Es noticia
Menú
Flores y seda: el Bellas Artes rescata este universo valenciano en pinturas y textiles
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
70 piezas en total

Flores y seda: el Bellas Artes rescata este universo valenciano en pinturas y textiles

El director del museo valenciano y comisario de la exposición, Pablo González Tornel, ha presentado este jueves la muestra, que permanecerá en la sala de exposiciones Ribalta hasta el 11 de septiembre

Foto: "Diseño, seda y flores" en el Museo de Bellas Artes de Valencia. (EFE/Manuel Bruque)
"Diseño, seda y flores" en el Museo de Bellas Artes de Valencia. (EFE/Manuel Bruque)

El Museo de Bellas Artes de Valencia presenta su nueva exposición 'Diseño, seda y flores', conformada por bodegones, sedas, espolines y piezas de indumentaria, con la que viaja al diseño preindustrial e industrial a través de la pintura de flores aplicado a los tejidos de seda, un arte "con gran arraigo" en la cultura valenciana y su tejido social histórico. El director del museo valenciano y comisario de la exposición, Pablo González Tornel, ha presentado este jueves la muestra, que permanecerá en la sala de exposiciones Ribalta hasta el 11 de septiembre.

Foto: El legado más intimista de Blasco Ibáñez en la Casa-Museo del escritor. (EFE/Manuel Bruque)

El recorrido está compuesto por 70 piezas, que pertenecen a la colección del Bellas Artes, una gran parte de ellas originalmente propiedad de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, entre las que se incluyen cuadros de Daniel Seghers, Gaspar Pieter Verbruggen, Juan van der Hamen, José de Angulo, Benito Espinós, Miguel Parra, Ignacio Pinazo Camarlench, Salvador Pla, Joaquín Sorolla o José Pinazo. Asimismo, el museo ha contado con la colección de María Victoria Liceras, quien ha prestado algunos trajes de indumentaria que hacen sirven como "espejos" entre cuadros y vestidos, así como con la colaboración de la fábrica de tejidos Garín de Moncada, que ha prestado algunos modelos de espolines de seda de su catálogo.

Foto: Paco Roca posa junto a Aracadi España, María Pérez y Anaïs Menguzzato tras la instalación del mural ideado por el autor para Metrovalencia. (GVA)

El recorrido de la muestra se inicia con una introducción a dos mundos que, posteriormente, "se convierten en uno", tal y como ha presentado González. Estos son la pintura de flores, un género pictórico surgido a finales del siglo XVI y principios del XVII, y la seda sin flores, que "existe desde siempre". Tras esto, la muestra pasa a imbricación entre la Real Fábrica, la Escuela de Flores y Ornatos, y el diseño textil, que consolidó la instauración de la seda como una de las "principales industrias del territorio valenciano" que pasó a formar parte del "tejido social".

placeholder Dos valencianas en la muestra. (EFE/Manuel Bruque)
Dos valencianas en la muestra. (EFE/Manuel Bruque)

La exposición finaliza con un "guiño a la industria actual" que comienza con el cuadro del 'Floreal' de Pinazo y cuenta con los modelos de espolines de seda de intenso colorido y elementos decorativos florales pertenecientes al catálogo de la fábrica de tejidos Garín de Moncada.

"Tejido social puro"

"La seda era la principal industria del territorio valenciano, por encima de cualquier otra", ha explicado González, quien ha subrayado el "tejido social puro" en torno a la seda en la Comunidad Valenciana, debido a la gran ocupación que llegó a crear esta industria. En este sentido, ha subrayado que Valencia es un "imperio textil de primer orden" desde la Edad Media, que llegó a tener en el siglo XVI y XVII hasta 4000 telares de seda en activo. Además, llegó a ser un gran productor de la materia prima -la seda- debido a su clima y a la gran cantidad de moreras que flanqueaban la huerta valenciana.

Foto: Imagen de archivo de varios de los grabados que componen la serie 'Los Caprichos' de Goya. (EFE)

Esta industria textil comienza a avanzar con el establecimiento en Valencia de la Real Fábrica de seda, oro y plata de los Cinco Gremios Mayores de Madrid, a la que se adhirieron todos los telares, así como con la asunción de Pierre Sauvan de la dirección de la Escuela Academia para la enseñanza del diseño de tejidos de seda adjunta a la Real Fábrica.

Con la Real Fábrica, según explica el director del museo, se "fomenta el tejido social, algo que siempre ha acompañado a la seda en este territorio". "No se trata de la concentración de la industria en unas solas manos, sino del trabajo conjunto de muchos particulares que, prácticamente de Vinalesa a Moncada, trabajan al unísono para hacer de la ciudad un centro sedero de primer orden a nivel internacional", continua.

Foto: Vicent Todolí huele un cítrico en su finca. (Todolí Citrus Fundació)

A esto cabe añadir que, en 1753, como relata González, el mundo "ya es 'fashion victim'", es "un esclavo de la moda". "Los textiles ya no son solo para cubrirse o tapizar, sino que reflejan lo a la moda que puede estar una persona". En este sentido, el impulso a la escuela de diseño adherida a la Gran Fábrica busca remendar el "punto débil de Valencia" que "no es su capacidad para producir materia prima o la habilidad de sus tejedores, sino la capacidad para competir a escala europea e internacional con las modas más adelantadas".

Con todos estos avances, Valencia se consigue posicionar "al primer nivel internacional en los tejidos", una proeza que se relata a lo largo del recorrido de la muestra.

"Artes elevadas y artesanía"

Así, y en el marco del Valencia Capital Mundial del Diseño, González subraya la pretensión de la exposición de "mostrar el lugar donde se encuentran el gran arte con el arte aplicado" siendo este el diseño floral para textiles, según explica. "La idea era ver como la distinción entre arte y artesanía, entre artes útiles y liberales, fue una distinción tremendamente permeable durante mucho tiempo", ha continuado.

Foto: La exdirectora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) . (EFE)

En este sentido, ha rechazado el "mito de la obra de arte única", que bebe del coleccionismo, y que explica el valor de una pieza según su exclusividad, para poner en valor el diseño y la artesanía. "El diseño es uno y es arte, el hecho de que se reproduzca no resta un ápice de originalidad", ha defendido.

Así, González pretende "romper" con la distinción entre "artes elevadas y artesanía" y, pese a no coincidir con la división entre "alta cultura y baja cultura", el director del Bellas Artes ha incidido, en relación a la seda y su arraigo en la tradición valenciana que "aunque nos puede parecer folclórico, tiene lo justo de folclore". "Esto es alta cultura", ha apostillado.

El Museo de Bellas Artes de Valencia presenta su nueva exposición 'Diseño, seda y flores', conformada por bodegones, sedas, espolines y piezas de indumentaria, con la que viaja al diseño preindustrial e industrial a través de la pintura de flores aplicado a los tejidos de seda, un arte "con gran arraigo" en la cultura valenciana y su tejido social histórico. El director del museo valenciano y comisario de la exposición, Pablo González Tornel, ha presentado este jueves la muestra, que permanecerá en la sala de exposiciones Ribalta hasta el 11 de septiembre.

Edad Media