Es noticia
Menú
El desastre de Sol Marina: el complejo de ricos con calles destrozadas en Altea
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
quejas de los residentes

El desastre de Sol Marina: el complejo de ricos con calles destrozadas en Altea

Los vecinos de esta urbanización cercana a la lujosa Altea Hills llevan más de un año de protesta por la ausencia de contenedores cercanos y el estado de las carreteras

Foto: Vista panorámica de las urbanizaciones en la montaña de Altea. (EC Diseño)
Vista panorámica de las urbanizaciones en la montaña de Altea. (EC Diseño)

A tan solo tres kilómetros de la ciudad de Altea, un municipio alicantino de casas blancas y aguas cristalinas, descansa sobre la montaña un espectáculo inmobiliario destinado al descanso de gente “de clase media-alta… Bueno, más bien alta”, asegura una de sus residentes.

Turistas internacionales y madrileños ‘buscaplayas’ se acercan cada año a las urbanizaciones cercanas al lujoso Altea Hills, un espacio cerrado con vigilancia 24 horas y multitud de visitantes rusos. El conflicto internacional ha provocado que ya no sea frecuente encontrar residentes del país eslavo, pero sí abundan los belgas, alemanes, holandeses y franceses en las espectaculares viviendas que se levantan sobre la sierra del municipio.

placeholder Socavones en las carreteras de las urbanizaciones de la sierra.
Socavones en las carreteras de las urbanizaciones de la sierra.

Una de ellas es el Residencial Sol Marina, en la calle Costa Dorada, donde sus vecinos llevan un año y medio quejándose por “un servicio de recogidas de basuras que no existe” y el decadente estado de los suelos. Pagan al Ayuntamiento “180 euros al año” por los servicios, pero "no disponen de ningún contenedor cerca". “Lo próximo será ir a contencioso”, asegura Nuria, la presidenta de la comunidad que tomó la batuta de la iniciativa en abril de 2021. “Hemos ido incluso al Defensor del Pueblo y nos ha dado la razón”.

La sensación de lujo aparente, la cercanía con Altea Hills y los coches que aparcan en los garajes de las urbanizaciones ("son todos Mercedes, BMW, algún Porsche...") contrasta con el estado de las infraestructuras públicas. Los vecinos de estas 44 viviendas –algunas todavía en propiedad de Aliseda, la inmobiliaria del Banco Santander– no soportan más “el tema de las basuras”. Las únicas cinco familias que permanecen todo el año en el complejo –el resto son segundas residencias– recriminan al Ayuntamiento que los contenedores se encuentran a más de un kilómetro de sus domicilios y no pueden ir andando, sino que deben cargar las bolsas en sus vehículos.

Foto: Un ejemplo de las mansiones de La Finca.

Desde el área de infraestructuras y obras de Altea trasladaron a los vecinos que colocar los contenedores más cerca de las viviendas tenía grandes inconvenientes como “las fuertes pendientes, curvas de poca visibilidad y la estrechez de los viales de la zona”. En declaraciones a El Confidencial explican que están redactando el plan de residuos locales del municipio. Por logística del recorrido del camión, se tiene que centralizar en puntos de recogida con horarios flexibles".

Nuria exclama: “Pues las hormigoneras para construir los ‘chaletazos’ sí que pasan. ¡No es excusa!”. En la próxima reunión de vecinos, confiesa a este periódico, se propondrá trasladar estos inconvenientes a los tribunales porque "sin un juez delante no van a hacer nada". En noviembre de 2021, y tras la solicitud de Nuria Castillo, el Sindíc de Greuges (el Defensor del Pueblo) solicitó al Ayuntamiento de Altea que en el plazo de un mes emitiese “un informe sobre estudios o informes realizados sobre la posibilidad de ubicar contenedores de recogida de residuos”. Se recomendó entonces al Consistorio que se acercasen los contenedores a 300 metros de los domicilios.

placeholder Basura acumulada en los contenedores a un kilómetro de Sol Marina.
Basura acumulada en los contenedores a un kilómetro de Sol Marina.

En marzo de 2022, el Sindíc recibió dicho informe en el que mantiene que los contenedores se ubican "cada uno en uno de los dos posibles accesos a la vivienda referencia, por lo que es de obligado paso en cualquier desplazamiento". Tras la respuesta, el Defensor concluyó: "No se plantea ninguna solución al problema de fondo, por lo que no podemos considerar como aceptada nuestra recomendación [...] la citada ley nos encarga dar cuenta a les Corts Valencianes del resultado de nuestras actuaciones y de los incumplimientos en los que incurre la administración".

placeholder Los vecinos se quejan de tener que coger el coche para tirar la basura.
Los vecinos se quejan de tener que coger el coche para tirar la basura.

Por su parte, el Ayuntamiento mantiene que este es un problema con una solución “compleja”, porque “luego se ponen los contenedores frente a las casas y se quejan. Algunos los mueven porque les molestan por olores. Es una situación complicada”.

No obstante, los residuos no son el único de los inconvenientes de estos residentes. El asfalto de las calles está lleno de socavones, las tuberías permanecen sobre la acera y sobre los bordillos “crecen hierbas que no podan”. Damián Quiralte, originario de Madrid, compró uno de los apartamentos hace dos años con la esperanza de que, con el tiempo, se arreglasen estos desperfectos.

placeholder Tuberías sobre la acera.
Tuberías sobre la acera.

Lo mismo le ocurrió a Lana Claerhout, una belga de 27 años que se instaló en este paraíso alicantino hace tres años porque “las terrazas [de los apartamentos] son muy amplias y están muy bien”. Ahora planea huir de Altea en los próximos meses porque la zona en la que vive le da “un poco de vergüenza”. La dificultad con el idioma (no habla español) le impedía “hacer quejas formales” y por ello recurrió a Nuria.

“Si vas con un coche bajo, das con los baches”, asegura Quiralte. Varias calles como Costa Verde cuenta con multitud de desperfectos, aunque el Ayuntamiento pretende atajar el problema poco a poco. “Tenemos en marcha dos licitaciones de asfaltado de urbanizaciones en la sierra, sobre todo las perimetrales al campo de golf, con un presupuesto de entre un millón y un millón 200 euros. Hay problemas que arrastramos desde hace muchos años por urbanizaciones mal terminadas que estamos buscando solventar”, señalan.

El Ayuntamiento mejorará las infraestructuras por fases

La cuestión, indican, es que en muchos casos hay que “reurbanizar” más que mejorar el mantenimiento. Por ello, se han planteado hacerlo “por fases”, con la intención de “invertir un millón de euros al año en los próximos cinco para solventar estos inconvenientes”.

La zona lleva siendo conflictiva desde su construcción en 2007. El ‘boom’ del ladrillo en España y la posterior crisis provocó que el proyecto del Residencial Sol Marina, considerado “de lujo”, estuviese parado durante años. Fue entonces cuando comenzaron a producirse los robos masivos en las urbanizaciones de la zona. Diarios como 'El Mundo' o 'Las Provincias' narraban los inconvenientes de los vecinos y Nuria Castillo recuerda “cómo se colaban en Sol Marina para robar vitrocerámicas, aires acondicionados y jacuzzis”.

A tan solo tres kilómetros de la ciudad de Altea, un municipio alicantino de casas blancas y aguas cristalinas, descansa sobre la montaña un espectáculo inmobiliario destinado al descanso de gente “de clase media-alta… Bueno, más bien alta”, asegura una de sus residentes.

Comunidad Valenciana Noticias de Comunidad Valenciana