Arde Galicia: el fuego calcina esta semana el triple de terreno que en todo 2014
  1. España
  2. Galicia
193 incendios en cinco días

Arde Galicia: el fuego calcina esta semana el triple de terreno que en todo 2014

La comunidad sufre la peor oleada de incendios del verano, el mayor de ellos aún en activo. Las llamas consumen más de seis mil hectáreas y obligan a desalojar vecinos de once municipios

placeholder Foto: Incendio forestal de Arbo (Pontevedra), que supera las 1.500 hectáreas afectadas. (EFE)
Incendio forestal de Arbo (Pontevedra), que supera las 1.500 hectáreas afectadas. (EFE)

Tres días bastaron para que se triplicase toda la superficie quemada en Galicia en 2014. Los fuegos en los ayuntamientos de Avión (Ourense), Arbo (Pontevedra), Porto do Son o Santiago de Compostela (A Coruña) sumaron más de 6.000 hectáreas de terreno calcinado en una semana negra. Las llamas vuelven a asolar los bosques gallegos y amenazan con afectar a la población este verano. Varios vecinos de estos concellos fueron ya evacuados, luego de que la Consellería de Medio Rural colocase a once municipios en 'Situación 2', el nivel de alerta que advierte del peligro de que las llamas alcancen a las casas.

A falta de cuatro meses para que termine el año, el terreno arrasado esta semana supone la mitad del consumido en 2015. El proyecto ‘España en llamas’, que cuenta con la información pública más detallada sobre incendios basada en datos del Ministerio de Medio Ambiente, señala que 213.549,46 hectáreas ardieron en Galicia durante los últimos quince años. La iniciativa de la Fundación Civio analiza los incidentes superiores a cien hectáreas, por lo que el total de fuegos de este tamaño en la comunidad fue de 543 desde 2001, con un pico de 154 en 2006.

Aquel verano es el de peor recuerdo, tras arder 77.849,23 hectáreas, más otras 340 de bosque barridas en febrero y abril. Supuso el 70% del total nacional, ocasionando unas pérdidas económicas que superaron los 243 millones de euros, según las estimaciones de ‘España en llamas’. Para hacerse una idea de lo que supone una hectárea se suelen utilizar campos de fútbol, que normalmente tienen una superficie 0,7 hectáreas. En esta semana, el monte consumido en Galicia equivale 8.571 campos de fútbol juntos. Hace diez años serían más de 100.000.

Los sucesos de ese año marcaron el debate del Parlamento gallego. El actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, criticaba la gestión del Gobierno bipartito en las labores de extinción y prevención. Los populares llegaron a convocar una manifestación liderada por el entonces líder de la oposición, Mariano Rajoy, que abarrotó la plaza del Obradoiro para exigir una mejor actuación contra el fuego.

Los incendios son parte del verano en la comunidad desde hace décadas, pero la virulencia de los últimos días ha recuperado el foco de atención sobre ellos. El candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, devuelve ahora la moneda a Feijóo tras calificar la oleada como ejemplo del "fracaso" de la política forestal popular, críticas a las que también se suma el BNG y En Marea, inmersa en su proceso de primarias. El presidente gallego, por su parte, llama a la conciencia ciudadana para denunciar a los pirómanos.

De los 543 incendios recogidos por ‘España en llamas’, la mitad se produjeron en la provincia de Ourense, mientras que solo el 10% afectó a la provincia de Lugo. Los 222 restantes se reparten en las provincias de A Coruña y Pontevedra, donde ardieron cerca de cien mil hectáres. Atendiendo a las comarcas, la de Verín, ubicada en Ourense y limítrofe con Portugal, es la más castigada con 81 incidentes, seguida por Barbanza (A Coruña) con 48.

Solo quince fueron provocados por causas naturales desde 2001. En el resto estuvo involucrado el hombre de forma directa o indirecta. La mayoría, hasta 81 incidentes, tuvo origen en la quema de matorrales y otros productos agrícolas, mientras que 54 fueron responsabilidad de pirómanos. Uno de los incendiarios fue el autor del mayor de la época, que afectó al concello de Cerdedo (Pontevedra) en 2006 y arrasó más de 7.000 hectáreas.

El municipio de Arbo sufre desde el martes un fuego aún sin controlar. Las más de 1.500 hectáreas afectadas lo sitúan ya entre los seis más grandes de la década. Otro de gran tamaño, aunque ya estabilizado, es el que se inició el miércoles en Santiago de Compostela y dejó 800 hectáreas calcinadas.

Feijóo anunció el jueves que hay 7.000 efectivos trabajando en las labores de extinción, tras una semana en la que tuvieron lugar 193 fuegos. Las poblaciones de Arbo y Porto do Son se mantuvieron bajo alerta por la proximidad de las llamas hasta ayer, tras convivir con la amenaza del fuego desde el miércoles. Mientras continúa la lucha contra los incendios, el aroma del humo impregna buena parte de la comunidad un verano más.

Galicia Incendios Santiago de Compostela Alberto Núñez Feijóo PSdeG BNG Periodismo de datos
El redactor recomienda