LAS DOS ALMAS EN EL AYUNTAMIENTO

La lucha de Higueras contra Sánchez Mato en Madrid: IBI de mercados, deuda, 'okupas'...

La gestión del PEF y la tutela de Montoro sobre las cuentas municipales es el enésimo ejemplo de luchas internas en el equipo de Gobierno. Son dos almas, dos modelos distintos

Foto: La alcaldesa, Manuela Carmena, junto a Carlos Sánchez Mato y Marta Higueras. (EFE)
La alcaldesa, Manuela Carmena, junto a Carlos Sánchez Mato y Marta Higueras. (EFE)

La crisis que está atravesando el Ayuntamiento de Madrid a causa de la 'intervención' del Ministerio de Hacienda, cuya tutela no volverá a su periodicidad habitual hasta que el consistorio regrese a la senda de gasto marcada por Montoro, ha conseguido algo que no sucedía desde hace tiempo: unir a todos los miembros del equipo de Gobierno en torno a una misma cuestión, su discrepancia con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la convicción del "trato injusto" al que se está sometido a la capital. Por el camino, sin embargo, quedan muchas controversias internas que vuelven a poner de manifiesto las dos almas que existen en el seno de Ahora Madrid. Su núcleo más cercano, liderado por su mano derecha, la delegada Marta Higueras, y apoyado por los socialistas madrileños, considera que en los últimos meses las cosas no se han hecho del todo bien y reprochan la falta de previsión en el área de Economía ante el escenario que podía venirse encima.

De hecho, cuando en el mes de abril Manuela Carmena optó por tomar las riendas en vista de que las relaciones con el ministerio estaban demasiado deterioradas, la gestión del Plan Económico y Financiero (PEF) pasó a manos de su persona de máxima confianza. Higueras estuvo al corriente desde entonces de la evolución de los acontecimientos, ha dirigido los trabajos con la intervención general del Ayuntamiento y ha trabajado activamente con la líder del PSOE-M, Puri Causapié, y su portavoz económica, Erika Rodríguez, para intentar reconducir la situación con el secretario de Estado de Hacienda como principal interlocutor por parte del ministerio.

Fue su negociación directa con los grupos de la oposición la que consiguió que el último PEF saliera adelante con la abstención de todos ellos (incluidos PP y Ciudadanos) apelando a la responsabilidad del consistorio de presentar dentro del plazo estipulado un plan económico. Son muchos los que reconocen que, si las conversaciones hubieran corrido a cargo del concejal Sánchez Mato, el acuerdo podría no haber llegado, pese a que el PEF se reformuló para cumplir con las exigencias pautadas desde Hacienda. Al final, ni siquiera la cita de la regidora en la sede del ministerio pudo frenar la represalia de Montoro.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (i). (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras (i). (EFE)

Carmena e Higueras impulsaron entonces una comisión dedicada exclusivamente a subsanar las deficiencias del PEF y conseguir cuanto antes una solución. Este núcleo es partidario de cumplir tan pronto como sea posible pese a que el consistorio se verá obligado a hacer importantes recortes en inversiones. Precisamente en la comparecencia de esta semana ofrecida por la alcaldesa, la delegada de Derechos Sociales Sánchez Mato y la portavoz Rita Maestre, Higueras tuvo un gran protagonismo tomando la palabra para explicar todo aquello en lo que su área se veía afectada a causa de la retención de crédito. Y la cuestión relativa al PEF no es la única 'disputa' interna en la que se han visto enfrentados Higueras y Sánchez Mato.

Precisamente hace pocos días, el IBI de los mercados municipales enfrentaba a ambos delegados en dos Juntas de Gobierno. La apuesta de la delegada Higueras y que se aprobó en el pleno municipal de junio era una bonificación de este impuesto del 95%, que previamente fue vetado por Sánchez Mato. De hecho, la reunión del Ejecutivo local del 26 de octubre aprobó la propuesta del delegado, que pretendía fijarla, sin embargo, en el 50%. Un día antes el concejal de Hacienda presentaba su propuesta de ordenanzas fiscales para 2018 recogiendo esa cifra.

Pero, la insistencia de Higueras —y de grupos de la oposición como Ciudadanos— llevó a que la junta de Gobierno del 6 de noviembre se decantara finalmente por lo que quería la mano derecha de Carmena. Y, de hecho, este martes era ella junto a la socialista Erika Rodríguez la que presentaba el Plan Estratégico de los Mercados Municipales. La portavoz naranja del consistorio no dudó en reconocer que había sido "una larga batalla" a causa de "otra pelea entre concejales".

Otro de los ejemplos más sonados entre las disputas de ambas áreas hace meses fue la modificación del reglamento de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) —dependiente de Higueras— que finalmente excluyó la regularizacion de la situación de familias 'okupas' en pisos municipales. Aunque la delegada anunció previamente que el cambio en la normativa interna impediría acceder a una vivienda pública a cualquier persona que estuviese residiendo en un edificio municipal 'okupado' en el momento de registrar la solicitud, anque previamente el equipo de Gobierno había anunciado que los 'okupas' podrían tener acceso a una vivienda. Este giro, de hecho, permitió que además del PSOE-M se uniera el grupo de centro, y provocó fuertes críticas internas por parte de Ganemos y el concejal Sánchez Mato, perteneciente a Izquierda Unida.

En cierta medida, la diferencia de criterios en torno a determinadas cuestiones competenciales podría residir incluso en el propio origen de la 'superconcejalía' que desde el primer momento obtuvo Higueras. Denominada Derechos Sociales, Equidad y Empleo, comprendió muchas de las competencias que en corporaciones anteriores a manos del PP pertenecían a Economía: empleo, comercio, emprendimiento, desarrollo empresarial e incluso Mercamadrid.

Está por ver también si el núcleo duro que rodea a la alcaldesa Manuela Carmena y al PSOE-M se impone resolviendo cuanto antes esta situación

En las próximas semanas el Gobierno municipal deberá concretar las retenciones de crédito que llevará a cabo para cumplir con el requerimiento de Hacienda o la tutela semanal continuará y, sobre todo, el consistorio podría enfrentarse a una importante sanción económica. Está por ver también si el núcleo duro que rodea a la alcaldesa y al PSOE-M se impone resolviendo cuanto antes la situación y aprovechando la cita con el pleno municipal a finales de noviembre, donde Ahora Madrid debe presentar el PEF definitivo. Lo que sí se enfrenta a una prórroga inevitable será la negociación de los Presupuestos de 2018. Las conversaciones no han ni comenzado y los socialistas descartan que sea posible acordarlos antes del 31 de diciembre.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios