TODA LA OPOSICIÓN, CON EL PSOE, PIDE QUE DIMITA

Carmena 'salva' a su edil de Seguridad pero deja abierta la herida de Lavapiés

Los grupos de la oposición coinciden en que Barbero ha quedado "muy tocado" tras la reprobación aprobada en el pleno y con la crisis de Lavapiés aún abierta en canal

Foto: La alcaldesa de la ciudad de Madrid, Manuela Carmena, durante el pleno municipal. (EFE)
La alcaldesa de la ciudad de Madrid, Manuela Carmena, durante el pleno municipal. (EFE)

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó la dimisión del concejal de Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, a causa de la profunda crisis abierta en el barrio de Lavapiés. Los tres grupos de la oposición votaron juntos la propuesta del PSOE-M, socio de Ahora Madrid en el consistorio, en que exigían al delegado que asumiera responsabilidades políticas por la gestión que hizo la pasada semana, "por su falta de transparencia e información a la ciudadanía, clave para trasladar tranquilidad y calmar los ánimos" para devolver un buen clima de convivencia en el barrio. Pero Barbero ni dimitió ni hizo autocrítica, como tampoco la alcaldesa ni nadie del equipo de gobierno municipal. El delegado incluso llegó a defenderse afirmando que "la cuestión no es tanto cómo lo he hecho yo, sino que se nos sigue muriendo gente". Los grupos de la oposición coinciden en que el concejal de Seguridad ha quedado "muy tocado" tras la reprobación de este jueves.

Sin duda, la de Lavapiés es la mayor crisis que ha afrontado el Gobierno de Ahora Madrid en esta legislatura. La muerte del mantero Mame Mbaye y los posteriores disturbios en la zona han generado una ruptura sin precedentes dentro y fuera del Ejecutivo municipal, y han hecho saltar por los aires las relaciones entre los sindicatos de la Policía Municipal y su máximo responsable. Hasta el punto de que todos ellos se concentraron en la mañana del jueves para pedir públicamente su dimisión, denunciar sentirse desprotegidos y culpar al concejal de generar situaciones inseguras para los ciudadanos tras las decisiones tomadas.

Prueba del complicado escenario que afronta a partir de ahora Barbero —y, por extensión, Manuela Carmena— son las durísimas críticas lanzadas desde el PSOE en el consistorio. Su portavoz, Puri Causapié, acusó a Barbero de haber mantenido un "silencio irresponsable" que, según él, respondía solo a "una actuación prudente". Actuación, le asestó la socialista, "que se volvió en contra de la policía". Tras pedirle formalmente su dimisión "para resolver esta crisis", Causapié no dudó en dirigirse a la alcaldesa para arrojarle también un importante reproche. "Liderar una ciudad es también estar en los momentos más críticos. Usted no estuvo y se lo tengo que decir", zanjó ante una mirada cabizbaja de la regidora. Fuentes socialistas reconocen ver al delegado Barbero "acorralado" tras una intervención en el pleno que resolvió poco, o más bien generó nuevas suspicacias.

Sin duda, otra de las claves que pesarán sobre el concejal de Seguridad a partir de este viernes serán las dudas vertidas durante su intervención sobre la actuación de la policía municipal. Barbero modificó durante el pleno la versión oficial del ayuntamiento hasta ahora, que siempre había dejado claro que la muerte de Mbaye se produjo por causas naturales y no por una persecución policial. Sin embargo, en esta ocasión, el delegado hizo un relato de los últimos pasos recorridos por el mantero senegalés fallecido, poniendo en entredicho la actuación del cuerpo.

"Él corre por la calle Postas hasta la plaza Mayor. Allí se reagrupa con algún que otro compañero mantero, y juntos emprendieron camino hacia su residencia, andando y huyendo. Bajaron por la calle Toledo. Se dirigieron hacia la calle Embajadores, giraron por la calle del Oso. En el número 10, Mame se desplomó. Su corazón no podía más. Venía huyendo desde Puerta del Sol, sí, corriendo desde plaza Mayor. Y andando hasta la calle del Oso. Pero venía huyendo. Es cierto que hasta donde sabemos no había persecución directa de Mame desde plaza Mayor hasta calle del Oso, pero también es cierto que llevaba 14 años huyendo", afirmó, despertando asombro y críticas a partes iguales entre los grupos de la oposición. "Estamos investigando, porque eso no es poner en cuestión la actuación, sino buscar la verdad", concluyó el delegado. Afirmaciones que para el resto de fuerzas políticas revisten una gravedad total. Los populares se apresuraron a replicar al concejal, criticando que "extendiera el manto de sospecha sobre la policía", tal y como expresó José Luis Martínez-Almeida.

Concentración en Lavapiés tras la muerte de un mantero senegalés. (Daniel Muñoz)
Concentración en Lavapiés tras la muerte de un mantero senegalés. (Daniel Muñoz)

La oposición entiende que la gestión que Ahora Madrid ha hecho de la crisis de Lavapiés no puede resolverse sin que alguien asuma responsabilidades políticas. Los distintos partidos entienden que el hecho de que el equipo de gobierno conociera una información que no compartió hasta 20 horas después alentó los actos violentos que tuvieron lugar en el barrio y dejaron completamente desprotegidos a los agentes municipales. La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, insistió en poner de manifiesto esa idea: "¿Por qué permitió que corriese el bulo si tenía la información desde el principio?", recriminó una y otra vez la dirigente de centro.

La cuestión es que, además de los sindicatos policiales y las fuerzas de la oposición, la actuación del Gobierno municipal también ha roto por dentro el propio Ejecutivo local. Ya lo hizo el fatídico jueves, cuando la corriente de Ganemos emitió un comunicado en el que pedía que se "depuraran responsabilidades políticas" y criticaba que el ayuntamiento no hubiera sido capaz de poner en marcha "una sola medida específica" para mejorar la situación de los inmigrantes en la ciudad (en clara alusión a la tarjeta de vecindad anunciada a bombo y platillo por la alcaldesa que, de momento, no ha comenzado a funcionar).

El concejal de Ahora Madrid Javier Barbero, durante el pleno del ayuntamiento. (EFE)
El concejal de Ahora Madrid Javier Barbero, durante el pleno del ayuntamiento. (EFE)

Durante el pleno municipal de este jueves, tres de los ediles de Ahora Madrid —Rommy Arce, Montserrat Galcerán y Pablo Carmona— manifestaron su desacuerdo con la moción defendida por el equipo de gobierno (que contrarrestaba las tres de la oposición y que, entre otras cosas, daba apoyo a la policía municipal). No pudieron escenificarlo porque no se permitió el voto particular, pero su intención era abstenerse en la iniciativa de su propio grupo. Además, los tres ediles insisten en mantener que la muerte de Mbaye se produjo en un contexto de huida y persecución policial "que finalizó a tan solo 900 metros del lugar de su muerte", según sostienen en un nuevo comunicado en el que exigen que la Delegación del Gobierno aporte toda la información relativa al despliegue policial del 15 de marzo en la plaza de Lavapiés.

Barbero quiso insistir en los problemas de fondo que ha despertado la ya conocida como crisis de Lavapiés y que resumió así: "Tenemos una Ley de Extranjería que niega la condición de sujeto de derechos", "la afectación de la salud acaba dependiendo de las distintas maneras de enfocar las propias normas" y la afirmación de que "hay mucha gente que sigue viviendo en condiciones durísimas". Problemas que el Gobierno tendrá que afrontar pero que la oposición insiste en desvincular de la cuestión concreta del delegado: los tres partidos seguirán insistiendo en que debe dimitir.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios