hito científico

"Lourditas ha puesto huevos": el pulpo gallego ya se reproduce en piscifactoría

Los investigadores logran la puesta de huevos de ejemplares criados en cautividad, lo que permitirá comercializar el producto en 2023

Foto: Lourditas, primer pulpo de acuicultura en reproducirse. Imagen de la puesta de huevos en julio 2019. (Pescanova)
Lourditas, primer pulpo de acuicultura en reproducirse. Imagen de la puesta de huevos en julio 2019. (Pescanova)

Lourditas ha puesto huevos, y el equipo investigador que la cuida estalló de júbilo. Era el paso probable pero incierto que completa un hito científico de primer nivel, cuando se consiguió el cultivo de pulpos desde su fase larvaria hasta la edad adulta. Ahora, esos ejemplares se reproducen, lo que prácticamente garantiza que pronto comeremos pulpo de acuicultura. El logro forma parte de un proyecto liderado por investigadores del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Vigo y Canarias transferido a la empresa Pescanova, que se ha hecho con la patente de la investigación y prevé comercializarla a partir de 2023.

"Lourditas ha puesto huevos": el pulpo gallego ya se reproduce en piscifactoría

Lourditas era uno de los 50 ejemplares nacidos en cautividad en el experimento del IEO cuyo crecimiento, al superar la fase larvaria, supuso el primer gran paso del proyecto. Era un logro sin duda histórico que acercaba el cultivo completo de pulpos hasta su fase adulta. Los “espectaculares” resultados, se reconocía entonces, abrían un enorme abanico de posibilidades comerciales que trascienden al sector alimentario, pero a nadie se le escapaba la importancia del pulpo de acuicultura para el consumo humano, ahora ya reconocido por Pescanova como un objetivo a medio plazo.

Paralarva de pulpo en asentamiento sobre cristal con 55 días de vida. (Pescanova)
Paralarva de pulpo en asentamiento sobre cristal con 55 días de vida. (Pescanova)

El nombre de Lourditas no fue elegido al azar. Como recuerdan los investigadores, fue resultado de una broma entre los investigadores, que ironizaban con la frase “milagros, a Lourdes”. Pensaban en la dificultad que entrañaba cerrar el ciclo del pulpo, un objetivo que han perseguido durante décadas organismos de distintas partes del mundo. Pero la ya famosa madre logró convertirse en el primer ejemplar nacido en cautividad que se reproduce, con la colaboración de un padre bautizado como Goliath. Lourditas cuidará a esas futuras crías durante aproximadamente de un mes, cuando eclosionarán y nacerán las larvas.

El medio centenar de ejemplares nacidos mediante acuicultura –la mitad de ellos, hembras— pertenece a la variedad pulpo común (Octopus vulgaris), la especie más consumida en España. Su producción se da principalmente en el océano Atlántico, el mar Mediterráneo y en la zona de Mauritania, y los principales países consumidores son España, Italia, Grecia y Japón, aunque su demanda es creciente en Estados Unidos y otros países, donde esta especie cada vez es más popular.

Pulpo de acuicultura con 95 días de edad. (Pescanova)
Pulpo de acuicultura con 95 días de edad. (Pescanova)

La caída de las capturas y el incremento de su consumo han disparado en los últimos años el precio del pulpo para el consumo humano, lo que llevó a Pescanova a interesarse rápidamente por las investigaciones del IEO. La clave del éxito del proyecto reside en una novedosa metodología relacionada con la alimentación y con un protocolo de cultivo distinto, que ha permitido superar la fase larvaria –el denominado cuello de botella— con unas sorprendentes tasas de supervivencia.

El pulpo es un animal extremadamente singular, que requiere unas condiciones marinas muy específicas para su desarrollo, desde la disponibilidad de alimento a factores oceanográficos óptimos relacionados con la temperatura, la salinidad, las corrientes oceánicas y el bienestar del animal. Pero los resultados están sorprendiendo a los propios científicos. “De hecho, la tasa de supervivencia de un pulpo salvaje es del 0,0001% mientras que, con los resultados que está obteniendo Pescanova hasta el momento, esta cifra se estima que se elevará al 50% en acuicultura”, explica Ricardo Tur, Investigador Principal de Cefalópodos de Pescanova.

Pulpo de acuicultura con 150 días de edad (pulpo juvenil).(Pescanova)
Pulpo de acuicultura con 150 días de edad (pulpo juvenil).(Pescanova)

El objetivo de la compañía es continuar explorando opciones de cara a una futura comercialización del pulpo, ante la creciente escasez de pulpo salvaje. Se trata, explican los investigadores, de un problema de sostenibilidad del medio marino que el pulpo de piscifactoría ayudará a controlar. El CEO de Pescanova, Ignacio González, afirmó que la compañía continuará investigando “cómo seguir mejorando el bienestar de los pulpos, estudiando y replicando su hábitat natural, con la previsión de poder comenzar a comercializar pulpo de acuicultura a partir del año 2023”.

Como trasfondo de las afirmaciones de González se encuentran las observaciones ambientales y éticas realizadas por un grupo de científicos, psicólogos y filósofos, que publicaron un ensayo en el que rechazaban la cría de pulpo en cautividad. Según su interpretación los resultados podrían ser fatales para los cefalópodos, que podrían ver cómo su especie es más frágil y pierde ciertas capacidades, con implicaciones en el resto del planeta.

Pulpo de acuicultura con 170 días de edad (paso de juvenil a adulto). (Pescanova)
Pulpo de acuicultura con 170 días de edad (paso de juvenil a adulto). (Pescanova)

La cría de pulpo es especialmente interesante para la industria por las diferentes ventajas que presenta. Además de su indudable potencial gastronómico, las condiciones de la especie son muy atractivas, ya que una hembra puede poner hasta medio millón de huevos y su crecimiento es rápido, ya que una cría puede convertirse en un adulto de más de un kilo en apenas un año. Con esas condiciones, no extraña que investigadores de todo el mundo lleven años intentando su cría en cautividad, pero chocaban constantemente con el cuello de botella.

Todo cambió cuando los investigadores del IEO experimentaron con una nueva dieta, que descartaba la habitual de larvas de centollo, poco económica y dependiente de una compleja sincronización de las puestas de crustáceo y pulpos. La dieta y un protocolo de cultivo también alternativo elevaron exponencialmente la supervivencia de los alevines, hasta lograr asentar paralarvas en dos tanques durante 15 días, algo que no se había conseguido nunca. En los ensayos realizados con el nuevo sistema se logró una supervivencia superior al 65%, muy superior al 3% que era habitual, totalmente inviable para un desarrollo comercial.

Pulpo de acuicultura con 195 días de edad (paso de juvenil a adulto). (Pescanova)
Pulpo de acuicultura con 195 días de edad (paso de juvenil a adulto). (Pescanova)

El cultivo de pulpos será una de las principales líneas de estudio que realizará el Pescanova Biomarine Center, uno de los centros de I+D+i de referencia internacional que abrirá sus puertas en O Grove (Pontevedra) en 2020, y cuyo equipo ya ha arrancado su labor investigadora desde las instalaciones de Nueva Pescanova en Vigo. Tal y como explica el director general del Pescanova Biomarine Center, David Chavarrías, “según la FAO, actualmente el 50% del pescado que se consume en el mundo proviene de la acuicultura, y se prevé que la cifra ascienda al 66% en 2030”.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios