La Fiscalía abre diligencias por la gravedad de las imágenes de la residencia de Llíria
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
ancianos atados, con llagas o desnudos

La Fiscalía abre diligencias por la gravedad de las imágenes de la residencia de Llíria

Varios familiares han anunciado que presentarán denuncias tras retirar a sus mayores del centro

placeholder Foto: Captura del vídeo de Atlas.
Captura del vídeo de Atlas.

La Fiscalía Provincial de Valencia ha abierto diligencias de investigación ante la gravedad de las imágenes de la residencia de ancianos Domus VI de Llíria (Valencia) y varios familiares han anunciado que presentarán denuncias tras retirar a sus mayores del centro.

Según han informado fuentes del Ministerio Público este miércoles, esta investigación se ha abierto de oficio, tras tener acceso a unas imágenes emitidas por Telecinco en las que se puede ver a ancianos atados a sillas, con llagas o desnudos, supuestamente desatendidos para comer e incluso abandonados tras caer al suelo.

Denuncian el estado de abandono de los ancianos en una residencia en Llíria

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas también investiga lo sucedido en esta residencia, que ya había sido inspeccionada anteriormente por "varios incumplimientos graves" durante 2019 y se le impuso una sanción de 174.000 euros.

En un comunicado, la dirección de la residencia Domus VI de Llíria (Valencia) ha negado que los internos de este centro hayan sufrido maltrato alguno y ha asegurado que el citado vídeo fue grabado por una extrabajadora a la que no se renovó por incumplir sus obligaciones. La empresa ha explicado que la empleada que grabó las imágenes trabajó en el centro "solamente los meses de abril a agosto, como refuerzo del equipo de limpieza durante la crisis".

Esta residencia ya había sido inspeccionada por "varios incumplimientos graves" durante 2019 y se le impuso una sanción de 174.000 euros

En referencia al contenido del vídeo, explican que "las imágenes corresponden a residentes del centro durante la etapa de confinamiento que, por su avanzada edad y problemas psicomotrices, habían sufrido una caída". "En estos casos, y como no podría ser de otro modo, los empleados de Domus VI les atienden de manera inmediata, con total dedicación y posteriormente contactan con sus familiares para informarles en todo momento de la situación y estado de salud de los mayores".

Desde la Conselleria de Igualdad, el director general de Infraestructuras de Servicios Sociales, Enric Juan, ha confirmado que la empresa gestora de la residencia tenía "denuncias previas de familiares", tanto por el trato a los residentes como por deficiencias en materia de infraestructuras y "por ello se le impuso la multa".

Foto: Fotograma del vídeo.

Ha señalado que algunas de las deficiencias ya fueron subsanadas y ha subrayado que esta residencia ha sido una de las más inspeccionadas en los últimos meses antes de la pandemia —cuatro visitas— e incluso en 2020. "Desde ese momento —últimas inspecciones—, no hemos tenido más quejas de las familias y por eso no se ha actuado", ha agregado. Asimismo, ha ofrecido los recursos de la 'conselleria' para trasladar a internos o cambiar la modalidad de la prestación que reciben en caso de que la familia lo solicite.

Tras hacerse público el mencionado vídeo, varios familiares de internos han acudido este miércoles al centro y algunos se han llevado a familiares que estaban internos. En declaraciones a los periodistas, Isabel Díaz, hija del anciano que sufrió una caída, ha asegurado que siente "rabia e impotencia" y que en absoluto entiende "cómo se puede hacer eso a un ser humano".

"Tengo claro que denunciaré, eso ha sucedido, no sabemos quién es el responsable, pero esos señores no se atan solos, hay falta de socorro"

"Hay cosas que se pueden entender, un abandono puntual porque no dé abasto el personal, pero lo sucedido no. Me lo llevo [a su padre] a un hospital, y en función de lo que me digan los médicos actuaré, si está desnutrido o tienen algún golpe actuaré. Tengo claro que denunciaré, eso ha sucedido, no sabemos quién es el responsable, pero esos señores no se atan solos, hay falta de socorro".

Otra mujer, Mariló Madrigal, que tiene ingresado a su padrastro en el centro, ha relatado que su familiar sufrió la amputación de parte de un pie porque no se le curó adecuadamente una herida, y además, se le olvidó a quien lo atendía meterlo en una ambulancia para ser trasladado al hospital. Otros familiares, en cambio, han explicado a los periodistas que jamás han visto "nada raro", ni han tenido constancia de maltrato alguno.

Foto: La residencia de mayores de Alcoy que gestiona DomusVi.

En una residencia gestionada por la misma empresa pero ubicada en Alcoy (Alicante) han fallecido más de 70 internos durante la pandemia (más de la mitad de los internos), y la Conselleria de Sanidad ha advertido "posibles negligencias graves" en el centro.

Por su parte, la Asociación de Empresas de Servicios para la Dependencia (Aeste) ha condenado los presuntos malos tratos a ancianos cometidos en la residencia Domus VI de Llíria, pero ha asegurado que es una situación puntual que no refleja la actividad diaria de las residencias.

Desesperación de los familiares de los mayores de la residencia investigada por maltrato en Llíria

La patronal de las residencias ha emitido su "condena firme" de estos hechos, pero ha aclarado que cada día más de 70.000 trabajadores realizan su labor con dedicación y cariño en las residencias.

"Estas imágenes suponen una gran decepción para ellos, y, en conclusión, para un sector que está trabajando duro en un contexto pandémico como el actual", ha indicado Aeste, que pide un registro nacional de profesionales que trabajan en estos centros para tener la "garantía" de que las personas que cuidan a los mayores lo hagan con "el respeto y la consideración" que requieren.

Del mismo modo, los actuales trabajadores de la residencia han emitido un comunicado en el que expresan que ninguno de ellos ha "desatendido" a los residentes "o actuado de manera poco diligente". "Nosotros, al igual que muchos sanitarios, también estamos desbordados anímicamente y pedimos respeto. Esas imágenes no se corresponden con la actividad diaria del centro y sus mayores están cuidados con la máxima diligencia y profesionalidad que se espera", expresan. "Estamos al lado de nuestros mayores y estamos al lado de sus familias. Compartimos su preocupación por lo sucedido y estamos tranquilos porque podemos garantizar que tratamos a los residentes con el máximo respeto pues, como hemos dicho, trabajamos con personas y es nuestra responsabilidad, además de nuestra vocación", añaden.

Maltrato
El redactor recomienda