cede el material biológico para investigaciones externas

Viaje al único banco de cerebros de Madrid: 2.600 almacenados en formol y a -80 grados

El hospital de Alcorcón cuenta con un centro de referencia para avanzar en la investigación de enfermedades neurológicas. Los responsables explican la importancia de la donación

Foto: El almacén donde se guarda en formol el hemisferio izquierdo de los cerebros.
El almacén donde se guarda en formol el hemisferio izquierdo de los cerebros.

Parece un simple almacén, con decenas de cajas ordenadas correctamente cada una con su etiquetado. Pero lo que allí se guarda con tanto celo tiene un valor incalculable desde el punto de vista médico y científico. Bienvenidos al único banco de cerebros hospitalario que existe en la Comunidad de Madrid, en las cuidadas y protegidas instalaciones que posee el Hospital Universitario Fundación Alcorcón. Cerca de 2.600 unidades almacenadas que el centro incluso cede a investigadores de cualquier parte del mundo para avanzar en el estudio y tratamiento de las enfermedades neurológicas y de los tumores cerebrales. En definitiva, para seguir conociendo la herramienta más avanzada que tiene el ser humano.

El hospital de Alcorcón comenzó a custodiar tejido cerebral en 1998, aunque tiene la categoría de biobanco desde el año 2007. En esa primera fase, entre 1998 y 2007, el hospital almacenó e investigó 2.025 cerebros. En la última década, entre 2007 y 2017, sumó otros 543. La doctora María Luisa Casas dirige las instalaciones y destaca la importancia de un centro de estas características. "Las muestras biológicas tienen un poder de información fundamental para avanzar en la investigación, una gran riqueza biológica que ayuda y mucho en el diagnostico y tratamiento de las enfermedades neurológicas, como el párkinson, el alzhéimer o las distintas variantes de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob". En España hay 12 bancos de este tipo.

Los congeladores donde se conserva el hemisferio derecho de los cerebros.
Los congeladores donde se conserva el hemisferio derecho de los cerebros.

Por eso Casas también destaca la importancia de la donación. "Mucha gente que quiere ser donante no sabe que puede donar su cerebro, primero por desconocimiento y segundo porque piensa que no sirve médicamente. Siempre asociamos salvar vidas con la donación de otros órganos, como el corazón, el hígado o el riñón. Pero la donación de cerebros tiene un papel fundamental en la investigación, y eso también ayuda para salvar vidas a medio y largo plazo". Carmen Guerrero es otra de las doctoras responsables del banco: "Los familiares de aquellas personas que han fallecido con problemas neurológicos están más concienciados a la hora de donar los cerebros de sus seres queridos, pero también es importante contar con lo que llamamos controles sanos, es decir, cerebros de pacientes que han fallecido sin patologías neurológicas y que son muy importantes en nuestras investigaciones para comparar con cerebros no sanos".

Almacén con hemisferios izquierdos, que se guardan en formol.
Almacén con hemisferios izquierdos, que se guardan en formol.

El hospital de Alcorcón tiene además una importante vocación a la hora de colaborar con investigadores externos. "Nuestras muestras están abiertas a cualquier investigación", explica la doctora Casas. Para ello, el centro cuenta con un comité técnico que primero analiza si la muestra con las características solicitadas se encuentra disponible. Y luego un comité biomédico decide si se puede compartir. "Lo importante es que todos los donantes y sus familias sepan que el cerebro se usa con buenos fines". De hecho, existe un protocolo de seguridad para que esas muestras viajen en condiciones óptimas.

Para ello es importante un almacenamiento correcto. El hemisferio derecho del cerebro se conserva en frío, a unos 80 grados bajo cero. El sistema ideal para que esa parte sirva en estudios relacionados con las proteínas y los genes. El hospital cuenta con arcones congeladores de última generación que miden la temperatura cada cinco minutos y con un doble sistema de seguridad por si falla la luz del centro. "Es vital mantener la cadena de frío", afirma la doctora Guerrero. El cerebro no se puede descongelar y luego congelar de nuevo, por eso se conserva a tan bajas temperaturas, para que cuando se utilice se pueda manejar con un margen de tiempo de seguridad.

