “Jamás he entrado en la financiación del partido, ni en gastos ordinarios, ni en campañas electorales. Para eso había cuatro personas. Yo era presidenta”, sentenció desde el primer momento. La llegada de la expresidenta se produjo 10 minutos más tarde de la hora prevista, los justos para no tener que encontrarse en la puerta de la Cámara Baja con el que fuera su delfín político. Sin embargo, y pese a la expectación de los comparecientes... fue una vez más Gabriel Rufián el que se convirtió en protagonista de la comisión causando la indignación de muchos de los diputados presentes.

Aunque ni siquiera las preguntas del diputado de ERC consiguieron irritar a González (pese a las acusaciones de "negligente" o "colaborador necesario"), sí enfadaron notablemente al presidente de la comisión, el canario Pedro Quevedo, que llamó la atención duramente al republicano en innumerables ocasiones pidiendo "no montar el pollo", "evitar el lío que siempre intenta causar" y pidiendo respeto a los trabajos de la comisión. El momento de máxima tensión llegó durante la comparecencia de Aguirre y en el turno de preguntas de Rufián. El parlamentario catalán intercambió unas palabras con la expresidenta sobre los comités de defensa de la república (CDR), a los que la exlideresa se refirió para afirmar que la Guardia Civil había detenido a dos de sus líderes por terrorismo. Declaraciones que enervaron a Rufián, insistiendo en que "estaba llamando terroristas" a "cargos electos catalanes" y no lo iba a consentir. Interrumpió en muchas ocasiones al presidente de la comisión, que incluso amenazó con expulsarlo de inmediato de la comisión. Diputados de otros grupos se dirigieron al republicano para pedirle "respeto" y este abandonó la sala al término de su comparecencia.

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. (EFE)
El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. (EFE)

No saben nada de la financiación B

El antecesor de Cristina Cifuentes en el Gobierno regional también negó haber participado “jamás” en la financiación del partido. González sí reconoció, igual que hizo en la Audiencia Nacional hace meses, que le llamó la atención el “interés” constante que tenía el PP nacional en las adjudicaciones que se producían en la Comunidad de Madrid. Concretamente, el extesorero Álvaro Lapuerta, quien se interesaba por los proyectos urbanísticos “permanentemente o con una cierta asiduidad”. Aun así, el expresidente madrileño negó “presiones” o “intervenciones” de cualquier tipo para que se otorgasen adjudicaciones en la comunidad.

Ni Aguirre ni González: Rufián, protagonista de la comisión de financiación del PP

No fue lo único que negó. También se refirió a la operación Lezo, la misma que le llevó a estar en prisión siete meses el pasado año y en la que está imputado. González aseguró que “jamás se utilizó el Canal de Isabel II para pagar a la empresa informática EICO”, propiedad de Alejandro de Pedro (implicado en la trama Púnica). Hubo tiempo para mencionar la conversación pinchada en Lezo con el exministro Eduardo Zaplana, en la que hablaron de un supuesto chantaje a Mariano Rajoy con una grabación en la que el expresidente de la constructora Degremont Rafael Palencia reconocía el pago de comisiones al PP. Pero González ha reiterado que esa charla fue una "conversación de café" en la que simplemente trataban un "chascarrillo".

Aguirre, por su parte, insistió en reiterar que ella nunca estuvo pendiente de la financiación del PP y aseguró que “asumió responsabilidades políticas” dimitiendo como portavoz del grupo municipal popular al entender que no vigiló suficiente y no preguntó suficiente. Su dimisión coincidió con la entrada en prisión de González. De esa manera, la expresidenta desvinculó de la decisión de dimitir a la dirección nacional del PP y lo asumió como una iniciativa propia.

La comparecencia de ambos se produce en un momento de máxima tensión en el PP tras estallar el escándalo del máster de Cifuentes. Ninguno de los expresidentes se quiso pronunciar sobre el asunto ante las cámaras que les esperaban a la entrada, como tampoco durante la comisión, pese a que alguno de los diputados les preguntaron acerca de la cuestión. En el caso de Aguirre, el diputado socialista Artemi Rallo le comentó que le iba a hacer una última pregunta, pero la expresidenta se adelantó y se dijo a sí misma, sonriéndose: “¿Cree que debe dimitir la señora Cifuentes?”. Ante la sorpresa de sus señorías, Aguirre zanjó: “Llevo en esto 30 años”. Eso sí, ni una sola palabra sobre la situación tan delicada que atraviesa en estos momentos Cifuentes, más allá de un chascarrillo durante uno de los diálogos mantenidos con Rufián, cuando la expresidenta espetó: “Menos mal que yo no tengo máster”.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios