MOVIMIENTO CONTRA LA INTOLERANCIA

Piden una pancarta de Miguel Ángel Blanco en Cibeles y Carmena guarda silencio

La petición de Movimiento contra la Intolerancia, según reconoce su presidente, se produjo ante la evidencia de que ni el ayuntamiento ni ningún grupo habían planteado ningún tipo de homenaje

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (2i), la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa (i), y Marimar Blanco (d), en un homenaje a Miguel Ángel Blanco en 2015. (EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (2i), la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa (i), y Marimar Blanco (d), en un homenaje a Miguel Ángel Blanco en 2015. (EFE)

A una semana de que se cumplan 20 años del asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA, el Movimiento contra la Intolerancia ha solicitado al Ayuntamiento de Madrid que se coloque una pancarta en su memoria en el palacio de Cibeles, coincidiendo con la fecha del aniversario. Los actos institucionales de homenaje al que fue concejal del PP en Ermua, que durante estos días se están proponiendo en varios municipios, se pretenden replicar en la capital porque, según sostiene el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, "hace 20 años la respuesta de Madrid fue tremenda, con numerosas movilizaciones y vigilias durante el secuestro, por lo que el ayuntamiento debería ser sensible con este sentimiento del pueblo madrileño".

Ciudadanos ya se ha sumado a la petición y el resto de grupos de la oposición todavía está valorando la iniciativa que se les hizo llegar la mañana de este miércoles, mientras que el gabinete de la alcaldía ha evitado pronunciarse. En algunos municipios, los grupos de PSOE y Podemos han evitado apoyar iniciativas similares, por diferentes motivos, provocando incluso que el secretario de Relaciones Institucionales de los socialistas, el sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, tuviese que salir a defender que su partido "está en una posición clarísima de tener en la memoria a Miguel Ángel Blanco", durante una rueda de prensa en Ferraz. El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, que lo acompañaba en el encuentro con los medios de comunicación, fue más explícito al considerar como "absolutamente rechazable y detestable" la postura de sus compañeros de filas en consistorios como el de Bilbao o Jerez.

El texto de la propuesta cursada por el colectivo que preside Esteban Ibarra plantea la convocatoria de una concentración el próximo 12 de julio, "un acto de memoria", según argumenta, "en congruencia con las movilizaciones masivas que realizó el pueblo de Madrid, primero pidiendo su liberación y después condenando radicalmente su asesinato". Al igual que se realizan gestos "loables" colocando pancartas en la fachada del consistorio referentes a la acogida de refugiados o a los derechos LGTBI durante el World Pride, el Movimiento contra la Intolerancia reclama que se aproveche el aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco para "visibilizar" su memoria.

Para Ibarra, es crucial que este tema no provoque división entre los distintos partidos, "no la hubo en su momento y no la debería haber ahora", añade. Hace ahora tres años, el Ayuntamiento de Madrid, bajo la alcaldía de Ana Botella, celebró un acto de homenaje en los jardines que ahora llevan el nombre de Miguel Ángel Blanco, y se colocó un busto en su recuerdo. Al acto asistieron los portavoces de los grupos municipales de PP, PSOE, UPyD e IU. La propuesta se había aprobado unos meses antes por unanimidad en el pleno.

Varias de las propuestas lanzadas por grupos municipales del PP, y de las que se han desentendido en algunos ayuntamientos PSOE, Podemos o IU, se centraban precisamente en dar el nombre del concejal asesinado por ETA en 1997 a alguna calle o plaza, así como erigir algún tipo de monumento en su memoria. Este último fue el caso de Bilbao, donde PNV y PSOE rechazaron la propuesta.

En Madrid, la petición lanzada por Movimiento contra la Intolerancia, según reconoce su presidente, se produjo ante la evidencia de que ni el ayuntamiento ni ningún grupo habían planteado ningún tipo de homenaje ni reconocimiento coincidiendo con el aniversario del concejal, que tenía 29 años cuando fue asesinado por ETA en 1997. Su objetivo es que desde una dimensión "más popular y social", el Ayuntamiento de Madrid "no olvide a Miguel Ángel Blanco, a su familia, a las víctimas y al propio pueblo de Madrid que ha sufrido como nadie el azote de esta lacra criminal".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios