Ni hubo plan de financiación ni control del gasto

Campus de la Justicia gastó 4,8 millones en "fastos" de los que no aparece documentación

El PSOE se interesa por un libro editado que la Comunidad no sabe cuánto costó y donde está el dinero recaudado por las ventas. De 2005 a 2012 se pagaron 2,7 millones en nóminas

Foto: El Instituto de Medicina Legal, el único edificio construido en los terrenos del Campus de la Justicia
El Instituto de Medicina Legal, el único edificio construido en los terrenos del Campus de la Justicia

Ya lo dijo Javier Rodríguez Fernández, apoderado del Campus de la Justicia entre octubre de 2011 y febrero de 2013, cuando le tocó comparecer en la Asamblea de Madrid el 20 de octubre. Ni hubo plan de financiación ni control del gasto. Y en cierta manera, lo ha ratificado este martes Enrique Ruiz Escudero, viceconsejero de Presidencia y Justicia, en su comparecencia también en la Cámara madrileña. Campus de la Justicia, la empresa 100% pública que creó la Comunidad de Madrid para intentar ubicar en un solo complejo todas las sedes judiciales de Madrid, se gastó 4,8 millones de euros en fastos, que incluyen exposiciones, premios, ferias, viajes, material de 'merchandising' e incluso libros... así hasta 30 actividades.

La cifra fue revelada por el viceconsejero, cuando le tocó responder la pregunta de la diputada socialista Mercedes Gallizo. "¿Cuál fue el coste del diseño y de la edición del libro 'Iustitia, La Justicia en las Artes', editado por la sociedad Campus de la Justicia?" No hubo respuesta, porque el actual Gobierno de Cristina Cifuentes, que tiene que lidiar con la auditoría de este proyecto fallido heredado de Esperanza Aguirre, no sabe cuánto costó el libro, cuánto se ha recaudado por su venta (se comercializaba a 40 euros) y a dónde fueron a parar los ingresos de comercialización. "El libro está incluido en los 4,8 millones en gastos, pero no podemos desglosarlo porque aún falta encontrar documentación", explicó el viceconsejero.

Viajes y exposiciones a Nueva York, Múnich, Singapur, Milán o Valencia, un autobús itinerante de dos plantas, camisetas, paraguas, gorras, folletos de papel satinado o la exposición "Iustitia, la Justicia en las Artes", organizada en marzo y abril de 2007 en la Fundación Carlos Amberes patrocinada por Campus y la Fundación Arpegio. Son algunos de los fastos que engloban esos 4,8 millones de los que no hay facturas desglosadas y completas. Toda la documentación del Campus está siendo archivada y catalogada por un equipo de funcionarios desde julio para hacer frente a la comisión de estudio "sobre la auditoría del endeudamiento y la gestión pública de la Comunidad de Madrid" que se lleva a cabo desde hace semanas en la Asamblea de Madrid.

La exposición 'Iustitia, la Justicia de las Artes', inaugurada por Esperanza Aguirre en marzo de 2007
La exposición 'Iustitia, la Justicia de las Artes', inaugurada por Esperanza Aguirre en marzo de 2007

39.000€ por un libro sobre edificios que no existen

Tampoco hay información del dinero recaudado por la venta de otro libro editado por Campus. Se sabe que fueron a imprenta 3.058 ejemplares y que cada libro se comercializó a 25 euros por la editorial Everest, leonesa, igual que el entonces presidente del Campus, el exconsejero Alfredo Prada. La obra se titula 'Norman Foster. Edificios de la Audiencia Provincial y del Tribunal Superior de Justicia' y costó 39.000 euros a las arcas públicas. El prestigioso arquitecto cobró 13,3 millones por el diseño de dos edificios que finalmente no se construyeron.

"Se hizo un libro sobre un proyecto inexistente y no sabemos cuánto dinero se recaudó por su venta y quién ha gestionado esa recaudación. Pediremos responsabilidades donde haga falta", señala Gallizo. "Hemos pedido el libro mayor contable del Campus donde tienen que venir reflejados todos estos gastos e ingresos y desde la Comunidad no se nos ha facilitado. Aquí hay indicios de delitos contables", afirma Eduardo Gutiérrez, diputado de Podemos.

Campus de la Justicia también pagó 2,7 millones de euros en nóminas, un millón más de lo que pensaba inicialmente la oposición

El viceconsejero de Justicia y Presidencia también reveló este martes que entre 2005 y 2012 la empresa Campus de la Justicia pagó 2,76 millones de euros en nóminas a los empleadosun millón más de lo que tenían contabilizado los diputados de la oposición. "Todo para colocar a dedo a familiares, amigos y recomendados. En ese sentido, Campus de la Justicia tuvo una infección aguda de incompetencia", asegura Gallizo. Lo que no pudo especificar el viceconsejero es cuál fue el criterio de selección para contratar a los trabajadores del Campus, qué categorías profesionales ocuparon y la cuantía de la indemnización que recibieron algunos de ellos cuando fueron despedidos. "Eran cargos de confianza, elegidos a dedo. No deberían haber tenido derecho a indemnización", asegura Gallizo. Hubo una veintena de empleados. 2007 y 2008 fueron los dos ejercicios con más trabajadores en plantilla, diez cada año.

"No tenemos esos datos. Hay tres cajas de documentación sobre nónimas y de momento no tenemos información sobre finiquitos", matiza el viceconsejero, que recalcó que la actual Administración regional dirigida por Cifuentes no es responsable de la política de contrataciones llevada a cabo hace años. En total, Campus de la Justicia se gastó más de 130 millones en un proyecto que nunca se materializó. Campus de la Justicia fue sustituido por Ciudad de la Justicia, un proyecto muy similar que puso en marcha Ignacio González pero que ha sido definitivamente enterrado por su sucesora, Cristina Cifuentes.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios