los 45 del turno nocturno

Los inspectores de Carmena persiguen a pie (y de noche) los camiones de la basura

Los agentes de residuos medioambientales (ARMA) han dejado de usar el coche oficial como protesta porque el Ayuntamiento de Madrid no reconoce entre sus funciones la de conducir

Foto: Residuos sin recoger en unos contenedores de Madrid en una foto de archivo. (EFE)
Residuos sin recoger en unos contenedores de Madrid en una foto de archivo. (EFE)

La escena puede ser de lo más surrealista. Inspectores del Ayuntamiento de Madrid persiguiendo a pie (o en transporte público) los camiones de la basura por toda la ciudad para controlar si prestan bien o no el servicio. Los 45 agentes de residuos medioambientales (ARMA) que trabajan en el turno de noche han decidido no utilizar el coche oficial como protesta por lo que consideran un agravio comparativo con el resto de compañeros municipales. Su trabajo es vital para la capital. Por las manos de la plantilla de los ARMA (250 agentes en total) pasa la inspección, en un solo mes, de miles y miles de actuaciones de limpieza viaria: 284.000 retiradas de muebles abandonados, ocho millones de recogidas de residuos, 5.200 baldeos en las calles, 85.000 eliminaciones de grafitis...

La gota que ha colmado el vaso ha sido que el equipo de Manuela Carmena no quiere aplicarles la Directiva Comunitaria 2003/88/CE, que sí se aplica por ejemplo a otros trabajadores municipales, como bomberos y policías. "Esta situación nos ha llevado a no realizar las tareas que están fuera de las funciones que tenemos reconocidas, como la de conducir vehículos", señalan desde CSIF y UGT. Desde mayo, la mayoría de los inspectores realizan a pie su trabajo o utilizan el transporte público para moverse por la ciudad. "El ayuntamiento considera la utilización del vehículo oficial como un elemento de confort y no como algo necesario para realizar nuestro trabajo", explica Javier Santos, portavoz de CSIF.

La medida afecta sobre todo a los ARMA que trabajan en el turno nocturno, que velan por que se cumpla la ordenanza de limpieza de la capital y por que se cumplan también todos los contratos en vigor, que incluyen la recogida de basuras (el ayuntamiento paga 687 millones por cuatro años), la limpieza viaria de las calles (1.944 millones en ocho años) y el tratamiento de los residuos en el Parque Tecnológico de Valdemingómez. "No es un tema económico, sino de salud laboral", señala David Batista, portavoz de UGT. Lo que dice la directiva europea es que hay que intentar reducir los turnos nocturnos.

"En cambio, somos el colectivo de funcionarios del Ayuntamiento de Madrid que más trabaja de noche", aseguran desde CSIF. En total, 363 noches al año. "Pero, aun así, el equipo de Gobierno local no nos quiere aplicar esa directiva, algo que sí hace con bomberos y policías. Por ejemplo, cada hora nocturna de un bombero es como si trabajara 1,28 horas. Y en la policía el ratio es de 1,35, por lo que tienen más descanso que nosotros". Desde UGT señalan que aunque el ARMA es un colectivo relativamente joven, ya están apareciendo las primeras enfermedades relacionadas con el trabajo nocturno, como hipertensiones y trastornos del sueño. "La reducción de la jornada nocturna conllevaría una mejora en la salud de estos trabajadores".

Miembros del servicio de limpieza viaria, trabajando en la capital. (EFE)
Miembros del servicio de limpieza viaria, trabajando en la capital. (EFE)

El ayuntamiento tampoco les quiere reconocer algunas funciones, como la de conducir, "que debería ser una herramienta más de nuestro trabajo", asegura Javier Santos. Es decir, los inspectores pueden coger los coches oficiales para realizar su trabajo, pero por su cuenta y riesgo. Si tienen una multa, por ejemplo, de aparcamiento, la pagan ellos. "Ahora se de la paradoja de que la inspección municipal que controla el trabajo de las empresas concesionarias, la inmensa mayoría mecanizadas, se realiza a pie. En el turno de noche es imposible seguir a los camiones de las concesionarias para vigilar si hacen bien o mal su trabajo. Así no hacemos ni el 15% de nuestro trabajo".

Un agente de residuos medioambientales cobra de media unos 1.450 euros al mes, en función de la antigüedad. Los del turno de noche cobran un plus de 85 euros netos mensuales. No tienen plus de peligrosidad ni de penosidad, aunque los ARMA destinados al vertedero de Valdemingómez cobran un plus de toxicidad. En el turno de noche hay 21 agentes destinados a la inspección de la recogida de residuos, 20 para el servicio de limpieza viaria y cuatro en Valdemingómez. Empiezan a trabajar a las 22:30 o a las 23:00 y finalizan a las 6:00 o a las 6:30.

Un inspector tiene amplias competencias. No solo siguen a los camiones para ver cómo tratan la basura y recogen los residuos, también inspeccionan las recogidas de papel y cartón, los baldeos mecánicos, la eliminación de grafitis, cómo trabajan los barrenderos. Entre enero y mayo de este año, la ciudad de Madrid generó 482.860 toneladas de basura. Los ARMA también controlan cómo se limpian las zonas verdes, los parques infantiles, si se vacían correctamente las 64.000 papeleras de la capital, los olores de determinadas zonas, la presencia de pegatinas y carteles no autorizados, la recogida de muebles abandonados, el desbroce de solares, la limpieza de las fuentes para beber, el buen funcionamiento de los elementos de riego, la presencia de malas hierbas en zonas verdes, el estado del arbolado…

Un inspector también puede sancionar a un vecino que no recoja de la vía publica las heces de su perro o a un comercio que no deposite correctamente sus residuos. "También creemos que debemos ser reconocidos como agentes de la autoridad. Lo que está claro es que el ayuntamiento no tiene una estrategia clara para el servicio de inspección. Y eso que la limpieza supone el mayor gasto en las arcas públicas", señala Santos. "Hace falta una modernización del servicio de inspección, para que sea más eficaz", explica David Batista, de UGT.

Operarios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
Operarios de limpieza del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

Los sindicatos llevan tiempo esperando reunirse con el ayuntamiento "para que reconozca todas nuestras funciones y nos otorgue más protección a la hora de sancionar. Estamos un poco abandonados. En junio, la concejala Inés Sabanés dijo que nos quería convocar, estamos esperando". Un portavoz del Área de Medio Ambiente y Movilidad explica a El Confidencial que "el consistorio va a mantener próximamente una reunión con los representantes de los inspectores para analizar su situación, pero, en cualquier caso, hay temas que deben ser tratados en la mesa general del Ayuntamiento de Madrid".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios