Es noticia
Menú
Los escándalos sacuden al Hércules CF en el peor momento deportivo de sus 100 años de historia
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
"Ortiz está enrocado"

Los escándalos sacuden al Hércules CF en el peor momento deportivo de sus 100 años de historia

El empresario Enrique Ortiz, dueño de la entidad en los últimos 23 años, ha llevado al histórico club a ser el sexto de la provincia de Alicante. “No paro de poner dinero, pero los proyectos son todos fallidos”, dice el propietario

Foto: Manifestación contra la directiva del Hércules tras el último descenso del equipo. (EFE/Manuel Lorenzo)
Manifestación contra la directiva del Hércules tras el último descenso del equipo. (EFE/Manuel Lorenzo)

Gobernado en los últimos 23 años por el empresario Enrique Ortiz, los escándalos sacuden al histórico Hércules, hundido en la cuarta división, la Segunda RFEF, y acusado por la Fiscalía de desviar dos millones de euros por el traspaso del delantero marroquí Abde al Barça, según desveló la cadena SER. “No paro de poner dinero, pero los proyectos son todos fallidos”, dice Ortiz a El Confidencial tras admitir la existencia de ofertas para comprarle el Hércules, aunque ninguna satisfactoria para él. “La situación económica no es mala”, asegura Ortiz, que cifra la deuda de la entidad en siete millones, más “otra parte que me adeuda a mí”, explica el empresario.

La querella de la Fiscalía, que acusa al Hércules, a su Fundación y a la Caja Rural Central de alzamiento de bienes, ha activado los resortes del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), propietario del estadio Rico Pérez como compensación de una deuda anterior del club con la Generalitat. El IVF se niega ahora a negociar con el equipo el convenio sobre el uso del estadio mientras no se resuelva si la directiva ha cometido fraude fiscal. El propio convenio, procedente de un acuerdo anterior del Hércules y el Alicante (ya desaparecido) con el Ayuntamiento, está también judicializado a la espera de otra sentencia. Y, mientras, el club desatiende los pagos del mantenimiento del recinto, algunos desperfectos muy cuantiosos, según el IVF.

Foto: Manifestación contra la directiva del Hércules tras su descenso. (EFE/Manuel Lorenzo)

“Han subido todos menos nosotros. Era más difícil no subir que subir (perdió contra el equipo de un barrio de Madrid, el Adarve). Insistiré y presentaré el mejor proyecto”, afirma Ortiz, que reconoce contactos con Quique Hernández para que el técnico valenciano sea, por cuarta vez, el responsable del área deportiva. El panorama es desolador en el año del Centenario. Hasta cinco equipos alicantinos están ya por encima del Hércules (el Elche, el Alcoyano, el Eldense, el Intercity y La Nucía). Además, se ha quedado sin patrimonio: sin ciudad deportiva y con el campo, el legendario Rico Pérez, en manos de la Generalitat. Por si fuera poco, el Elche, eterno rival, se ha consolidado en Primera División.

“Ortiz está enrocado”, se queja Quique Tébar, presidente de la Asociación de Herculanos, “y el club está sin presente y sin futuro”. Las protestas contra el propietario se suceden: una caravana de coches en 2020 (por la pandemia del coronavirus), una manifestación de 1.500 seguidores por el centro de la ciudad en 2021 y otra de 500, hace una semana, con la presencia de un representante de Compromís y dos de Unides Podem e Izquierda Unida.

Foto: Una empresa vinculada el empresario Enrique Ortiz ha comprado el Hércules por medio millón de euros.

Los más viejos aficionados recuerdan al Hércules del mítico técnico gallego Arsenio Iglesias, quinto en Primera División en la temporada 74-75 y sexto una campaña después, mucho antes de triunfar también en el Superdépor. Eran los tiempos de El Tigre Barrios (máximo goleador del Hércules en Primera), Saccardi y Giuliano; más tarde llegó Mario Alberto Kempes como un vendaval tras meses alejado de la élite; y, en la última etapa en Primera, otro campeón del mundo, Trezeguet, el paraguayo Haedo Valdez e incluso el extravagante Drenthe. Las gruesas y verticales franjas azules forman parte del paisaje sentimental de la Liga. El Hércules llegó a disfrutar de 18.000 socios en épocas de esplendor, de los que 4.500 se resisten a abandonarlo.

“En 1999, el alcalde del PP de entonces, Luis Díaz Alperi, le puso en bandeja el club a Ortiz”, relata Tébar, “pero ahora el alcalde [Luis Barcala], del mismo partido, se pone de perfil. El Ayuntamiento debería instar al tejido empresarial de la ciudad a salvar al Hércules. Por el bien de la ciudad”. En concreto, muchos aficionados piden una fusión entre el equipo, que aportaría el escudo, la historia y los seguidores, con el Club de Fútbol Intercity, el único de España que ha salido a Bolsa, ubicado también en Alicante, y gestionado por los empresarios Salvador Martí y Perfecto Palacio, con el exjugador Juanfran Torres en el área deportiva. “El Hércules ya se fusionó en el año 28 con el CD Natación”, apunta Tébar. El problema es que Ortiz, que dice haber invertido unos 70 millones en estas dos décadas, se resiste de momento a venderlo. Algunos críticos lo atribuyen a que el máximo accionista pretende legarlo a sus yernos: el exdelantero Portillo y el todavía lateral derecho del Watford Kiko Femenía.

Foto: Fran Escribá es manteado por sus jugadores. (Efe)

Ortiz, de 62 años, fue condenado a un año y tres meses de prisión tras reconocer, en 2016, haber financiado ilegalmente al PP en la Comunidad Valenciana entre 2007 y 2008; también fue condenado, en 2021, con una multa de 28.000 euros por un delito de cohecho por el presunto amaño del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante tras haber regalado una chaqueta de lujo a la entonces alcaldesa, Sonia Castedo, en 2008. “Enrique Ortiz está por encima del bien y del mal”, remarca Tébar. “Es un caso a estudiar de cómo está saliendo bien parado de todos los juicios. Media ciudad es suya”.

La prosperidad del empresario, dueño de gran cantidad de suelo en Alicante, aparcamientos subterráneos, sociedades de limpieza y recogida de basura, contrasta con la decadencia​ imparable del Hércules, un club acosado por acusaciones de delitos fiscales, de impagos a acreedores, de falta de seriedad con las instituciones, a la espera de recuperar algún día el lugar de honor en el imaginario colectivo del fútbol español.

Gobernado en los últimos 23 años por el empresario Enrique Ortiz, los escándalos sacuden al histórico Hércules, hundido en la cuarta división, la Segunda RFEF, y acusado por la Fiscalía de desviar dos millones de euros por el traspaso del delantero marroquí Abde al Barça, según desveló la cadena SER. “No paro de poner dinero, pero los proyectos son todos fallidos”, dice Ortiz a El Confidencial tras admitir la existencia de ofertas para comprarle el Hércules, aunque ninguna satisfactoria para él. “La situación económica no es mala”, asegura Ortiz, que cifra la deuda de la entidad en siete millones, más “otra parte que me adeuda a mí”, explica el empresario.

Hércules CF Enrique Ortiz Real Federación Española de Fútbol Alicante Noticias de Comunidad Valenciana