Secciones de tres cerebros distintos. El de arriba está sano. El del medio y el de abajo, con pliegues más separados, son cerebros que han padecido párkinson y alzhéimer.
Secciones de tres cerebros distintos. El de arriba está sano. El del medio y el de abajo, con pliegues más separados, son cerebros que han padecido párkinson y alzhéimer.

El hemisferio izquierdo en cambio se conserva en formol, ideal para realizar estudios neuropatológicos y genéticos. "Con el avance de las técnicas de biología molecular se ha puesto de manifiesto la importancia del estudio de la base genética de muchas enfermedades, para ello es muy importante la calidad y la cantidad de ADN de las muestras almacenadas", señala la doctora Guerrero. Ambos sistemas, el frío y el formol, sirven para poder llevar a cabo extracciones moleculares. El banco también conserva otras partes del cerebro, como el tronco y el cerebelo. Y también tiene algunas muestras de cerebros de fetos. Buscando un importante nivel de seguridad, la sala donde se almacenan los hemisferios izquierdos es ignífuga, para evitar incendios.

Un cerebro con los dos hemisferios antes de ser tallado.
Un cerebro con los dos hemisferios antes de ser tallado.

El banco cuenta también con un laboratorio y una sala de tallaje que usa el equipo de extracción. Y es que una vez separados los dos hemisferios es necesario dividirlos en secciones para su tratamiento, etiquetado y conservación. Todo ello es vital para que incluso los primeros cerebros, los que fueron guardados en 1998, sirvan todavía hoy para determinados estudios. El hospital de Alcorcón es además centro de referencia en la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ), producida por una proteína llamada prion. Una de sus variantes es la encefalopatía espongiforme bovina, conocida popularmente como la enfermedad de las vacas locas. El centro guarda los cerebros de las cinco personas que han padecido esta variante en España por comer carne contaminada.

De hecho, el 24% de los cerebros de la colección histórica (la que aglutinó el hospital entre 1998 y 2007) estaba afectado por variantes de la ECJ. El 13,6% padeció alzhéimer y un 5%, demencia por cuerpos de Lewy. Toda esta colección está permitiendo importantes avances en la investigación de enfermedades como el párkinson, demencias vasculares, enfermedades degenerativas, tumores, esclerosis múltiple e incluso dolencias psiquiátricas. El banco dispone además de salas especialmente protegidas, a las que El Confidencial no ha podido acceder, donde se guardan los cerebros afectados por ECJ, que necesitan un tratamiento especial y que los médicos autorizados manejan con trajes especiales para evitar contagios.

El equipo del banco de cerebros del hospital de Alcorcón.
El equipo del banco de cerebros del hospital de Alcorcón.

El banco de leche del 12 de Octubre

Otro hospital madrileño, el Universitario 12 de Octubre, cuenta con otra banco muy especial, el Banco Regional de Leche Materna Aladina-MGU, que se puso en marcha a finales de 2007 y que ya ha suministrado leche donada a más de 4.000 bebés prematuros o enfermos. Adquirió carácter regional en junio de 2014 y desde entonces proporciona leche donada a los bebés ingresados en los hospitales La Paz, Clínico San Carlos, Príncipe de Asturias, Severo Ochoa y Puerta de Hierro-Majadahonda.

A lo largo de esta década de intensa actividad, el banco ha procesado más de 10.760 litros de leche donada, gracias a la colaboración de 1.664 mujeres. "Con este gesto altruista las donantes contribuyen a mejorar la salud de los niños, ya que la leche materna donada protege a los recién nacidos frente a problemas intestinales graves e infecciones. Además, si es utilizada durante los primeros 15 días de vida, favorece el desarrollo inmunitario del niño", explican desde la Consejería de Sanidad.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios