"desmantelar los hospitales comarcales"

Feijóo rectifica el polémico cierre del paritorio de Verín

Los argumentos que ahora exhibe la Xunta para justificar la clausura del paritorio son distintos a los que manejó antes de que creciera la polémica

Foto: Manifestación por el cierre del paritorio del Hospital de Verín. (EFE)
Manifestación por el cierre del paritorio del Hospital de Verín. (EFE)

Del 'no' a los partos en Verín por razones de seguridad al sí en el caso de conseguir pediatras. Poco a poco, la postura de la Xunta se ha ido modulando respecto al polémico cierre del paritorio de la segunda localidad de la provincia de Ourense en número de habitantes, en medio de una amplia protesta, la resistencia del PP de Ourense y los enfrentamientos parlamentarios. A punto de entrar en un año electoral, en el que los populares ven peligrar la cuarta mayoría absoluta consecutiva, el presidente Feijóo trata de poner remedio al conflicto con la contratación de dos pediatras, cuyas plazas acaban de salir a concurso en el Diario Oficial de Galicia. De cubrirse, las mujeres de Verín dejarán de tener que desplazarse 80 kilómetros por carretera hasta el hospital de Ourense, como ya está ocurriendo.

Los argumentos que ahora exhibe la Xunta para justificar la clausura del paritorio son distintos a los que manejó antes de que creciera la polémica. Las primeras explicaciones justificaban el cierre por la reducción del número de nacimientos, que afectaba supuestamente a la habilidad de los profesionales, para más tarde reconocer que todo se debe a un problema de cobertura de plazas de pediatras, una explicación que, según la oposición, conlleva una confesión de "incapacidad" en la gestión.

Feijóo condiciona la reapertura a la cobertura de esas dos plazas y a la recomendación de los médicos y obstetricistas del recinto hospitalario. Si su criterio es favorable, asegura ahora, el Gobierno autonómico valoraría "reactivar" los partos en Verín. "Si tenemos pediatras y nos dicen que volvemos a tener las condiciones de seguridad para el parto y la atención de los niños, por supuesto rehabilitaríamos el acto del parto", señala. Feijóo asegura que el objetivo de la Xunta es "incrementar servicios y prestaciones en el hospital" de la localidad ourensana.

De cubrirse, las mujeres de Verín dejarán de tener que desplazarse 80 km hasta el hospital de Ourense

La situación del hospital de Verín se ha convertido para Feijóo en un problema político de primer orden. La oposición lo considera un error de cálculo en un político poco acostumbrado a dar pasos en falso. Quizás no contaba con la contestación social, un encierro en el hospital, una concentración a las puertas del Parlamento de Galicia y, sobre todo, la férrea oposición de su líder provincial José Manuel Baltar, que sigue la tradición de su padre y antecesor y que, desde la presidencia de la Diputación provincial, ha llamado al titular de la Xunta a escuchar el "clamor unánime" contra el cierre. Y Feijóo algo ha oído, porque sigue dando pasos en una dirección contraria a la que mantenía cuando daba el cierre por definitivo.

Para complicarle más las cosas a la Xunta, cuando el paritorio llevaba solo 12 días clausurado se produjo la primera incidencia, que obligó a reabrirlo para una gestante que acudió por urgencias. El jefe de Ginecología decidió no trasladar a la mujer al complejo hospitalario de Ourense para evitar un eventual parto en la ambulancia, dado lo avanzado del proceso. Pero para que eso ocurriera, tuvo que mediar el juez de guardia, que fue consultado por el equipo médico de Verín. Al día siguiente, madre e hijo sí fueron trasladados a Ourense, donde según relató el padre, la madre, que había recibido varios puntos de sutura, estuvo dos horas en un pasillo en una vieja silla de ruedas separada de su hijo. "Lo que puede llegar a pasar es una auténtica aberración", advirtió.

Mujeres de varios colectivos en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). (EFE)
Mujeres de varios colectivos en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). (EFE)

Este parto vino a agitar la polémica y calentó los ánimos en el debate parlamentario en el que se trató el cierre. Los populares —diputados de Ourense incluidos— votaron en contra de reabrir el paritorio, pero Alberto Núñez Feijóo lanzó la idea de que, si se logran cubrir las dos plazas de los pediatras que quedaron desiertas en junio y ahora se han vuelto a convocar, se reactivará el paritorio de inmediato. No solo eso. También se pronunció a favor de que las embarazadas que lo deseen den a luz en Verín, pero "bajo su responsabilidad". "Si los vecinos quieren usar el paritorio desde el punto de vista de sus decisiones personales, nosotros no tenemos inconveniente en que sea bajo su responsabilidad, pero nosotros tenemos que garantizar la seguridad de los bebés y eso pasa por encontrar pediatras", afirmó.

"Cuando haya pediatras suficientes en Verín y tengamos la aprobación de los profesionales sanitarios, ginecólogos y pediatras, en 24 horas se repondrán los partos", prometió en la Cámara, un día después de la manifestación de vecinos de la comarca de Verín y de trabajadores de su hospital ante el Parlamento. Esa afirmación no le impidió cargar con dureza contra la oposición, a la que acusó de "jugar con la vida y la seguridad de los bebés que nacen en Verín", lo que consideró "lamentable". La oposición, mientras, le afeó los "recortes" y el trato a la mujer que dio a luz de urgencias y fue trasladada tras el parto al hospital de Ourense. Para Ana Pontón, del BNG, es un acto de "violencia institucional" contra la mujer, mientras que el socialista Gonzalo Caballero exigía la destitución de todos los responsables políticos del cierre.

El equipo de Ginecología y Obstetricia del Hospital Público de Verín, mientras, ha presentado un recurso de alzada contra el cierre en el que apela a la falta de competencia de la gerencia del área sanitaria para llevar a cabo esa decisión, que le correspondería a la Consellería de Sanidade. El recurso acusa al Servicio Galego de Saúde (Sergas) de utilizar "supuestos criterios técnicos" para "aplicar recortes y desmantelar los hospitales comarcales", y lamenta que atribuyera el cierre a la supuesta "falta de pericia" de los profesionales derivada de la baja natalidad, antes de asumir la falta de pediatras.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios