Asturias prescinde de 70 rastreadores de covid-19 debido a la mejora en los datos
  1. España
  2. Coronavirus
UNA TERCERA PARTE DE SU EJÉRCITO

Asturias prescinde de 70 rastreadores de covid-19 debido a la mejora en los datos

El Principado salvó una situación muy complicada entre noviembre y enero, cuando los rastreadores tuvieron una labor frenética. Han sido la joya de la corona del plan de Barbón

placeholder Foto: Tras meses duros, Asturias bajará pronto de los 200 de IA. (EFE)
Tras meses duros, Asturias bajará pronto de los 200 de IA. (EFE)

El Principado de Asturias ha entrado en una nueva fase de la pandemia. Este viernes entraron en vigor las normas que levantan gran parte de las restricciones en la mayor parte de concejos y ciudades asturianas. Además de este anuncio, Pelaya —nombre ficticio a petición de la interesada— recibió la noticia de que su contrato como rastreadora de contactos estrechos en la comunidad quedaba fulminantemente terminado. Junto a ella, otros 70 rastreadores, una tercera parte del ejército de trabajadores sociales con el que cuenta Asturias, también han perdido su trabajo esta semana como consecuencia de la bajada de la incidencia.

"Es lógico que con la bajada de casos haya habido estos despidos, yo lo interpreto como una señal de que van dando por terminada la pandemia", explica la rastreadora, "la verdad es que montaron un equipazo de rastreo, en un momento dado llegamos a ser casi 300, y a esos se suman los militares y los rastreadores que otras consejerías, como Educación, tenían para sus colegios".

Foto: Miembros de la UME desinfectan el área que rodea al Hospital Universitario Central de Asturias en Oviedo. (EFE)

La comunidad, próxima a bajar de 200 nuevos casos de incidencia en los últimos 14 días, registró episodios muy difíciles durante noviembre y diciembre, además de un peligroso repunte tras las vacaciones de Navidad. Sin embargo, Asturias ha podido presumir durante toda la pandemia de haber tomado decisiones bastante antes que otras regiones de España: por ejemplo, la instalación de hospitales de campaña en el 'parking' del HUCA a principios de marzo del año pasado o el desarrollo de su propia tecnología para hacer PCR a un nivel superior al resto de España.

Ahora también ha demostrado una eficiencia sobresaliente para poner más vacunas que ninguna otra región. En este contexto, el despido de los rastreadores puede interpretarse como un anticipo de lo que pronto podrían imitar otras comunidades autónomas.

"Los despedidos fuimos escogidos por nota de corte de la bolsa del Sespa, miraron los puntos y los que no llegaron, fuera", indica Pelaya, "son todos criterios muy razonables; pero claro, Asturias sigue cerrada y las ciudades importantes han estado perimetradas hasta ayer; pasamos de una situación de alerta máxima a despedir rastreadores".

placeholder Un equipo de rastreadores. (EFE)
Un equipo de rastreadores. (EFE)

Ella, tras recibir el preceptivo entrenamiento, llevaba desde septiembre rastreando. La segunda ola llegó tarde a Asturias, pero a mediados del otoño se manifestó con toda su crudeza en lo que se conoce como "el noviembre negro asturiano". Días de 800 casos, medias superiores a 500, récord de incidencia de todo el país... En aquellas fechas, Pelaya y el resto de rastreadores andaban confinando a un nuevo clúster' de contactos estrechos cada poco tiempo.

"Yo llamaba a alguien positivo y le decía que apuntara todos sus contactos estrechos y en 20 minutos le devolvía la llamada, confinábamos por WhatsApp, podíamos tener de media un caso a la hora, doblando turnos y sin derecho a vacaciones o moscosos, fue una locura", recuerda esta trabajadora social, "estábamos a pico y pala, pero es verdad que en cuanto la cosa baja de 200-300 de IA ya casi no teníamos nada que hacer".

En enero, el número de casos volvió a desbocarse hasta tocar techo hace aproximadamente un mes, el 27 de enero. Desde entonces, el despliegue de medidas draconianas impuestas por el Gobierno de Barbón han devuelto a Asturias a una situación más manejable. Tras estos 70 rastreadores despedidos queda aún un retén de otros 120, sin contar los militares, que vigilarán la curva a partir de ahora. ¿Volverán a contratar o acabará la vacuna con la carrera de rastreador de Pelaya y sus compañeras, casi todas mujeres?

"En principio nos dijeron que les dejáramos apuntado el teléfono por algún sitio", dice.

Pandemia Asturias
El redactor recomienda