los anticapitalistas, al margen del acuerdo

Carmena pacifica Podemos: así es el pacto Iglesias-Errejón para Cibeles y la Asamblea

El exportavoz contará con total autonomía para confeccionar su candidatura a la Comunidad, con Rita Maestre de posible número dos, y el equipo de Espinar tendrá cabida en el Ayuntamiento

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias (abajo), conversa con el diputado de esta formación, Íñigo Errejón, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (abajo), conversa con el diputado de esta formación, Íñigo Errejón, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)

La unidad interna reclamaba por las bases de Podemos en la fratricida asamblea de Vistalegre II es el "mandato" al que se acogen desde la corriente pablista y errejonista para explicar su pacto en Madrid. Un acuerdo tanto para renovar la dirección municipal como para preconfigurar el proyecto político y las listas electorales para los próximos comicios municipales y autonómicos de 2019, con vistas a escalarlo al resto de territorios. Las negociaciones, de las que se ha autodescartado la corriente anticapitalista, han partido del reparto de poder salido de la última asamblea ciudadana y la petición de Íñigo Errejón para tener las manos libres a la hora de elegir al equipo que lo acompañará en su candidatura contra la presidenta autonómica Cristina Cifuentes.

El candidato para liderar la lista conjunta en las primarias municipales que se celebrarán a medidos del próximo mes de diciembre corresponde a los ganadores de la asamblea estatal, y la persona elegida es el exJemad Julio Rodríguez. Un nombre que se ha aceptado por Errejón porque, según señalan fuentes de su entorno en Madrid, "lo importante, por encima de quien encabece y los puestos en las listas, es la línea política que debe estar en consonancia la política municipal llevada a cabo en el Ayuntamiento por Ahora Madrid". Asimismo, entienden que por los resultados de Vistalegre II "no nos toca a nosotros conducir el consejo ciudadano municipal".

De aquí el papel protagonista de Manuela Carmena en los pormenores del pacto, quien para repetir como candidata ha exigido hacerlo con una lista de afines que deje fuera a la oposición interna representada ha día de hoy por el sector anticapitalista y los ediles autónomos. Una exigencia aceptada por Princesa 2. El objetivo de Iglesias y Errejón es relanzar a Carmena y dar continuidad a su proyecto en la capital.

Anticapitalistas presentarán una lista propia, liderada por la diputada autonómica Isabel Serra, y con un proyecto "opuesto al nuestro", remarcan estas mismas fuentes. En un primer momento, la apuesta del secretario general Pablo Iglesias era integrar a las tres corrientes con representación en una misma lista y proyecto político, incluso llegando a amenazar que o había una única lista con los pesos internos y el proyecto aprobado en Vistalegre II o sino tampoco pactaría con Errejón.

El intercambio de posiciones entre los planos municipal y autonómico fue uno de los puntos calientes de las negociaciones

Finalmente se recondujo el acuerdo en aras a no volver abrir un proceso de confrontación que su exnúmero dos también quería evitar. Las exigencias de este último se centraron principalmente en asegurarse autonomía para confeccionar la lista de Podemos a la Comunidad de Madrid. A cambio, según el acuerdo, deberá ceder el control que actualmente tenía en el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

Es en este punto del acuerdo en la que entran en juego nombres como los de Ramón Espinar, Tania Sánchez y Rita Maestre, así como el intercambio de cromos en el control orgánico municipal y autonómico y, por ende, de los grupos municipal y autonómico. Tanto Sánchez como Maestre sonaron como número dos de Errejón, pero finalmente se ha allanado el camino para que este puesto lo cubra la actual portavoz municipal. A cambio, parte de la actual dirección autonómica, liderada por Espinar, desembarcará en el Ayuntamiento, siempre desde la fidelidad al equipo que rodea a la alcaldesa Manuela Carmena. Al menos esta es la intención del oficialismo.

El intercambio de posiciones entre los planos municipal y autonómico es uno de los puntos calientes de las negociaciones. Tania Sánchez fue quien más se resistió a ceder este bastión según fuentes presentes en la negociación, aun a cambio de que el errejonismo tuviese las manos libres en la comunidad. Sin embargo, Errejón optó por sacrificarla para desencallar este punto fundamental del pacto. Un hecho que también sitúa al margen a los ediles que pertenecían a la extinta Convocatoria por Madrid, plataforma con la que Tania Sánchez dio el salto de IU a Podemos, como es el caso de Jorge Castaño y Esther Gómez. Con todo, este será uno de los grandes debates que todavía deberá concretarse en los próximos meses, según explican fuentes del entorno de Tania Sánchez.

Las listas para las municipales llevarán el sello del denominado 'equipo Carmena' y Espinar, mientras que las autonómicas tendrán acento errejonista

Las listas para las municipales llevarán por tanto el sello del denominado 'equipo Carmena' y del pablismo, representado por Espinar, mientras que las listas para las autonómicas tendrán acento errejonista, al igual que la campaña. El encaje del sector anticapitalista en este contexto será difícil. Aunque se prevé que la polarización en las primarias les favorezca, no son pocas las voces que lo ponen en duda asegurando que les pasará factura la "deslealtad" con la línea oficial del partido al reconocer la república catalana y su decisión de quedarse al margen del mandato de la unidad expresado en Vistalegre II.

Más difícil será mantener la unidad en el seno de la dirección autonómica, que actualmente controlan pablistas y anticapitalistas tras enfrentarse en una misma lista contra la liderada por Rita Maestre. Aunque ambas corrientes rechazan hablar de primarias en este órgano, se da por descontado que debarán convocarse antes o simultáneamente al proceso para cerrar la lista electoral, puesto que sería una grave disfunción que el candidato a la presidencia de la Asamblea de Madrid no tuviese el control orgánico de la dirección autonómica.

El actual secretario general autonómico, Ramón Espinar, ya daba claras pistas esta semana, durante una entrevista con Ctxt celebrada en el madrileño Teatro del Barrio, sobre el Podemos que viene: "Para que seamos capaces de construir para 2019 un proyecto que vaya como un tiro a ganar las elecciones autonómicas y municipales y para que en 2020 podamos poner sobre la mesa un proyecto de país capaz de disputar el gobierno al PP necesitamos ya un cierto cierre de filas. Y esto no significa uniformar Podemos. Significa que necesitamos generar unidad en torno a las direcciones y políticas y que la confrontación sea con el Partido Popular".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios