Tras el pacto entre PP y ciudadanos

Madrid tumba la Ley del Suelo de Aguirre que frenaba grandes planes inmobiliarios

Los votos del PP y C's sacaron adelante este jueves la supresión del artículo 39 de la Ley del Suelo conocida como la ley de las tres alturas. La iniciativa la impulsaron Ignacio Aguado y Begoña Villacís

Foto: Ignacio Aguado y Cristina Cifuentes, en la Asamblea de Madrid. (EFE)
Ignacio Aguado y Cristina Cifuentes, en la Asamblea de Madrid. (EFE)

El pleno de la Asamblea de Madrid aprobó este jueves la derogación del artículo 39 de la Ley del Suelo que prohíbe construir más de tres plantas con ático -conocida como ley de las tres alturas- con los votos de los grupos del PP y Ciudadanos. La propuesta -recogida en una proposición de ley- la elaboraron conjuntamente los dos líderes de Ciudadanos en Madrid, Ignacio Aguado y Begoña Villacís, el pasado octubre, tal y como adelantó El Confidencial.

Devolver la seguridad jurídica al desarrollo urbanístico de Madrid y hacerlo antes de las próximas elecciones generales era el espíritu del movimiento, y el encargado de defenderlo fue el diputado naranja Enrique Veloso, que aseguró que esta limitación suponía la creación de "la ciudad sectorizada, la no ciudad", donde "desaparece ese concepto urbano integrador de la economía de proximidad, la que permite vivir cerca del trabajo, la que permite utilizar la bicicleta o el transporte público y poder prescindir del coche, de su contaminación y de todos sus gastos derivados".

La ley de las tres alturas, identificada a todas luces como una iniciativa personal de Esperanza Aguirre, imponía esta limitación a todas las edificaciones de Madrid desde 2007. Sin embargo, la actual presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, ya anunció tras su llegada al Ejecutivo autonómico que preveía revisar esta polémica medida dentro de la nueva Ley del Suelo, que tantos quebraderos de cabeza ha dado al Parlamento autonómico ante el necesario consenso entre partidos. El problema en la búsqueda de la conformidad es el habitual: falta de tiempo, ya que modificar toda la normativa exige como mínimo un año de trabajo. Por eso, Ciudadanos decidió presentar la proposición de ley que, por lo menos, aceleraba la derogación del artículo 39.

Veloso afirmó que la limitación de las tres alturas fue una "mala decisión" del PP porque restringe la capacidad de elegir el modelo de ciudad a los municipios, el poder elegir entre un modelo de ciudad densa o extensa, al tiempo que ha abogado por dar a los municipios "libertad para construir con más o menos alturas", lo que "no supone obligar a construir más de tres alturas ni afecta a la edificabilidad, sino solo a su distribución".

Vista general de Distrito Castellana Norte, el desarrollo de operación Chamartín.
Vista general de Distrito Castellana Norte, el desarrollo de operación Chamartín.

Una vez anulada la limitación de alturas, será el Plan General de Ordenación Urbana de cada municipio de la comunidad el que regule el número de pisos que pueden edificarse en los nuevos desarrollos de las diferentes ciudades. Al consenso político existente en torno a la necesidad de reformar la Ley del Suelo se suma el enorme impacto económico que previsiblemente tendrá para la comunidad en forma de creación de empleo e inversiones.

Pero, sin lugar a dudas, esta derogación supone un primer paso para 'salvar' los grandes proyectos urbanísticos paralizados en Madrid. Mahou-Calderón o Valdebebas son dos ejemplos de actuaciones urbanísticas que tenían encima la espada de Damocles de la polémica normativa, mientras que futuros proyectos como operación Chamartín también podrían ser víctimas de decisiones judiciales, que sentenciarán la prohibición de edificar más de tres alturas con ático.

En la parte opuesta, el PSOE de Ángel Gabilondo y Podemos, capitaneado en la Asamblea por Juan Manuel López, votaron en contra de la supresión. El diputado socialista Rafael Gómez Montoya manifestó su oposición a dar marcha atrás a la prohibición sin modificar nada más de la vigente Ley del Suelo que, a su juicio, "debe ser cambiada radicalmente". En cuanto al parlamentario de Podemos Ramón Espinar, aprovechó para criticar a Ciudadanos, al que considera "el nuevo PP", que hizo "saltar por los aires" el proceso de diálogo sobre la nueva normativa al que había convocado a todos los grupos parlamentarios. 

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios